De Vido pidió a los intendentes "no jugar a medias" en la pelea

Una frase. "No es momento de jugar a medias." Así recibió ayer el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, a un grupo de intendentes del conurbano bonaerense que volvieron a reunirse con el funcionario en medio de la disputa del gobernador Daniel Scioli con la Casa Rosada.

De Vido inició una serie de encuentros con los principales jefes comunales desde la semana pasada, un plan que tuvo su segunda etapa ayer al mediodía y que continuará con un detallado análisis municipio por municipio sobre las necesidades de cada intendente, sin mediar con el gobierno provincial.

A contramano de la política que implementó Scioli de cancelar nuevos proyectos de obra pública por la falta de recursos económicos, la Casa Rosada prometió todo lo contrario. De Vido, en un comunicado, dijo que reivindicaba "la inversión pública como herramienta transformadora de la realidad" y les pidió a los intendentes "avanzar en obras que permitan profundizar el rumbo", en una postura de distancia abismal con las decisiones tomadas en La Plata.

La Casa Rosada retomó así la relación directa con los jefes del conurbano que había abandonado desde la muerte de Néstor Kirchner. Con la idea de aislar políticamente a Scioli, De Vido vuelve a adoctrinar a los intendentes con promesas de fondos directos.

Según pudo saber LA NACION de diferentes testigos que estuvieron en el encuentro realizado en el quinto piso del Ministerio de Planificación, el funcionario no habló específicamente sobre el gobernador, sino que pidió a sus invitados "lealtad" en un momento de fuerte tensión política. No hizo falta que De Vido diera demasiadas explicaciones sobre a quién se refería.

La reacción automática fue una seguidilla de declaraciones públicas en las que algunos de los presentes comenzaron a plasmar ese pedido. "Los intendentes celebramos poder trabajar con el ministro De Vido y su equipo técnico porque siempre lo hemos hecho mancomunadamente", destacó el intendente de Florencio Varela y presidente de la Federación Argentina de Municipios (FAM), Julio Pereyra, principal espada del ministro de Planificación en el armado de estos encuentros. En un mismo comunicado, Pereyra sumó las voces de otros colegas, todas en la misma línea de diferenciación de la política de reducción del gasto a través de la obra pública que anunció Scioli.

"El gobierno nacional nos marcó una agenda de trabajo muy importante en relación con la obra pública y sobre la continuación de las mismas en el territorio de la provincia de Buenos Aires", fue la frase del intendente de Punta Indio, Hernán Yzurieta.

Felicitaciones

Otro que aportó su postura para marcar un fuerte posicionamiento respecto de la disputa entre Cristina Kirchner y Scioli fue Enrique Slezack, de Berisso. "Felicitamos la decisión del gobierno nacional de seguir llevando adelante políticas de inversión en la obra pública", opinó en el mismo comunicado. Del encuentro de ayer participaron, además, Darío Giustozzi, de Almirante Brown; Jorge Ferraresi, de Avellaneda; Mario Secco, de Ensenada; Fernando Gray, de Esteban Echevarría, y Gabriel Katopodis, de San Martín, aliado del intendente de Tigre, Sergio Massa, entre más de 15 jefes comunales.

Por otra parte, en el encuentro se acordó que la próxima semana se reunirán los intendentes de la primera y la tercera sección electoral con el detalle de obras para avanzar. Nadie en la Casa Rosada afirma un monto total sobre los fondos que promete De Vido.

Por el momento, lo que elige destacar el ministro es el costado político de estos encuentros. No por nada el comunicado que hizo el funcionario se tituló así: "Fuerte apoyo del gobierno nacional a la inversión pública en municipios bonaerenses". Todo lo expuesto por los intendentes estaba sobradamente expresado en medio de la disputa con Scioli.

Cargando...