Transporte: le dio a su hermana la refacción de una oficina por $ 2,5 millones

El tono marrón que predomina desde la entrada del edificio pierde protagonismo en el séptimo piso: una entrada vidriada alcanza para romper la monotonía en esa oficina de Julio Argentino Roca 636. Desde 2010, ese lugar se parece más a una empresa multinacional que a una dependencia pública.

Sillas de línea italiana, muebles de diseño y un ambiente decorado en distintos tonos verdes marcan el nuevo estilo de Planificación del Transporte Urbano en el Area Metropolitana (Platamba), una dependencia de la Secretaría de Transporte. El Estado gastó más de $ 2,5 millones en su remodelación.

La millonaria refacción quedó en familia: una funcionaria le dio la obra a su hermana. Nora Turco, coordinadora de Platamba, eligió empresas amigas para refaccionar su oficina, pero pagó sillas y muebles hasta 15 veces más caros que los valores de mercado.

Siete fuentes aseguraron a LA NACION que Leonor Turco estuvo a cargo de los trabajos en representación de Tecno SA y Zanotta Sudamericana SA, un grupo empresario con aceitados contactos con el kirchnerismo. Los empresarios ganaron cuatro concursos en seis meses para realizar las reformas, todos con el financiamiento del Banco Mundial.

Son sillas de diseño italiano. La Secretaría de Transporte gastó casi $500.000 por 72 unidades del modelo Qualis para equipar Platamba, un área dedicada a realizar estudios para mejorar el transporte en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano.

Las sillas más económicas cotizaron $ 4500, según consta en el expediente. No fue lo más caro. Para la sala de reuniones se compraron diez sillones de cuero por $ 65.000. Y para el despacho de Presidencia adquirieron modelos de cuero que cotizaron $ 8000 cada uno.

Casi tres años después, inflación mediante, los precios de una silla ergonométrica no superan los $ 2000. La Secretaría de Transporte pagó, por lo menos, un 125 % más caro.

La compra de sillas fue sólo una parte de la remodelación. En total, se realizaron cuatro concursos de precios por invitación. Bajo esta modalidad, sólo pueden participar del proceso las firmas que hayan sido convocadas por el Estado. Dos firmas se quedaron con los concursos: Centro Productivo de Diseño SA (Tecno es su nombre comercial) y Zanotta Sudamericana SA, a cargo del mismo grupo empresario.

Hay más números llamativos en la refacción: algunos muebles de la oficina pública alcanzaron los $ 48.000. En total, la Secretaría de Transporte gastó casi un millón de pesos en el mobiliario.

Pese a que la descripción que figura en el expediente no denota detalles de calidad, los precios que pagó la Secretaría de Transporte -en ese entonces a cargo de Juan Pablo Schiavi- son superiores a los de mercado: muebles con características similares (con puertas corredizas) no superan los $ 3000. El Estado los pagó 15 veces más caro.

Algunos muebles de la nueva oficina llegaron a costar $ 48.000. En total, la Secretaría de Transporte gastó casi un millón de pesos en mobiliario.

Desde la página web de Tecno son contundentes al referirse al rol de Leonor Turco en la refacción: "Dirigió la obra civil llave en mano", aseguran, antes de mostrar la nueva disposición del Platamba, en tonos color verde.

"Donde antes se requerían 600 m2 para que trabajen 50 personas, ahora se resuelve en 320 m2", agregó la arquitecta. Junto a las imágenes de la oficina remodelada están los planos del piso 7 de Julio Argentino Roca 636; exactamente los mismos que constan en el expediente de la Secretaría de Transporte.

"Leonor Turco estaba en el día a día: era la jefa de obra. Nora le dio el trabajo a su hermana y eligió a estas empresas [Tecno y Zanotta] como fachada", dijo una fuente que conocía todos los movimientos de la funcionaria. Un referente del mercado mobiliario afirmó: "Leonor Turco y Pablo Kantt [presidente de Tecno] fueron socios de hecho. Desde hace años hacen negocios juntos".

LA NACION intentó comunicarse con Nora Turco, pero la funcionaria nunca respondió las llamadas. Ante la consulta de este medio, Leonor Turco se limitó a decir que no participó de esa obra, antes de cortar la comunicación. Nunca más respondió el teléfono.

Una funcionaria clave

Nora Turco es una funcionaria clave en Transporte. Además de coordinar Platamba es directora nacional de Planificación y Coordinación. Esta afiliada radical desembarcó en la función pública hace más de 30 años, de la mano de Jorge Kogan, ex funcionario de Transporte durante la dictadura militar.

Nora Turco está imputada por la Justicia por su desempeño en licitación para controlar la SUBE: integró el comité de evaluación que recomendó contratar una oferta $ 10 millones más económica.

"Con Lali Minicelli se llevan bárbaro", dijo un referente del sector que supo ser su jefe, en referencia a la esposa del ministro de Planificación, Julio de Vido.

Pablo Kantt, dueño de Tecno, y las hermanas Turco mantienen una estrecha relación. El empresario publicó en su cuenta de Twitter una foto de Leonor y Nora Turco en un cumpleaños familiar, tomada con su teléfono celular.

De gira con Cristina Kirchner

Los contactos de Tecno no se limitan a Turco. Fabiana Rubeo, directora de Tecno y Zanotta, es hermana del presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe, el kirchnerista Luis Daniel Rubeo.

Según pudo comprobar LA NACION, Kantt y Rubeo, su socia, formaron parte como representantes de Tecno de la comitiva oficial argentina que viajó a Italia en 2011 para una ronda de negocios. La gira fue encabezada por Cristina Kirchner.

"Tecno prepara la operación latinoamericana. Miércoles reunión con el ministro Julio De Vido. Jueves reunión con la ministra Debora Giorgi", escribió Kantt en las redes sociales. Platamba, dependiente de la Secretaría de Transporte, estaba en 2010 bajo la órbita de Planificación.

Según informó la Oficina Nacional de Contrataciones, la empresa ganó al menos diez contratos con el Estado para equipar el Ministerio de Planificación, Economía y la Sindicatura General de la Nación, entre otros.

Los empresarios fueron parte de la comitiva oficial argentina que viajó a Italia en 2011 encabezada por Cristina Kirchner.

La inestable situación de Tecno no influyó a la hora de invitarla a un concurso. La empresa había sufrido como pocas la crisis financiera: despidieron empleados, adelantaron vacaciones y adeudaron sueldos. Sufrió cinco pedidos de quiebra y cinco juicios sólo en 2009, meses antes de presentarse al concurso. En 2010, mientras competía en el proceso para reformar Platamba, todavía tenía vigente dos embargos judiciales.

Este medio intentó contactarse con Tecno, pero prefirieron no hacer declaraciones.

La obra civil, que costó un millón de pesos, contó con algunos desajustes. Meses después de entregar el trabajo, a mediados de 2010, se realizaron modificaciones en la obra consignadas como "adicionales". No habían contemplado matafuegos, enchufes ni señalización de emergencia.

iruiz@lanacion.com.ar

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK