Segun autopsia, joven murio ahogado cuando desaparecio

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

Olavarría, 1 de noviembre (Télam, Ernesto Zambrini, enviado especial).- El adolescente Cristopher Jonathan Stramessi, cuyo cadáver fue encontrado ayer en un arroyo de Olavarría, murió al momento de desaparecer el domingo pasado tras retirarse de un baile en una sociedad de fomento de esa ciudad del centro bonaerense.

El secretario de la Fiscalía General del Departamento Judicial Azul, Sergio Hernández, informó esta noche que la autopsia practicada al cuerpo determinó que Stramessi (17) murió por "asfixia mecánica por sumersión".

El funcionario explicó en conferencia de prensa que los forenses también determinaron que la data de la muerte es de unas 96 horas anteriores al hallazgo del cadáver, es decir cuando desapareció.

Hernández indicó que la autopsia se llevó a cabo en el Instituto de Ciencias Criminalísticas que el Ministerio Público bonaerense tiene en la ciudad de Junín.

También dijo que la fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 10 descentralizada en Olavarría, Viviana Beytía, quien estaba a cargo de la causa, se descompensó cuando regresaba de Junín donde presenció la autopsia, por lo que debió ser hospitalizada en la localidad de Bolívar.

Ante esta situación, Beytía será reemplazada por su colega Susana Alonso, de la UFI 7 de Azul, también descentralizada en Olavarría.

Sobre el curso de la investigación, Hernández dijo que "hay que determinar otros elementos de prueba, hay que seguir tomando declaraciones testimoniales, es decir la causa está en trámite y continúa su trámite hasta ahora".

En tanto, investigadores policiales estimaron que el adolescente cayó desvanecido al arroyo y luego murió ahogado, ya que los peritos no encontraron evidencia de que haya braceado o pataleado para salir del agua.

Además, trascendió que el cadáver presentaba lesiones sufridas en vida compatibles con una posible pelea a golpes pero que no fueron letales ni de gravedad.

Los restos del adolescente fueron trasladados esta noche a Olavarría donde será velado en la cochería Pinos de Paz, ubicada en Pringles 3676, y mañana a las 10 se realizará la inhumación en el cementerio privado Loma de Paz, de esa ciudad.

Más temprano, César Stramessi y su ex esposa Andrea, los padres de la víctima, se reunieron con el intendente José Eseverri y con jefe de la policía bonaerense Hugo Matzkin, quien viajó anoche para Olavarría para supervisar la investigación.

Antes de esa reunión, la madre del chico fallecido había dicho que la muerte de su hijo se produjo tras una pelea en la que participó el ex novio de una chica con la que estaba bailando, a quien identificó con el nombre de Diego.

"Hoy mi corazón está destrozado en doscientos pedazos. No sólo por mí, sino por él, porque tenía diecisiete años y muchas cosas por vivir, por los hermanos...Cómo se sigue sin él", expresó la mujer.

Según relató, su hijo desapareció la madrugada del domingo cuando salió de un baile en la Sociedad de Fomento del barrio Pueblo Nuevo de Olavarría, donde aparentemente protagonizó una pelea con otro muchacho.

"Jonathan bailó con una chica de quince años y en el lugar estaba el ex novio de la chica, que se llama Diego. Para mí no fue una pelea común y corriente, porque si no a mi hijo no lo hubiesen sacado afuera del boliche. Afuera volvieron a pegarle, pero esta vez entre varios", contó Andrea.

La mujer también apuntó contra Ezequiel, el amigo de su hijo que estaba con éste en ese momento, porque considera que sabe "más de lo que cuenta".

"Ezequiel cambió muchas veces su testimonio, es muy contradictorio", dijo Andrea.

En igual sentido opinó el padre de la víctima: "Yo quiero que diga la verdad. Si hubiera hablado, quizá hoy mi hijo hubiera aparecido con vida".

Por otra parte, el intendente Eseverri consideró que detrás de la muerte de este chico está la problemática del "consumo de drogas en los jóvenes", y que la pesquisa judicial tuvo "dificultades a partir de la falta de precisiones o falta de verdad de algunos testimonios que se fueron colectando en la causa".

"Hay un trabajo de fiscalía que me consta, también de la policía, y una dificultad investigativa de chicos que no dijeron la verdad o todo lo que sabían o que, por el estado que tenían, no pudieron manifestar todo lo que vieron", añadió Eseverri.

Al referirse a la sociedad de fomento donde se realizó la fiesta a la que concurrió la víctima, el intendente dijo que "por supuesto no va a volver a abrir, por lo menos con los actuales responsables".

"Tienen multas de otras oportunidades, en las que se había alquilado para hacer fiestas privadas que no se podían hacer. Hemos llegado a tener que sacar mil quinientos pibes en una situación anómala y dificultosa como es suspender una fiesta en medio de su desarrollo porque no tenían la autorización municipal", recordó Eseverri.(Télam).-

ez-rago-vc-hch-aa-ggs-da 01/11/2012 21:40

Cargando...