Scioli y Massa se acercan al PJ disidente para tener un plan B

En un mismo día, Daniel Scioli recibió a intendentes y legisladores peronistas de seis provincias y cenó con el ex gobernador de otra, el chubutense Mario Das Neves. Tres semanas antes, el intendente de Tigre, Sergio Massa, lo hizo con miembros de la DOS, la nueva corriente sciolista, que esta semana se reunió con Jorge Yoma. En el medio, la otra agrupación del gobernador, La Juan Domingo, hilvanó encuentros con Francisco De Narváez, José Manuel De la Sota y Facundo y Hugo Moyano, que también vieron a Massa.

Sin dejar que las burbujas revienten cerca de la Casa Rosada, el peronismo bonaerense entró en estado de ebullición. Y aunque Scioli y Massa hagan esfuerzos por no sacar los pies del plato kirchnerista en 2013, sus últimos movimientos desnudan otra estrategia: los dos dirigentes que mejor miden en las encuestas estrechan lazos con peronistas que se alejaron del kirchnerismo, con expulsados y desencantados.

Scioli y Massa, con cautela, arman un plan B por si deciden jugar en las elecciones de 2013 y deben enfrentar al kirchnerismo. Sea por dentro del Frente para la Victoria, es decir, en elecciones internas; o por fuera, en comicios generales. Por ahora, arman juego por separado, pero no ignoran los movimientos del otro. Ni rechazan confluir en un futuro.

El miércoles pasado, Scioli recibió en el piso 19 del Bapro, en la city porteña, a una comitiva de intendentes y legisladores peronistas de Santiago del Estero, Chaco, Corrientes, Tierra del Fuego, Tucumán y Neuquén, reclutados en las giras que hace el senador y referente de La Juan Domingo, Baldomero Álvarez de Olivera.

Se trata de peronistas disconformes con el rumbo que asumió la Casa Rosada luego de la muerte de Néstor Kirchner, y que apuestan a Scioli como presidenciable en 2015. "Nos sorprende gratamente que vengan a expresarnos lo mismo que nosotros vemos", resumió un sciolista que participó de ese encuentro.

Ese miércoles, a las 19.30, Scioli aterrizaba con su helicóptero en La Ñata, su residencia en Tigre. Estaba con Das Neves y Álvarez de Olivera. Comieron el clásico menú sciolista (sopa, ensalada, pastas y pastafrola), y dialogaron mucho. Mientras, Das Neves les relataba sus recorridas por los pueblos cordilleranos para volver a ser gobernador y postulaba como el único capaz de lograrlo al propio Scioli.

Ese pedido de "unir al peronismo" bajo el ala de Scioli fue repetido por el diputado Francisco De Narváez durante una cena con sciolistas en el quincho de Mónica López. La legisladora denarvaísta devolvió el gesto el 17 de octubre, cuando asistió junto a su marido, el diputado nacional Alberto Roberti, al acto del Día de la Lealtad, que La Juan Domingo organizó en Avellaneda. Allí se coreó la candidatura presidencial de Scioli.

En el medio, los "juandominguistas" también fueron anfitriones del gobernador cordobés De la Sota, así como del líder de la CGT opositora, Hugo Moyano. Con su hijo Facundo suman varias conversaciones.

Un día después de la cena con Das Neves, el jueves se lanzaba La DOS (por Daniel Osvaldo Scioli), la agrupación integrada por los funcionarios de máxima confianza del gobernador. Al día siguiente, los miembros de La DOS se reunieron con el diputado riojano Jorge Yoma, quien busca alternativas para 2015. Antes, se habían juntado con Massa, el diputado Mario Oporto y dos intendentes cercanos al tigrense: Gabriel Katopodis (San Martín) y Joaquín de la Torre (San Miguel).

Son encuentros "entre amigos", "relajados", repiten los asistentes. Pero en ellos también se suele repetir que en 2013 la lista del Frente para la Victoria deberá llevar candidatos del gobernador. O habrá internas.

Massa, mientras tanto, ya fue anfitrión del clan Moyano, La Juan Domingo y del diputado Felipe Solá, pero la fortaleza de su armado pasa por los intendentes kirchneristas y vecinalistas de la primera, segunda, cuarta y quinta sección electoral, junto a quienes alterna encuentros políticos con acuerdos de gestión.

Tanto Scioli como Massa se encargaron de visitar en los últimos meses a los intendentes que, por no ser ultrakirchneristas ni pedir la re-reelección presidencial, no fueron convocados por Julio De Vido para recibir obra pública en 2013.

Scioli y Massa se acercan a los heridos por separado, sin descartar confluir. Se los dijo Massa, hace tres miércoles, a sciolistas con los que cenó en la casa del subsecretario de la Gobernación bonaerense, Juan Pablo Álvarez Echagüe. "Muchachos, armen lo que tengan que armar y yo sigo con los intendentes. Si más adelante nuestros caminos se juntan, hablamos", les dijo.

Cargando...