La NASA resuelve el misterio de la fotografía tomada por el Curiosity en Marte

MÁS DESTACADO EN SALUD Y CIENCIA

La NASA identificó la misteriosa mancha que apareció en una foto enviada por el robot Curiosity justo después de posarse en Marte, concluyendo que se trataba del impacto en el suelo de la nave que transportó al laboratorio móvil robótico.

La foto tenía intrigados desde el lunes a científicos y entusiastas de la astronomía y comenzaba a ser motivo de especulaciones descabelladas.

Todos se preguntaban sobre la pequeña mancha, parecida a una nube de polvo, que apareció en el horizonte de una foto enviada por Curiosity inmediatamente después de posarse en Marte, el lunes a las 05H31 GMT.

Este viernes, durante una conferencia de prensa en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sigla en inglés) de la NASA en Pasadena (California, oeste), que controla la misión del Curiosity, uno de los científicos aseguró que esta nube no era una mancha en la lente de la cámara o una nube de polvo, como aventuraban algunos observadores.

Se trata, dijo, del impacto en el suelo de la "grúa" portadora, que acababa de colocar al Curiosity en Marte. "Tenemos dos fotos de dos cámaras diferentes en las que la nube aparece, tomadas unos 40 segundos después del aterrizaje," dijo a la AFP Steve Sell, uno de los jefes del equipo EDL (sigla en inglés de Ingreso a la atmósfera, Descenso y Aterrizaje del Curiosity), en una conferencia de prensa.

"Y en cada una de las cámaras, 40 minutos más tarde, la mancha no aparece más", dijo, añadiendo que las dos cámaras apuntaban en la "dirección exacta" del punto de caída de la nave transportadora, manchada en las fotos tomadas por los satélites estadounidenses en órbita alrededor de Marte.

Teniendo en cuenta que los ingenieros de la NASA no tenían ninguna manera de predecir el lugar exacto, ni el eje en el cual el robot se posaría, tener un panorama del impacto de la grúa es "una maravillosa coincidencia", aseguró Sell.

La grúa de la nave transportadora, equipada con retrocohetes, tuvo la difícil tarea de posar suavemente al Curiosity sobre la superficie de Marte, utilizando largos cables de nailon. Se separó del robot al cumplir su objetivo y fue a estrellarse a una distancia segura. "Impactó en el suelo bastante fuerte, a una velocidad de 160 kilómetros por hora", dijo Sell.

La foto en sí no tiene ningún valor científico, reconoció Sell, pero es "interesante para los ingenieros". También demuestra que "nuestras proyecciones (sobre la eyección de la nave transportadora) eran correctas y que desarrollamos bien nuestros modelos", dijo. El viernes, el equipo de científicos del EDL actualizó la información de Curiosity.

Así, precisó la hora exacta de la llegada a las 05H31 GMT (y no a las 05H32 como se anunció justo después de la llegada del robot), así como el lugar en que se posó. Curiosity aterrizó a "2,25 km del lugar previsto, un poco más al este, en realidad muy cerca," dijo a la AFP Gavin Mendeck, otro de los científicos responsables.

El equipo de EDL trabaja actualmente en un pequeño megabyte de los datos enviados por el robot, aunque finalmente recuperará 100 megabytes, "un tesoro", según Mendeck. "Cuando hayamos recibido los datos, en unas dos semanas, nos llevará meses estudiarlos". Curiosity aterrizó con éxito en Marte el lunes, después de más de ocho meses de viaje en el espacio.

Durante su misión de al menos dos años de duración, este laboratorio móvil se abocará a buscar rastros de vida pasada en Marte, una misión que realizará con dos computadoras con procesadores menos potentes que las de un teléfono inteligente básico, precisó Ben Cichy, jefe de software del JPL.

Imagen de la superficie marciana facilitada por el robot Curiosity, el 7 de agosto de 2012. La NASA identificó la misteriosa mancha que apareció en una foto enviada por el robot Curiosity justo después de posarse en Marte, concluyendo que se trataba del impacto en el suelo de la nave que transportó al laboratorio móvil robótico.

Imagen del robot Curiosity tomada por sus cámaras fijas, el 8 de agosto de 2012. La NASA identificó la misteriosa mancha que apareció en una foto enviada por el robot Curiosity justo después de posarse en Marte, concluyendo que se trataba del impacto en el suelo de la nave que transportó al laboratorio móvil robótico.

Cargando...