Mercado inmobiliario: 2012 será el más incierto de los últimos años

El mercado inmobiliario argentino se apresta a iniciar el año de mayor incertidumbre de los últimos siete u ocho. Los nuevos controles a la compra de dólares, la quita de subsidios a los servicios públicos y la perspectiva de una desaceleración económica serán factores que incidirán sobre el ladrillo, según fuentes del sector.

"Es un mercado muy sensible a cualquier cosa que pase con el dólar, un mercado que antes de los controles cambiarios venía trabajando con otras reglas de juego y esto, en 2012, no pasará desapercibido", pronosticó José Rozados, director de la consultora Reporte Inmobiliario, ante la consulta de LA NACION.

El verdadero impacto de la mayor vigilancia sobre los compradores de dólares por parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) aún se desconoce. "En noviembre las escrituraciones subieron un 3 por ciento respecto de un año atrás, pero eran operaciones que se habían cerrado en los meses previos. Sólo a partir de diciembre, enero y febrero podremos medir las consecuencias de las medidas [vigentes desde el 31 de octubre]", explicó Rozados. Con todo, el especialista se animó a vaticinar que "los inversores, si no tienen apuro, van a esperar a ver qué pasa; sin duda hay más incertidumbre que hace un año o que hace seis meses".

Con él coincidió Mario Gómez, de Le Bleu Negocios Inmobiliarios, que en declaraciones a la agencia Télam señaló que "en el último trimestre la gente fue más cauta dado que, tras el fenómeno de las elecciones, vino el tema de las restricciones cambiarias, en el que en un primer momento la gente tuvo una actitud de detenerse y ver lo que pasaba". A partir de eso, Gómez destacó que por los controles "muchos desarrolladores empezaron a trabajar en pesos y eso es muy positivo". También Rozados da cuenta de esta tendencia: "No quiere decir que el año próximo no se venda, pero en el corto plazo lo que se va a dar es una mayor flexibilidad en cuanto a que los pagos no sean íntegramente en dólares. Los que van a iniciar desarrollos tendrán que seguir la evolución de los costos en pesos más que valores fijos en dólares. Sólo los que apuesten a un valor en dólares y no admitan algún tipo de flexibilización van a ver restringida la demanda".

Qué pasará con los precios

En las unidades por estrenar, los precios están muy atados a los costos de la construcción y, sobre este punto, el director de Reporte Inmobiliario consideró que el año que viene éstos "crecerán a la par de los aumentos salariales del sector y de toda la cadena de producción de insumos".

Al respecto, Miguel Ludmen, de la inmobiliaria Interwin, dijo a Télam que "con una pequeña suba de la divisa norteamericana que alivie un poco el costo de la construcción, creemos que la inflación de precios en este segmento será más moderada que en los últimos años".

Rozados también estimó que habrá cambios en el mercado locativo. "Otra suba de costos vendrá de la eliminación de los subsidios. Aumentarán las expensas y los insumos. Concretamente, en un shopping tendrán que pagar 200% más por la luz y lo tendrán que pagar los locales. Ahí se abrirá una necesidad de mayor flexibilidad en la negociación de los alquileres porque muchos inquilinos no podrán seguir manteniendo su local. Esto es una realidad concreta".

Como contrapeso, Rozados afirmó que, ante un escenario económico más complejo y volátil, "algunos preferirán conservar sus dólares, pero los ladrillos seguirán siendo atractivos como refugio de valor".

Cargando...