Preocupa a la CGT oficialista la falta de respuestas del Gobierno

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

Mientras la CGT Azopardo que conduce Hugo Moyano profundiza su perfil combativo, el grupo liderado por el metalúrgico Antonio Caló vive días de zozobra.

Es que cuando esperaban que el Ejecutivo diera señales sobre una posible modificación en el impuesto a las Ganancias, y sin que medie explicación oficial, se suspendió la reunión que ayer iban a celebrar con Abal Medina.

Los sindicalistas cercanos al Gobierno también tenían programado desde hace días un encuentro con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Y ese encuentro también quedó en suspenso.

Por si fuera poco, las divisiones internas se acrecientan con el correr de los días, y ante la falta de respuestas oficiales. "Treinta o cuarenta días máximo", dijo el titular de Luz y Fuerza, Oscar Lescano, en referencia al tiempo que están dispuestos a esperar para que se cristalice la modificación en el tributo.

"Hay una serie de reuniones previstas, pero ninguna está confirmada", intentó minimizar por su parte un dirigente cercano a Omar Viviani al diario La Nación. Y agregó: "La CGT comparte el proyecto del Gobierno, pero eso no quiere decir que seamos obsecuentes ni oficialistas. No creo que las reuniones se hayan suspendido por algo que opinamos".

Hasta ahora, la única señal de apoyo fue un encuentro que el propio Viviani encabezó ayer en la sede de la UTA, donde unificaron criterios con respecto a la nueva Ley de ART que se aprobaría hoy en el Congreso. "Estamos todos de acuerdo con que se elimine la doble vía judicial", fue la conclusión.

Mientras tanto, para el próximo martes está prevista la primera reunión del Consejo Directivo de la nueva CGT. Para ese día, Caló pretendía tener una señal del Gobierno que lo fortaleciera, algo que por ahora no ocurrió.

Cargando...