El recuerdo a Alfonsín une a Macri con radicales

Estarán las infaltables boinas blancas, el "adelante radicales" saliendo de los parlantes; varias de las caras conocidas de antaño, invitados especiales y hasta un inédito homenaje al último gran líder radical en forma de videoclip.

Los radicales que hoy celebrarán un nuevo aniversario del triunfo electoral de Raúl Alfonsín en la Federación de Box recibirán un guiño de Mauricio Macri, quien tiene previsto llegar para dar apoyo concreto a su ansiada pata radical, con la que espera dar batalla al kirchnerismo en 2013 y 2015.

El "radical-macrismo", que asumió la sigla Proa como caballito de batalla, tiene al ex ministro de Educación de la Alianza Andrés Delich, el presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, y figuras de los ochenta como Ricardo Lafferriere, como sus cabezas visibles, y concentra el rechazo visceral de la conducción oficial de la UCR, que preocupada por su crecimiento preparó para hoy otro acto alternativo, algo más modesto, en el pasaje La Piedad de Bartolomé Mitre al 1500.

"Vamos a festejar aquel triunfo del pluralismo y la libertad en 1983, valores que hoy están puestos en duda por el kirchnerismo", afirmó Delich a la nacion. El ex ministro aliancista, que suena como reemplazo futuro de Esteban Bullrich en la cartera de Educación porteña, confía en el crecimiento de una fuerza "y de la unidad de un espacio para equilibrar el sistema de concentración de poder y autoritarismo del Gobierno".

El acto, en el que hablarán Delich, la diputada nacional Laura Alonso, el legislador porteño Martín Ocampo y probablemente también Lafferriere, tendrá una apelación final a "participar" de la concentración de protesta prevista para el jueves 8 de noviembre.

Las reacciones del radicalismo no fueron precisamente positivas. "Veo una deliberada política de captación de Pro, y mucha labilidad de muchos de nuestros dirigentes porteños. Es la política que pasa por los cargos, no por el poder, que afecta al sistema político y nos aleja de la gente", afirmó el secretario nacional de la UCR, Juan Manuel Cassella. "No son ninguna amenaza, hace rato que se fueron del partido, lo raro es que les sigan diciendo radicales", fustigó el diputado radical cordobés Mario Negri. Para Delich, sin embargo, "los que nos obligan a llegar a este punto fueron los propios radicales, que cerraron la posibilidad de una elección interna".

Los dos actos de mañana son sólo una punta del iceberg de dos políticas que chocan en el espacio opositor. Por un lado, Macri y varios de sus armadores nacionales, como Emilio Monzó, ministro de Gobierno porteño, anudaron acuerdos con distintos intendentes radicales en materia cultural, paso previo a algún tipo de acercamiento político. Por el otro, la dirigencia radical que encabeza Mario Barletta intenta la siempre difícil unidad partidaria, objetivo que persiguió la reunión del viernes último en la sede de la Facultad de Ciencias Económicas.

Ricardo Alfonsín y varios de sus allegados, como Juan Tunessi, creen que un acercamiento de la UCR a Pro crearía un "cisma" en el centenario partido. Macri confía en Proa, que hoy tendrá su bautismo de fuego.

Pino y Stolbizer celebran juntos

Ella recordará a quien fue uno de los dirigentes que la inspiraron para la acción política. Él se sumará al homenaje y dará otro gesto de reconciliación con viejos amigos. Margarita Stolbizer y Fernando "Pino" Solanas, de ellos se trata, festejarán los 29 años del retorno de la democracia al país. El acto será a las 19, en el contexto de la inauguración de un nuevo local del GEN en la ciudad de Buenos Aires, en Varela al 700, pleno barrio de Flores. Stolbizer, integrante del Frente Amplio Progresista, podría ser candidata en la provincia de Buenos Aires. Solanas busca una senaduría porteña, tal vez con apoyo del FAP.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK