Moyano conforma su propia CGT

Rayaban las 21 de ayer y Hugo Moyano todavía no podía precisar cuántos gremios participarán hoy del congreso sindical que lo consagrará como jefe de un sector de la CGT.

La fuga de aliados al camionero fue incontenible hasta el último momento. El escape en tropa de viejos laderos no se detuvo ni siquiera ayer. Con los padrones diseñados, se debió excluir sobre la marcha al bastión de la Unión Ferroviaria que apoyaba al moyanismo y a los congresales con derecho a voto de los gremios de la carne, de textiles y de la industria del seguro.

Además, entre los organizadores, había un cauteloso optimismo en contar sindicatos que antes eran número fijo, como el de los pasteleros, el del gas y el de los químicos. Avanzada la noche trascendió, también, que estaban aún en duda la Federación Nacional de Telefónicos y un sector que responde a los municipales bonaerenses.

Tras fracasar el intento con sus rivales para evitar el quiebre de la CGT , Moyano bajó ayer la orden de contener a los gremios que comulgan con su liderazgo. Se activó así una ola de especulaciones sobre la distribución de los cargos en el futuro consejo directivo de la central moyanista.

Una versión ubicó al petrolero Guillermo Pereyra como su número dos. Ironías del destino: de resultar así, la CGT más combativa ante las políticas del Gobierno tendrá en su cúpula a un miembro del directorio de la estatal YPF.

En el reparto de las 25 secretarías y de las diez vocalías seguramente serán beneficiados los grandes aliados de Moyano: Gerónimo Venegas (ruralistas), Amadeo Genta (municipales porteños), Julio Piumato (judiciales), Omar Plaini (canillitas), Juan Carlos Schmid (dragado), Abel Frutos (panaderos) y Jorge Pérez Tamayo (pilotos de avión).

Los opositores de Moyano siempre le achacaron que lo acompañaban sindicatos de poco peso. Por eso, el camionero trató de modificar las reglas y hacer que las elecciones que se desarrollarán hoy en Ferro sean por voto secreto y directo de los trabajadores, y no a mano alzada por los dirigentes de los gremios más poderosos. No lo logró. La lista moyanista será la única y el anhelo de las urnas quedará como una ilusión.

El Ministerio de Trabajo ya impugnó la elección que consagrará hoy a Moyano. Dio lugar a las "irregularidades" en el proceso electoral que plantearon cuatro gremios opositores: Luz y Fuerza, Comercio, Mecánicos y Sanidad.

Amparada en el fallo del Gobierno, la disidencia desconoció la convocatoria de Moyano y hará su propio comicio el 3 de octubre, cuando prevé consagrar al metalúrgico Antonio Caló como su líder.

Con críticas al personalismo con el que Moyano ejerció su mandato al frente de la CGT y con fuertes rechazos al enfrentamiento que mantiene con la Casa Rosada, la oposición se fortaleció y logró respaldos inesperados. Sumó en plenitud al sector de "los Gordos" (representantes de los grandes gremios), a dirigentes gremiales vinculados con el Estado y hasta ex moyanistas.

De aliados a enemigos

Los casos más llamativos fueron los cambios de bando de Omar Viviani, Horacio Ghillini, Norberto Di Próspero, Omar Suárez y Jorge Lobais. Algunos de ellos supieron integrar el círculo íntimo de Moyano, al que en la jerga sindical llaman el "núcleo". Todos criticaron el personalismo del camionero, pero fue el docente Ghillini el que encontró otro motivo para apartarse. Fue cuando Moyano comenzó con su raid de disertaciones en universidades de la mano de Guillermo Marconi, con quien Ghillini mantiene una disputa por el encuadramiento gremial del personal académico.

Pero con Viviani hubo algo más. En el entorno de Moyano barruntan que cuando su jefe acusó al Gobierno de "apretar a organizaciones gremiales" y de "comprar dirigentes" con los fondos de las obras sociales sindicales se refería al taxista, entre otros ex aliados.

Entre los últimos éxodos se destaca el del camaleónico Lobais y el de Jorge Fantini. Ninguno de los dos participó de la protesta en la Plaza de Mayo por supuestas presiones del Gobierno con quitarles algunos beneficios. Ambos, como parte de la interna, lo negaron y adujeron otras causas.

La nueva cúpula

Moyano diseñará hoy su consejo directivo, en el que habrá nombres nuevos que evidenciarán la renovación. Entre ellos estarán el petrolero Guillermo Pereyra, Gerónimo Venegas, Amadeo Genta y Abel Frutos, entre otros.

Dichos y hechos

Un acto para más de cien sindicatos

Más de cien gremios participarán hoy del congreso que renovará autoridades en la CGT y que proclamará a Hugo Moyano como secretario general. Primero se aprobarán la memoria y el balance de 2011 y luego se elegirá el nuevo consejo directivo. Pasadas las 14, se prevé un discurso de Moyano desde un escenario que se montó en el estadio del club Ferro Carril Oeste. El camionero anhela reunir a unas 40.000 personas. "La CGT es una sola", dirá allí, rodeado de sus aliados.

La disidencia esperó un último gesto

A la espera de un último gesto para conciliar posturas, la disidencia moyanista aguardó hasta hoy para oficializar la convocatoria a la elección de su sector, prevista para el 3 de octubre próximo. "El viernes vamos a mandar las cartas a los gremios y vamos a comenzar a preparar lo que será el congreso de Obras Sanitarias. No lo hicimos hoy [por ayer] por si había alguna remota posibilidad de evitar la fractura", dijo a La Nacion uno de los referentes de la oposición al jefe de los camioneros.

Cargando...