Principales discursos de un debate "caliente"

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

A lo largo de las casi siete horas que duró la sesión para tratar el proyecto para declarar de utilidad pública y sujeta a expropiación la Compañía de Valores Sudamericana S.A., se registraron fuertes críticas contra el vicepresidente y cruces entre legisladores. 

El oficialista Aníbal Fernández, quien ofició como miembro informante del proyecto, fue protagonista de los duelos más ríspidos de la jornada, sobre todo en las discusiones que mantuvo con el radicalismo.  

En su discurso, el senador de la UCR Ernesto Sanz consideró que "no está en discusión devolverle al Estado facultades perdidas", dado que la Constitución Nacional establece "claramente" la potestad del Estado en la emisión de billetes. Sin embargo, aclaró que la intención del proyecto de ley del oficialismo es "esconder a un elefante inventando una manada de elefantes".

Su acusación se refería a los dichos de Fernández, quien había apuntado contra los gobiernos de Eduardo Duhalde y Fernando de la Rúa por haber quitado al Estado la potestad de la impresión de billetes.

"La verdad está muy lejos en los Tribunales y la verdad está muy lejos en el Congreso porque las preguntas no tienen respuesta", destacó Sanz, en referencia a los puntos oscuros que tiene la causa que investiga irregularidades en la ex Ciccone Calcográfica.

 

Morales vs. Fernández, una disputa habitual

Su compañero de bloque Gerardo Morales aprovechó su tiempo para marcar algunas inconsistencias en el informe brindado por el ex jefe de Gabinete, lo que originó los ya clásicos intercambios entre ambos.

Morales aseguró que, a su entender, no hacía falta expropiar la ex Ciccone porque la capacidad de la Casa de la Moneda es suficiente para abastecer al mercado. “Los datos que ha planteado Aníbal Fernández no tienen nada que ver con la realidad. ¿Para qué hacen esto? Porque Ciccone dejó de ser un negocio sin los contratos con el Estado. Esta es la ley del salvataje a (Alejandro) Vandenbroele y a sus socios ocultos y no la vamos a acompañar”.

Fernández interrumpió su alocución para asegurar que los errores estaban en los cálculos difundidos por Morales, que a priori no contemplaban la masa necesaria para reemplazar billetes, cuyo papel tiene una vida útil de 18 meses.

No fue ese el único cruce entre Fernández y Morales. Con Boudou al frente de la sesión –se ausentó alrededor de una hora– volvieron a intercambiar chicanas y acusaciones.  "Por favor, no seamos interrumpedos (sic)", dijo el ex jefe de ministros, antes de cerrar su participación. 

Morales también intervino durante el discurso de cierre a cargo del titular del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Ángel Pichetto. El radical pidió la palabra para reclamar ingreso de la Auditoría General de la Nación –tal como había sucedido con YPF–, algo que finalmente fue negado por el oficialismo. 

 

"Estafa política"

Por su parte, el presidente del bloque radical, Luis Naidenoff, elevó duras críticas al proyecto del oficialismo, al que acusó de “convalidar una gran estafa política”. Además, recordó con nombre y apellido las imputaciones que pesan en la causa judicial contra el vicepresidente y contra el titular de la AFIP.

“Hay legitimidad, nadie lo discute. Tienen los números, nadie lo discute… Pero lo que va a pasar hoy con este proyecto va a ser un hecho escandaloso. Va a marcar un punto de inflexión para los que estamos representando a nuestras provincias cuando volvamos y rindamos cuentas de cómo hemos votado; esto es una ruptura del contrato de confianza que nos entrega la gente”, sentenció. 

 

Boudou, con nombre y apellido

Sorprendieron las senadoras Blanca Monllau (Frente Cívico y Social) y Laura Montero (UCR) al abandonar el lenguaje elíptico con el que la oposición se refirió a la supuesta relación del Vicepresidente con la ex Ciccone. En momentos en que Boudou presidía la sesión, ambas –pese a cultivar un perfil usualmente bajo– aprovecharon sus minutos para hablarle directamente a él.

"Tal vez usted, señor presidente, nos pueda ayudar proporcionándonos los nombres de aquellos a los que quiso beneficiar", lanzó la primera. Monllau también atribuyó la salida del ex procurador general de la Nación, Esteban Righi, a una maniobra del Gobierno para protegerlo en este caso.

A su turno, Montero espetó: "Se sospecha que Vanderbroele es su amigo. Usted lo niega y en la investigación aparecen cercanías". La senadora incluso sugirió que, en caso de que la votación terminara en empate, Boudou se encontraría en una posición difícil para votar. "¿El presidente del Senado se sentiría habilitado estando esta causa?", preguntó.

 

“Indignada”

Adelantando su voto negativo, Liliana Negre de Alonso dijo sentirse “indignada” y explicó que por esa razón se apartaba “con todo dolor” de su bloque, Compromiso Federal (justicialista). “Me siento cansada de innumerables avasallamientos al Congreso”, indicó.

“Las irregularidades de este proyecto son omisiones graves de los funcionarios del Ejecutivo, una falta de respeto para el Congreso. ¡Total mandamos, tenemos mayoría y lo aprueban!”, se quejó.

“Son tantas las desprolijidades que tiene esto”, sostuvo, y se preguntó: “¿Qué expropiamos?”. Destacó que “la ley de expropiación exige expresamente la identificación del patrimonio que se va a expropiar”.

 

El debate sigue en la Cámara baja    

El proyecto fue aprobado por 44 votos a 20 y girado a la Cámara de Diputados, que podría tratarlo el próximo miércoles en una sesión oficial. El FpV confía en que posee los votos necesarios para convertirlo en ley. 

Cargando...