Los presidentes del Mercosur fijarán posición sobre la crisis de Paraguay

El cónclave de hoy, donde Cristina Kirchner traspasará la presidencia rotativa del Mercosur a Dilma Rousseff, antecederá a otro de carácter "extraordinario" que celebrarán los mandatarios de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), bloque integrado por los doce países sudamericanos, para analizar la crisis política desatada en Paraguay.

Al respecto, ayer, el presidente de Uruguay consideró que pese a la crisis "institucional" del país vecino, "cuando se aplican las sanciones (económicas) los que cargan con el costo son las mayorías de gente pobre, que en abundancia existen en esa sociedad".

En tanto, el nuevo canciller paraguayo, José Fernández, proclamó que su país "es y será miembro del Mercosur" hasta que "soberanamente" decida lo contrario y se mostró confiado en que el bloque no le aplicará sanciones económicas.

Sanciones de ese tipo o de carácter político, dijo, no serían "ni justas ni legales" y advirtió que su país utilizará toda "la artillería jurídica" para defenderse.

En este contexto, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, adelantó que no reconocerá al gobierno de Federico Franco, sin importar lo que acuerden el Mercosur y la Unasur en la cita de hoy de Mendoza.

El canciller de Brasil, Antonio Patriota, aclaró que la decisión final sobre la sanción a Paraguay será debatida este viernes por los presidentes de Argentina, Brasil y Uruguay en el marco de la cumbre semestral del bloque, de la que fue excluida Asunción.

Patriota señaló que hay "consenso" para suspender a Paraguay en su participación en los órganos de decisión y grupo de trabajo de la unión a partir de la aplicación del Protocolo de Compromiso Democrático en el Mercosur (1998).

"Constatamos que no existe plena vigencia democrática" en Paraguay, sostuvo Patriota. Confirmó, además, que el demorado ingreso de Venezuela al Mercosur como miembro pleno forma parte de la agenda de la cumbre, a la que ayer asistió el canciller venezolano, Nicolás Maduro.

El ingreso de Venezuela está pendiente desde 2006 por la negativa del Congreso paraguayo a ratificar el protocolo de adhesión, pero una eventual suspensión de Paraguay abre incógnitas sobre si ello podría destrabar el proceso.

"La situación de Paraguay no altera la situación de Venezuela. Son dos procesos distintos", dijo por su parte el canciller argentino Héctor Timerman al ser consultado sobre este punto.

La cita de ayer estuvo marcada por la polémica tras la denuncia de un parlamentario paraguayo a quien se le negó el ingreso al plenario de cancilleres y por la renuncia a su cargo del alto representante del Mercosur, el brasileño Samuel Pinheiro Guimarães, por razones que no fueron informadas oficialmente.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK