Violento enfrentamiento entre camioneros y policías en Chubut

TRELEW.- Tres personas con heridas de bala de goma y una docena de contusos fue el resultado de un virulento enfrentamiento que se produjo ayer entre integrantes del Sindicato de Camioneros, que a nivel nacional lidera Hugo Moyano, y la policía del Chubut, a causa de una protesta en la empresa Camuzzi Gas del Sur, que cesó los contratos de 200 trabajadores.

Como resultado de la acción policial, el gobernador de la provincia, Martín Buzzi, dispuso anoche el pase a disponibilidad del jefe del operativo y comisario de la seccional 2a, Juan Carlos Contreras, como también de todos los uniformados de esa delegación que participaron en la refriega.

El conflicto comenzó el lunes pasado, cuando integrantes de la delegación local del gremio Camioneros obstaculizaron las entradas de la sede de Camuzzi Gas del Sur. Hacía tres días que impedían la atención a los usuarios así como el paso de los vehículos que usualmente se utilizan para atender las emergencias.

Con esa metodología, los afiliados del gremio de Moyano buscan presionar a Camuzzi para que dé marcha atrás en su decisión de no renovarle el contrato a la firma de mensajería Correo Sur. Los camioneros argumentan que, como consecuencia del cese del contrato, 200 empleados de ese correo fueron despedidos; 20 de ellos son de Trelew.

Anteayer por la tarde, el juez civil de esta ciudad, Carlos Faiella, tras un recurso de amparo presentado por la compañía, dispuso que se garantice el servicio público y la atención a los usuarios.

La policía de Chubut recibió la orden y ayer, temprano por la mañana, cerca de 40 efectivos, junto con personal de Infantería, llegaron hasta la sede de la empresa, en el boulevard Rawson y Bell, en el centro de la ciudad.

Aún no está claro cómo comenzó el caos. Algunos sostienen que mientras el delegado de camioneros en Camuzzi, Pablo Rodríguez, dialogaba con Contreras y con un representante de la empresa, desde el interior de las oficinas, a donde ya había ingresado la Infantería, fue lanzado un gas lacrimógeno. Otros sostienen que los manifestantes empezaron a tirar piedras a los policías y éstos, al verse superados en número, respondieron disparando con balas de goma.

La gresca se trasladó a 300 metros del lugar, cuando los manifestantes camioneros, huyendo de la policía, buscaron resguardo en una estación de YPF en pleno corazón de la ciudad.

"Venían con botellas de gaseosas y gritaban que querían nafta, pero el encargado se negó. Hizo salir a todos los clientes que estaban en la playa y en la confitería, entró a todos los empleados, cerró y apagó el suministro de los surtidores. Fue un caos, la gente salía corriendo a sacar sus autos porque las piedras eran verdaderos misiles", dijo a LA NACION Rocío, que trabaja en el lugar y que fue testigo del enfrentamiento.

Tras el violento suceso, el Sindicato de Camioneros dispuso en la provincia un paro de actividades, que a última hora de la tarde se levantó por una orden impartida por Moyano desde Buenos Aires.

El gobernador ordenó al jefe de la fuerza, Néstor Siri, iniciar una inmediata investigación para clarificar la situación.

Los camioneros bloquearon el ingreso a Camuzzi durante todo el día. Pasadas las 21, se dictó la conciliación obligatoria tras un acuerdo entre Buzzi y el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, con el secretario general de camioneros de Chubut, Jorge Taboada.

"Acá hay dos derechos en pugna: el de la empresa, que debe garantizar un servicio público, y el de los manifestantes, que es el de protestar. Este no es un conflicto laboral, sencillamente porque la empresa no despidió a nadie. Los manifestantes tienen el derecho de protestar, pero no pueden poner en riesgo la prestación de un servicio público", dijo el juez Faiella a LA NACION. El magistrado analizaba anoche pasar las actuaciones a un fiscal.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK