Macri alienta una interna de Pro en Capital para 2013

Pasó la tarde de ayer en el Club de Golf de Palermo, entusiasmado con los planes de transporte urbano para 2013 que le presentó el subsecretario del área, Guillermo Dietrich.

Pero a pesar de considerar que lo mejor que puede hacer en tiempos de conflicto con la Casa Rosada es dedicarse a la gestión, Mauricio Macri no descuida su obsesión presidencial. El líder de Pro ya les comentó a sus íntimos su entusiasmo por las internas que Pro hará por primera vez en su historia a principios del año próximo para seleccionar sus candidatos a senadores porteños.

Horacio Rodríguez Larreta y Federico Pinedo serían, hasta hoy, los contendientes en esa batalla, crucial para ganar visibilidad e intentar obtener los "40 puntos" que Macri quiere sacar en su principal distrito a fin de quedar bien posicionado para las presidenciales de 2015.

"En Capital le ganamos al Gobierno con cualquier candidato. Y en comparación con el kirchnerismo, nuestras internas son juegos de chicos", suele decir el jefe de gobierno. Mientras los ministros Esteban Bullrich y Diego Santilli meditan si se suman o no a la lista de postulantes a senador o van por otros lugares en las listas, queda pendiente la gran incógnita: qué hará Gabriela Michetti, a quien Macri y el armado nacional que encabeza Emilio Monzó quieren ver jugando en la provincia de Buenos Aires.

"Mauricio le dijo a Gabriela que resuelva escuchando a su corazón. Pero debe saber que en provincia no va a tener interna para encabezar la lista, en Capital seguro que sí", afirmaron a LA NACION cerca del jefe de gobierno. Larreta dio pistas públicas de su deseo de jugar las internas porteñas tal vez como paso previo a pelear la sucesión de Macri. "Definitivamente es la mejor manera para que se definan todas las candidaturas", afirmó el viernes último sobre el sistema de internas que el macrismo quiere establecer por ley para las elecciones a legisladores porteños (2013) y jefe de gobierno (2015).

Menos efusivo, Pinedo dijo a LA NACION que no tomará ninguna decisión en estos días. "No es momento de ocuparnos de internas políticas, sino de trabajar para resolver los problemas de la gente", afirmó el jefe de los diputados macristas.

La estrategia de Pinedo es similar a la de Michetti, que en las últimas semanas dejó en claro que no renunció a su idea de quedarse en Capital y pelear con su archiadversario Larreta la candidatura a jefe de gobierno en 2015. Mientras tanto, la ex vicejefa de gobierno y hoy diputada recorre orfanatos en la ciudad y el interior para perfeccionar su proyecto de ley de adopción.

A esa pelea ya se sumó el vicepresidente primero de la Legislatura, Cristian Ritondo, que ya blanqueó públicamente sus deseos en ese sentido, y María Eugenia Vidal, que por ahora se dedica a cumplir con su rol de vicejefa (ayer comenzó una gira de tres días por Colombia en representación del gobierno porteño). "Todos pueden querer ser, hay que ver si llegan", afirmó Macri a uno de sus hombres de confianza en las últimas horas ante la profusión de candidatos a ocupar su sillón dentro de tres años.

Más que pensar en quién lo sucederá, Macri se preocupa por lograr una buena elección legislativa el año próximo. Y según cuentan a su lado es optimista cuando se trata de sumar dirigentes o trabar acuerdos con intendentes y jefes comunales del PJ y la UCR. "La superestructura radical piensa en una estrategia, y los que están en la trinchera (de la gestión) piensan distinto", afirman cerca del líder de Pro.

Reflexión

Más allá de las especulaciones partidarias, fuentes cercanas a Macri afirmaron a LA NACION que el jefe de gobierno intentará concentrarse en temas de gestión que considera importantes y tratará de despegarse del "conflicto permanente" al que -considera- lo quiere llevar el kirchnerismo.

Cerca del jefe de Pro dicen que el acuerdo de Daniel Scioli con el Gobierno es "precario" y que el gobernador bonaerense seguirá sufriendo la presión del kirchnerismo. La relación con Scioli -habló por teléfono con él hace diez días por el problema de los residuos urbanos- no está del todo fina. "La gente no sabe si en provincia gobierna él o Cristina", dicen cerca de él.

Destaca eso sí a Hugo Moyano, por ser "el único que de verdad está jugado en la vereda de enfrente, mientras muchos peronistas están viendo si pueden volver a agradarle al Gobierno". Y considera que "en la calle no se percibe" la baja en su imagen pública que perciben algunos sondeos de opinión después de semanas de disputas con el kirchnerismo. Pone el énfasis en la gestión, mientras contra reloj diagrama un plan electoral para 2013.

Cargando...