Ricardo Echegaray, sobre Ricardo Lorenzetti: "Es impropio que la Corte pida tratar cuestiones individuales"

El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, respondió ayer a Ricardo Lorenzetti y la Corte Suprema por la supuesta investigación fiscal al presidente del máximo tribunal. "Es un acto impropio de los magistrados pedir una reunión, si lo que quieren es tratar un tema particular de un contribuyente", dijo el encargado del organismo recaudador.

En tanto, informó que el director general de administración de la Corte, Héctor Marchi, "está en una situación fiscal complicada".

Cinco magistrados habían pedido el jueves pasado, mediante un comunicado, "aclarar la situación" por una supuesta presión de la AFIP a Lorenzetti.

Echegaray aseguró ayer, a cuatro días del texto publicado en el Centro de Información Judicial (CIJ): "No he recibido de la Corte el pedido de reunión que publicaron en los medios de comunicación".

Y embistió: "Ante cualquier duda, todos los contribuyentes tienen la posibilidades de acercarse a las agencias de la AFIP donde están inscritos".

"Impropio"

Para el funcionario, el comunicado de la Corte Suprema, "fue un avance frente a las funciones y facultades a la AFIP como organismo ejecutor de la política fiscal".

"Es un abordaje impropio que la Corte, de manera institucional, nos peticione tratar cuestiones estrictamente individuales de contribuyentes y sus familiares", insistió y luego agregó: "Veo amenazada la función de la AFIP de fiscalizar a todos los contribuyentes de la Argentina".

"Con Lorenzetti hemos hablado bastante (en el pasado). Hablamos de mi gestión y me ha convocado a sus oficinas por temas institucionales. Muy distinto es tener una reunión particular de un miembro de la Corte por él o uno de sus hijos o familiares", relató el titular de la AFIP.

"Procedimiento habitual"

Echegaray se refirió a la situación que despertó las versiones de una presión de la AFIP sobre Lorenzetti.

Antes del comunicado de la Corte, el administrador del máximo tribunal, Marchi, se había reunido con técnicos del ente recaudador.

Ayer, Echegaray se refirió directamente al administrador judicial: "No es cierto que Lorenzetti o alguno de sus hijos estuvieran bajo fiscalización. Ante un cruce de información habitual, se había detectado una falta de presentación de declaración jurada del contador Marchi".

"La situación de Marchi es complicada", sentenció Echegaray. Y especificó: "Se detectó que una sociedad había comprado un inmueble en el exterior. Esto respondió a mecanismos habituales de la AFIP, surgió de un procedimiento normal". Y contó: "El contador se reunió con el titular de la DGI para decir que esta es una cuestión política".

LA NACION había publicado que Lorenzetti se enteró en su ciudad natal Rafaela, (Santa Fe), que la AFIP había ordenado el análisis meticuloso de todas sus declaraciones juradas, las de sus dos hijos y la de Marchi, también de la localidad santafecina.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK