Negocios para todos en la remodelación de un ex hotel

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

SAN MIGUEL DE TUCUMAN.- El ex director de Arquitectura y Urbanismo (DAU) de esta provincia Miguel Brito recurrió a un curioso mecanismo para dejar en condiciones el ex hotel Corona, una propiedad ubicada frente a la plaza Independencia, a pocos pasos de la Casa de Gobierno.

El edificio estaba semiabandonado desde los años 90, pendiente de que se resuelva judicialmente la titularidad de la propiedad, que pertenecía a la familia Mejail. Brito convocó a 28 cotejos de precios para finalizar los trabajos en ese predio.

Con sólo consignar que una obra es prioritaria o urgente, la DAU podía contratar obras por hasta 150.000 pesos sin necesidad de llamar a una licitación pública. Alcanzaba el cotejo de precios, en los que participaban entre tres y cinco empresas.

El organismo lleva gastados $ 3.266.250,74 en esa propiedad. Lo curioso es que varias empresas ganaron varios cotejos de precios dentro de esa misma obra.

La empresa Vitriu hizo cinco obras allí, por un monto superior a los $ 530.000, según se desprende de la denuncia penal realizada por los legisladores radicales Silvia Elías de Pérez y Ariel García en contra de Brito, por supuesto fraude a la administración pública.

"Si la hubiese hecho por contrato, la obra habría costado más de $ 6 millones. Le ahorré dinero al Estado al comprar los materiales piso por piso", dijo ayer Brito a LA NACION.

La DAU realizó la remodelación del ex hotel Corona con sus propios empleados. Es decir, sólo compró los materiales.

"Todo lo que se hizo en la DAU fue aprobado por el Tribunal de Cuentas. Tenemos controles antes, durante y cuando se termina la obra", se justificó Brito.

Las contrataciones

La empresa JAM también vendió materiales en cinco oportunidades a la DAU, que sumaron $ 411.000 para esa obra. En cambio, BJ Ramos Sabate vendió por $ 736.000.

La empresa Drober Aráoz, de un sobrino político de Brito, se quedó con un cotejo de precios y cobró, así, $ 149.000.

"La empresa Drober Aráoz participó de muchos cotejos de precios. En algunos ganó y en otros no. Nosotros elegimos al que nos da el mejor precio", se defendió el ahora ex funcionario.

Brito debió renunciar a su cargo luego de que el Tribunal de Cuentas de la provincia frenara unas compras de luminarias para remodelar la Casa de Gobierno. El organismo de control detectó que la DAU iba a pagar montos entre un 42 y un 128% más caros por los mismos artefactos lumínicos.

Tras el escándalo que generaron en la provincia las contrataciones de la DAU, Brito señaló que Roberto Bianchi, subdirector del organismo, había sido el encargado de contratar los artefactos para iluminar la Casa de Gobierno. "Esperaba un gesto de grandeza de su parte en reconocer que se había encargado de esa obra, pero no lo hizo", se lamentó el ex colaborador del gobernador.

Dentro de las empresas que hicieron obras para la DAU, hay una que pertenece a dos personas muy ligadas al gobernador José Alperovich.

Luxury BH SA pertenece a Rubén Rojkés y a José Mario Laks. Rojkés es cuñado y socio del gobernador en dos empresas, mientras que Laks es síndico de una de las empresas del primer mandatario.

Por realizar el cordón cuneta de tres cuadras, la firma Luxury BH percibió $ 148.000.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK