Uruguay le exige "transparencia" a la Argentina por el caso del dragado

MONTEVIDEO.- Como en el juego de barajas criollas, Uruguay no se queda callado y entre gritos de "truco" y "retruco", ahora largó el "vale cuatro".

La cancillería argentina se había molestado por el fallo del Tribunal de Cuentas de la República (TCR) que analizó los procesos de negociaciones de la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP) con empresas extranjeras para el dragado del Canal Martín García.

Ese fallo concluyó que la delegación argentina fue dilatando las definiciones para llamado a precios, lo que favoreció a la compañía que tiene a su cargo el mantenimiento de las obras. Y también sostuvo que la cancillería uruguaya debería analizar con sus servicios jurídicos la posibilidad de una denuncia judicial, por hechos que constan en la actas de la comisión y por un episodio en el que se insinuaron sobornos al presidente uruguayo de esa comisión binacional. Pero, en ese caso, el TCR aclaró que a su entender no configuraba delito, porque el planteo de soborno no se concretó, porque no hay pruebas, porque fue en otro país, y porque el argentino involucrado tiene inmunidad diplomática.

El viernes 27, el canciller Héctor Timerman envió una carta a su colega uruguayo Luis Almagro, que hizo pública a través de los medios de prensa, en la que le comunicaba que la Argentina le quitaba a Riovía S.A. la posibilidad de participar en los procesos licitatorios. Eso, como para demostrar que en Argentina no quieren favorecer a esa compañía de capitales holandeses.

Timerman dijo que Argentina había decidido "excluir a la empresa Boskalis-Riovía de toda nueva participación para la profundización y/o mantenimiento del Canal Martín García".

Pero Uruguay reaccionó el mismo viernes con una carta, también pública, de Almagro a Timerman, en la que dijo que "los efectos jurídicos y económicos" de esa decisión unilateral, serían de "exclusiva responsabilidad de su parte".

Timerman volvió a retrucar y emitió un nuevo comunicado en el que sostuvo: "La Argentina mantiene su posición respecto de excluir a Riovía" y "considera importante que el Uruguay revea su decisión o que haga públicas las razones por las cuales considera que dicha empresa no debe ser apartada de los futuros trabajos".

Y Uruguay se reafirmó en su posición de que no tiene motivos legales para sacar a Riovía del concurso de precios para el mantenimiento del dragado ni de la licitación para la profundización del mismo. Y en nueva declaración pública explicó los motivos.

"Uruguay apoya exclusivamente la realización de procedimientos que aseguren la selección de ofertas mediante los principios de competencia, transparencia e igualdad de los oferentes conforme a derecho, ateniéndose únicamente a los componentes técnicos y económicos de las ofertas", dijo la cancillería oriental. Y agregó que "por ello tiene a bien informar que nunca ha apoyado a empresa en particular alguna a efectos de realizar tareas en el Río de la Plata".

Retrucó y también subió la apuesta, lo que en el juego de truco es el "vale cuatro". Dijo en su declaración que "Uruguay entiende que la mejor respuesta, en relación a la licitación pública internacional para la profundización del Canal Martín García y en favor de la transparencia y claridad en los procedimientos seguidos, es tomar la decisión de aprobar el pliego de obras de la licitación pública internacional".

Ese es el pliego que Argentina demoró meses para la redacción y que una vez que se terminó, tiene trancado hace un mes y medio, explicaron fuentes uruguayas.

Mañana es la fecha indicada para recibir las propuestas de cuatro empresas para el mantenimiento del canal a partir de febrero, cuando termine el nuevo contrato con Riovía (una es justamente esta compañía). La delegación uruguaya viajará a Buenos Aires para dicho acto. Argentina había anunciado que suspendía todos estos actos, pero en Montevideo confían que también estarán presentes en la sede de la CARP.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK