La provincia concesionará rutas con el sistema de peaje

LA PLATA.- Ante la estrechez de fondos para afrontar las obras, el gobierno bonaerense anunció ayer su intención de elaborar un plan de mejoramiento integral de rutas de la provincia que incluirá la participación de operadores privados y la introducción de peajes en unos 1800 kilómetros de carreteras del interior provincial.

En busca de resolver los acuciantes problemas de transitabilidad que afectan a alrededor del 85% de los 11 .000 kilómetros de caminos que conforman el mapa vial de la provincia, el gobernador Daniel Scioli busca configurar "un circuito integral en diversas zonas de alta transitabilidad y que son claves para la producción. Crear un sistema integrado y ganar en grados de conservación, mantenimiento de caminos pero también de prestación de servicios en ruta", según el ministro de Infraestructura, Vivienda y Servicios Públicos de la provincia, Alejandro Arlía.

El objetivo, según se informó en un comunicado de la gobernación, es crear un anillo en una parte neurálgica de la red vial que integra unos 1800 kilómetros de caminos, con énfasis en algunas rutas que por su sensibilidad, como las rutas 41, 51, 74, 65 y 86, permitirían una conectividad con rutas nacionales como la 3, la 5, la 8, la 7, la 2 y la 11 provincial.

Las autoridades se mostraron confiadas en que para el año próximo podrían empezar a concesionarse los corredores; no obstante, fuentes consultadas en la cartera de obras públicas provincial aclararon a LA NACION que antes deben realizarse estudios de factibilidad, elaborar los pliegos de licitación y salir a buscar posibles inversores. Además, aún no hay un cálculo del monto de inversión necesario para la iniciativa y en el Ejecutivo ni siquiera existe certeza sobre si ésta debe contar con aval legislativo.

Se estudia crear un fideicomiso que podría reunir fondos provenientes de multas, impuesto de patentes o de un crédito específico.

"En la provincia de Buenos Aires tenemos el desafío de mejorar nuestra infraestructura, sostenerla en el tiempo y, básicamente, que la gente pueda circular con una mayor comodidad en rutas en mejor estado y mejorar la competitividad de nuestra producción a través del tránsito para seguir creciendo", indicó Arlía. El tamaño del reto es enorme, sobre todo por los años acumulados sin inversión. Días atrás, funcionarios de la Dirección de Vialidad de la provincia concurrieron a la Legislatura bonaerense y trazaron un inquietante panorama sobre la situación de las rutas en el distrito: dijeron que sólo el 15% de los caminos bonaerenses está en buen estado; que al 70% se le deben efectuar obras de forma inmediata, mientras que el 15% tiene un estado de deterioro severo con consecuentes problemas de transitabilidad, según confiaron fuentes legislativas.

Protestas

Se precisan unos $ 1200 millones al año para mantener la red vial provincial y que debería renovarse el asfalto cada cuatro años, según los legisladores. También dijeron que Vialidad posee un presupuesto anual de $ 1400 millones.

"Se trata de la concesión de un servicio público por medio de un esquema que incluye a un Estado presente que regule e intervenga para asegurar la calidad de las prestaciones", se señaló en la gacetilla oficial. Por su parte, Arlía admitió que a las rutas que sean concesionadas se les incorporará el cobro de peajes.

"La idea es desarrollar un servicio integral de interacción de lo público y lo privado; que las empresas realicen el mantenimiento y que las rutas tengan mejores servicios con infraestructura de mejor calidad. Y que además se realicen controles de cargas y se apliquen otras cuestiones vinculadas a la seguridad vial", indicó el funcionario, que puso como ejemplo los "más de 10.000 kilómetros de rutas nacionales concesionadas en 13 provincias" y citó las experiencias de Brasil, Colombia, Chile y Uruguay.

De acuerdo con el proyecto oficial, en concesión ingresarán los 400 kilómetros de la ruta 51 que unen Ramallo y Azul; 350 kilómetros de la ruta 41 entre Mercedes y Castelli; y 450 kilómetros de la ruta 86 entre Pehuajó y Necochea. También se incluirán los 200 kilómetros de la ruta 74 entre Las Armas y Benito Juárez; los 250 kilómetros de la ruta 65 entre Arenales y Bolívar; y los 231 kilómetros de la ruta 29 entre Brandsen y Ayacucho.

En paralelo, el gobierno bonaerense estudia la situación de la autopista La Plata Buenos Aires, cuya concesión podría pasar de la Nación a la provincia, y se tiene que definir la de la ruta 6 una vez que se hagan los trabajos pendientes.

Los reclamos por obras en las rutas provinciales son moneda corriente en el interior. Esta semana, vecinos, productores agropecuarios, legisladores provinciales y locales, y los intendentes de Pergamino, Héctor Gutiérrez (UCR), y de Salto, Oscar Brasca (FPV), cortaron la ruta provincial 32 a la altura de Arroyo Dulce junto con Juan Manuel Pomar, padre de Fernando Pomar, quien falleciera junto a su familia.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK