"La Argentina no quiere pagar nada" por YPF, aseguró Brufau

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, aseguró en una reciente entrevista con The Wall Street Journal que "la Argentina no quiere pagar nada" por las acciones de YPF y que espera que el Gobierno trate de imponer "multas ambientales" para justificar su postura.

Así lo señala el prestigioso medio de Estados Unidos, en una nota titulada "La expropiación de YPF se vuelve en contra de Cristina", en la que además agrega que el titular del grupo español dejó en claro que no espera llegar a un acuerdo pronto con la Argentina.

"A partir de una serie de multas que podrían llevar a cero sus obligaciones con Repsol, es posible que la Argentina calcule que podría esquivar la condena internacional y restaurar la confianza de los inversionistas sin tener que recurrir a sus menguantes reservas internacionales. No obstante, es probable que sea una tarea difícil", señala el medio.

En ese sentido, Brufau dice que en 12 años de operaciones en la Argentina, la empresa nunca fue citada por daños al medio ambiente salvo lo que ya había informado y provisionado adecuadamente. Asimismo, según el WSJ, el empresario ibérico enfatizó que la Argentina no tiene ninguna intención de pagar los US$10.000 millones que Repsol dice que se le deben.

Los temores reinantes en la Argentina ya han cruzado las fronteras, e incluso han llegado a las páginas de importantes diarios del mundo, como es el caso del prestigioso The Wall Street Journal, que advirtió sobre "un pánico creciente" en el país.

"Tal vez si lo ocurrido en torno de YPF fuera un hecho aislado, Cristina Kirchner podría aspirar a rescatar algo de credibilidad del estado de derecho en la Argentina. Pero no lo es", asegura el medio, que en contrapartida alerta que "desde las libertades civiles hasta la libertad económica, los argentinos y los inversionistas extranjeros han ido perdiendo sus derechos. La expropiación de YPF ha intensificado su sentimiento de aprensión".

El WSJ asegura que "la manifestación más reciente es la ofensiva contra el derecho a comprar dólares". "La inflación acumulada entre 2010 y 2011 es de casi 50%, pero el peso apenas se ha depreciado 15%, por lo que los mercados esperaban que el gobierno se viera obligado a permitir un ajuste más acelerado del tipo de cambio. Pero la Presidenta y su equipo económico se movieron en la dirección contraria: la imposición de estrictos controles sobre la venta de dólares. Los importadores que necesitan comprar dólares ahora se ven en apuros", agrega. Y subraya: "El resultado es un pánico creciente".

En relación a las trabas al dólar, señala que "las operaciones en pesos en el mercado negro a se realizan con una prima de 40% sobre la cotización oficial y los informes de la prensa dicen que los bancos argentinos han perdido 10% de sus depósitos en dólares en las últimas tres semanas". También explica que "los viajeros que necesitan dólares deben realizar la solicitud al Gobierno, explicar a dónde van y por qué".

Y la nota concluye con una afirmación tajante: "La Argentina es hoy un país donde cualquier cosa puede pasar y un buen lugar que los inversionistas deberían evitar".

Cargando...