La oposición bonaerense se une para reclamar fondos

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

En una movida con escasos antecedentes, el conjunto de la oposición bonaerense se organizó para exigir a la Casa Rosada la restitución del 15 por ciento de la coparticipación que la provincia cedió a la Nación en 1992, cuando se privatizó el sistema de jubilaciones, y que no se reintegró con la reestatización de 2008.

La iniciativa, que se suma a los reclamos lanzados por Santa Fe, Córdoba y Corrientes, se llevará adelante en dos frentes: el judicial, con una presentación que todos los legisladores opositores realizarán pasado mañana ante la Corte Suprema; y el parlamentario, cuando intenten imponer su mayoría en la Cámara baja provincial para denunciar el pacto fiscal.

"La oposición decidió hacer lo que el gobernador [Daniel Scioli] no se anima a hacer. Vamos a exigir lo que nos corresponde a los bonaerenses y no esperaremos a que termine sucediendo lo que hoy pasa en Córdoba", indicó a LA NACION el jefe del bloque de diputados bonaerenses del FAP, Marcelo Díaz, en alusión a los enfrentamientos ocurridos en la provincia mediterránea luego de que se anunciara una postergación en los aumentos de las jubilaciones.

Este lunes, al mediodía, los legisladores opositores se presentarán ante la Corte Suprema bajo la figura de "amicus curiae" en la demanda de inconstitucionalidad planteada por la provincia de Santa Fe.

Además de sumar argumentos en favor de ese planteo, postularán que el fondo de la cuestión es similar a la situación bonaerense, ya que ambas provincias renunciaron al 15 por ciento de la coparticipación y, al mismo tiempo, nunca transfirieron sus cajas previsionales.

"La sentencia que aquí se dicte va a generar consecuencias indudables para las restantes provincias", establece el documento al que accedió LA NACION, que será acompañado con un pedido para que la Corte "se involucre en la discusión federal".

En paralelo, los opositores ultiman acuerdos para denunciar el pacto fiscal en la Legislatura bonaerense. Con la venia de los dos bloques radicales, el FAP, el Pro, Unión Celeste y Blanco, la Coalición Cívica, Alternativa Peronista y Lealtad Peronista (los diputados leales al líder de la CGT, Hugo Moyano), suman 48 de las 92 bancas. Necesitarían dos sesiones para primero introducir y luego forzar la votación en el recinto.

En el Senado, en cambio, donde el kirchnerismo suma 28 de las 46 bancas, sus chances son escasas. Pero apelan a dejar en evidencia la falta de voluntad del oficialismo en recuperar los fondos para la provincia.

Cargando...