Las universidades públicas catalanas ahorrarán un millón en suministros este agosto

EDUCACIÓN SUPERIOR

BARCELONA, 5 (EUROPA PRESS)

Las universidades públicas catalanas afrontan este mes de agosto decididas a ahorrar en torno a un millón de euros en gastos de suministros y disponer el próximo curso de más recursos en el actual contexto de recortes.

Fuentes de la Universitat de Barcelona (UB) han señalado que prevén ahorrarse unos 300.000 euros con el cierre de edificios entre el 4 y el 26 de agosto y bibliotecas --aunque las cuatro más grandes se abrirán el día 20 para el periodo de exámenes--, a la vez que adoptará medidas de control de los suministros y la climatización.

Fuentes de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) han señalado por su parte que este verano se dará continuidad a la medida de cerrar los centros de trabajo del 6 al 26 de agosto para reducir gastos.

Durante estas tres semanas permanecerán cerrados todos los servicios y edificios de la universidad, por lo que este es obligatoriamente el periodo vacacional del Personal de Administración y Servicios (PAS), salvo del personal de apoyo logístico, de puntos de información, escuela de postgrado, servicios de informática, registro y otros.

El cierre estas tres semanas le supone a la universidad un ahorro de 150.000 euros en energía --a razón de 10.000 euros diarios-- y unos 200.000 más en ahorro de servicios directos, como la limpieza, el mantenimiento, la restauración, jardinería, lo que deja un ahorro de hasta 350.000 euros estas tres semanas.

La Universitat Politècnica (UPC) cerrará sus centros del 1 al 26 de agosto para ahorrar una cantidad importante, también han indicado fuentes de este centro.

La Universitat Pompeu Fabra (UPF) espera ahorrar en torno a 80.000 euros en gastos corrientes, con el cierre de todos los edificios del campus --salvo la biblioteca de Ciutadella-- del 4 al 19 de agosto.

Otro centro, la Rovira i Virgili (URV), cerrará sus centros tres semanas --del 6 al 26 de agosto-- y aunque mantendrá servicios mínimos --como estabularios y laboratorios--, espera generar un ahorro directo de 150.000 euros en suministros y servicios, como lo ahorrado el año pasado con las mismas medidas.

Además, ha reducido los horarios de aularios, laboratorios docentes y recortado y se ha limitado la climatización desde mayo --y hasta octubre--, lo que comporta un ahorro añadido de más de 350.000 euros, aunque no se puede desglosar solo para el verano.

Por último, la Universitat de Vic (UViC) cerrará completamente sus instalaciones entre el 6 y el 26 de agosto --una medida que no es nueva en este centro--, y como novedad ha reducido su horario durante el mes de julio y ha aglutinado la actividad académica en los mínimos espacios posibles, lo que ha permitido ya en julio cerrar algunas plantas.

TAMBIÉN EN EL SECTOR PRIVADO

En el ámbito privado, la Universitat Abat Oliba (UAO) CEU también disminuirá el horario de apertura en verano y no adoptará medidas de climatización para el personal que vaya a la universidad en estas fechas.

"Por primera vez se comprobará que todos los equipos de fotocopiadoras y ordenadores queden apagados correctamente para evitar el consumo que generan en modo de espera", han explicado.

La Ramon Llull (URL) tiene desde 2011 sus instalaciones domotizadas para controlar el uso de la luz, calefacción, aires acondicionados, y además a partir de este año cerrará durante una semana más sus instalaciones --tres semanas en lugar de dos--.

Además, en general se ha optado por una medida de ahorro en la climatización, tanto en verano como en invierno, al cerrar las aulas que no están en uso y concentrar los horarios de los espacios de servicio de atención a los alumnos, especialmente para contener el gasto en electricidad y compensar la subida de la luz.

Cargando...