Los manifestantes esperan la oferta del Gobierno con una amplia movilización

En un clima de fuerte expectativa, los prefectos y gendarmes que protestan desde hace una semana esperan para hoy la respuesta del Gobierno a sus reclamos salariales.

Hasta anoche, los líderes de la protesta no habían recibido ningún tipo de señal de la Casa Rosada y esperaban un encuentro para hoy al mediodía.

Según la promesa del secretario de Seguridad, Sergio Berni, hoy el Gobierno le dará una respuesta al petitorio elaborado en conjunto tanto por prefectos como por gendarmes que exigen, además de la marcha atrás del decreto del Poder Ejecutivo que descontó los salarios, un sueldo mínimo de 7000 pesos.

La presidenta Cristina Kirchner canceló el viernes pasado un viaje a Santa Cruz y pasó el fin de semana largo monitoreando la manifestación.

Con gran hermetismo, el Gobierno se prepara para un día difícil. Más allá de lo que pueda o no ceder la jefa del Estado, para hoy se prepara una fuerte movilización en el Edificio Guardacostas, de la Prefectura, en una demostración de fuerza ante la inminencia de la oferta oficial.

Para enfrentar un día clave, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, canceló a último momento su viaje a Tokio, para la reunión del Fondo Monetario Internacional (FMI). En la Casa Rosada sostenían que la decisión fue de la jefa del Estado. Lorenzino es uno de los funcionarios que quedó a cargo de analizar todas las variables económicas en caso de alguna modificación en la escala salarial tanto de la Prefectura como de la Gendarmería.

Cristina Kirchner pasó el fin de semana en la quinta de Olivos en diálogo tanto con Berni como con la ministra de Seguridad, Nilda Garré; el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina; Lorenzino, y los nuevos jefes de ambas fuerzas, el prefecto general Luis Alberto Heiler, y el comandante general Enrique Alberto Zach.

Los dos jefes de las fuerzas son los que mantuvieron el diálogo abierto con los manifestantes, aunque sin ofertas, durante el fin de semana largo. Anoche, Heiler negociaba con los líderes de la protesta en el Edificio Guardacostas que mantengan liberada la avenida Madero, hoy, cuando se concentre la protesta a la espera del llamado de la Casa Rosada, que se supone que se concretará antes del mediodía.

"Estamos cumpliendo la palabra que le dimos a Berni cuando se comprometió a darnos una respuesta el martes [por hoy], que era hacer una protesta pacífica. Esperamos que él también cumpla con su palabra", sostuvo a LA NACION José Luis Cabaña, vocero de los prefectos. Dijo, además, que, por el momento, no habían recibido ninguna represalia, como sí ocurrió con el personal de la Gendarmería.

Otro relevo

Además de los siete miembros de esa fuerza pasados a disponibilidad el sábado, ayer se produjo el relevo del director de la escuela de suboficiales de la Gendarmería con asiento en Jesús María, Córdoba, Orlando Angeletti, luego de que fracasaran sus intentos por hacer deponer la protesta a los gendarmes que desde hace una semana se movilizaron en apoyo a los reclamos salariales que estallaron en la Capital.

En su lugar, asumió el comandante principal Carlos César Cáceres, a quien el propio Zach le tomó juramento. El nuevo jefe de la Gendarmería debió ingresar por una puerta secundaria en el instituto donde se realizaba el acto para evitar la protesta que realizaban familiares de los gendarmes en las puertas de acceso.

Entre los manifestantes se encontraba Jorge Aquino, uno de los voceros de la protesta, quien fue puesto en disponibilidad. Aquino había pedido una audiencia con el titular de la Gendarmería, que no le fue concedida.

En tanto, Sach también inspeccionó el Destacamento Móvil III, de Colonia Caroya, otra dependencia cuyo personal adhirió a la protesta iniciada la semana anterior.

En un clima complejo, el Gobierno apeló una vez más al hermetismo sobre sus futuros pasos. Los voceros de Garré evitaron dar precisiones sobre la negociación que comenzará hoy, tal como prometió Berni.

La estrategia del Gobierno fue apelar al desgaste de la protesta con su prórroga hasta hoy para responder al petitorio. Pero los manifestantes están dispuestos a mantener el reclamo y esperan para este mediodía la llegada de refuerzos para mantener viva la manifestación.

Por el momento, no hay señales en Balcarce 50 de algún tipo de ofrecimiento cercano a las exigencias de los prefectos y gendarmes.

El miércoles pasado, un día después de que estallara el reclamo. Abal Medina, Garré y Lorenzino anunciaron que dejaban sin efecto la aplicación del decreto que descontó los salarios. Pero el reclamo se mantuvo casi intacto.

Debido al tenor de los comentarios esta nota fue cerrada a la participación.

Cargando...