Pablo Micheli: "Moyano no va a la marcha para no restarme protagonismo"

Pablo Micheli reconoce que el apoyo de Hugo Moyano a la protesta que encabezará mañana le costó más de un tironeo puertas adentro de la CTA que conduce, enfrentada con la Casa Rosada. Es que, hasta que rompió con el Gobierno, el camionero estuvo entre los principales detractores de que la CTA obtuviera personería jurídica, una promesa que Néstor Kirchner nunca cumplió y que Cristina Kirchner decidió olvidar.

Finalmente Moyano no irá. Mandará a los gremios de la CGT que lidera y a sus hijos Pablo y Facundo a la Plaza de Mayo, pero él estará a 600 kilómetros, en el congreso de la Uatre de Gerónimo Venegas.

Micheli asegura que Moyano "evolucionó" y que eso les permite hoy compartir una protesta . Rápido, sin embargo, aclara que la unidad es "sólo de acción" y no política. Sabe que el respaldo de la CGT Azopardo, que se sumará a la marcha, pero no al paro, es vital para la demostración de fuerza con la que pretende reinstalar sus reclamos: la universalización de las asignaciones familiares, la suba del tope del mínimo no imponible de ganancias, un salario mínimo de $ 5000 y la derogación de la ley antiterrorista. Se ilusiona con juntar 100.000 personas. También lo acompañarán la Federación Agraria, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), la Federación Universitaria Argentina (FUA) y Barrios de Pie.

-¿Por qué se decidió este momento para el paro?

-Hemos estado recorriendo el país en los últimos dos meses. El malhumor social es creciente. Hay mucha convulsión entre los trabajadores, Difícilmente podríamos haber pensado una fecha mejor para parar.

-¿Cómo explica el apoyo de Moyano?

-Es muy importante. Son tiempos en los que se impone aunar esfuerzos. Este gobierno no escucha. Con Moyano estamos intentando una unidad de acción, pero manteniendo la identidad de cada uno.

-¿Por qué cree que el Gobierno no escucha?

-Está inmerso en una soberbia descomunal. Ella está enamorada de sí misma y cree que el modelo macroeconómico que inventó Kirchner es lo mejor que pudo pasarnos.

-¿Cómo le cae que Moyano finalmente no vaya a la Plaza?

-Me hubiese gustado que viniera, pero tenía el compromiso previo con el congreso de la Uatre.

-¿Pero hasta la semana pasada iba a estar en la marcha?

-Me dijo que prefería no ir para no restarme protagonismo y no tengo por qué no creerle. Igual, lo importante es que tenemos el apoyo de sus gremios. Y me consta que Camioneros se está moviendo muchísimo.

-¿Qué opina del conflicto en Gendarmería y Prefectura?

-Aunque hubo quienes intentaron utilizar el tema para agitar el fantasma del golpe, el reclamo por salarios y mejores condiciones laborales es justo. El reclamo de sindicalización de las fuerzas es fundamental.

-¿Qué se puede esperar de la "nueva" CGT?

-El Gobierno busca su pata sindical. Trató primero con la CTA y el sector de [Hugo] Yasky, pero la representatividad de ese sector es tan pobre, es tal el seguidismo respecto del Gobierno, que es poco creíble. Ahora intentan con esta CGT Balcarce.

-¿Le va a dar resultado?

-No. Estos muchachos no son constantes. Al contrario, son bastante cambiantes. Creo que esta división de la CGT no durará para siempre. Tal vez vuelvan a conversar, si es que dejaron de hacerlo.

-La división en cinco centrales, ¿beneficia al Gobierno?

-No creo. Tenemos que empezar a acostumbrarnos a la diversidad.

-¿Por qué no cede el Gobierno a los reclamos sindicales? ¿Sólo por una cuestión económica?

-No, no. Responde a una concepción ideológica.

-¿Cuál?

-Éste es un gobierno de centroderecha, neodesarrollista, diría. El mensaje es: "Lo que sobra se lo damos al pueblo, pero concentramos las mayores ganancias en los sectores más concentrados del poder". ¿Cómo se explica que no haya un impuesto a la renta financiera o que se impulse la minería a cielo abierto? Este gobierno cree en el pensamiento único, en el partido único y en el sindicato único.

-Moyano estuvo siempre en contra de ese reclamo de la CTA.

-Aparentemente hay una evolución de Moyano. Renuncia a los cargos en el PJ, plantea reivindicaciones que compartimos y entiende la necesidad de unir fuerzas.

-Pero eso implica reconocer a la CTA.

-Claro. Lo que él pensaba antes, de que lo mejor era la unidad del movimiento obrero, comienza a cambiar en su cabeza. Que Moyano estaba en contra de la personería de la CTA es sólo parte de la verdad.

-¿Y cuál es la otra parte?

-Que el Gobierno inventó el cuco de la CGT y de Moyano para avalar su concepción del sindicato único. Nuestro problema central siempre fue el Gobierno, que tiene que darnos la personería, no Moyano.ß

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK