Máximo Kirchner se restablece en Olivos

Máximo Kirchner, el hijo de la presidenta Cristina Kirchner, fue dado de alta ayer en el Hospital Universitario Austral, de Pilar, donde fue operado el lunes pasado por una artritis séptica.

El hijo de la jefa del Estado pasará la semana en la quinta presidencial de Olivos para continuar allí su tratamiento.

Máximo será tratado con antibióticos endovenosos después de que le quitaron la infección que padecía en su rodilla derecha.

La Presidenta, que llegó ayer por la tarde a Los Cabos, en México, para participar hoy y mañana de las reuniones de la cumbre del G-20, se comunicó varias veces con su hijo para conocer en detalle su estado de salud. Recién volverá a ver a Máximo en las primeras horas del jueves, cuando regrese al país.

La Presidenta viajó el miércoles pasado a Nueva York para participar de la reunión anual del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, participó el viernes de una reunión con empresarios norteamericanos y, tras su intervención en el G-20, viajará a Brasil para la cumbre ambiental Río+20, que se realizará el miércoles en Río de Janeiro.

Máximo fue dado de alta ayer por la tarde, tal como estaba previsto, después de pasar una semana internado en el Hospital Universitario Austral. Dejó la clínica acompañado por su novia, Rocío García, y los médicos de la Presidenta, Luis Buonomo y Marcelo Ballesteros. Cristina viajó con otro equipo de profesionales encabezados por Daniel Fernández.

Máximo continuará su tratamiento con antibióticos en la quinta de Olivos, donde permanecería al menos una semana. Sólo después retomaría su rutina en Río Gallegos.

Debido a la sensibilidad del tema esta nota está cerrada a comentarios

Cargando...