"La SIDE me pagaba $ 3000"

Fue un nuevo día dedicado a la declaración de Mario Pontaquarto , el hombre que confesó en el caso de las coimas en el Senado. A él apuntaron los abogados de los otros acusados para debilitar su relato, mostrarlo poco creíble y contradictorio.

Le hicieron decenas de preguntas y le pidieron, una y otra vez, detalles de cada punto de su declaración. Exhibieron además el video de su primera confesión, con la revista TXT.

Ante las preguntas del abogado del ex jefe de la SIDE Fernando de Santibañes, Diego Pirota (abogado también de Amado Boudou), Pontaquarto habló sobre sus visitas a la Secretaría de Inteligencia. La primera, según él, para buscar los $ 5.000.000 para las coimas. Pero su relación en las sombras con la SIDE no terminó ahí. De acuerdo con su relato, este organismo se convirtió luego en una fuente de ingresos.

"De la SIDE cobraba $ 3000 durante la gestión de Carlos Becerra. Me habían prometido un cargo en el exterior, pero no me lo daban porque me decían que había tenido mucha exposición pública por lo de los sobornos", contó Pontaquarto.

Molesto por la diferencia de trato con otros protagonistas del escándalo, declaró: "Yo veía que otros, como uno que está acá imputado, habían ido al Banco Central", dijo en alusión al ex senador Ricardo Branda.

Estos pagos, que ya habían sido admitidos por Pontaquarto durante la instrucción (etapa del proceso previa al juicio oral), fueron interpretados por el juez federal Daniel Rafecas como un elemento contra Fernando de la Rúa. "Si no lo ordenó, no lo podía desconocer", sostuvo el juez, que dio por probado que los pagos se habían hecho con fondos reservados. Lo consideró una prueba más para procesar a De la Rúa junto con la negativa a que la SIDE fuera auditada por la Sigen.

Ayer, Pontaquarto trató de justificar haber cobrado ese dinero: "Lo necesitaba. No llegaba a fin de mes porque me habían bajado la categoría en el Senado, cobraba un 70% menos". En otro tramo de su declaración, contó que antes cobraba $ 10.000, con los que vivía bien.

"¿Alguna vez pensó que esto podía ser habitual, que era habitual en la política argentina?", le preguntó el presidente del tribunal, Gerardo Larrambebere. "Sí, pensé que era lo habitual, que tenían un presupuesto para eso", respondió Pontaquarto, ante la mirada calma de De la Rúa, sentado a menos de dos pasos de él. Contó que nunca firmó recibos, por lo que sabía que era dinero "ilícito", y que siempre se lo daba un secretario de Becerra, a quien buscaba en la SIDE o encontraba en un bar.

Dijo además que su jefe político, el ex senador José Genoud, le había dicho que le daría parte de los $ 700.000 que le había ordenado separar de lo que se repartirían los senadores del PJ. "No lo hizo -contó ayer-. Nadie cumplía lo que prometía."

El juicio seguirá el martes próximo. Se exhibirán otras declaraciones de Pontaquarto que chocarían con su relato actual ("Absolutamente contradictorio e inverosímil", según la defensora del ex presidente, Valeria Corbacho). Después, será el turno de declarar de De la Rúa.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK