La consagración del Barcelona

Si la perfección en el fútbol tuviera que resumirse en sólo nueve letras, seguramente todos coincidiríamos en tomar la pluma y escribir Barcelona. Lo realizado por el equipo de Pep Guardiola durante la temporada 2010-2011 sobrepasa lo humano, raya en la perfección  y ejemplifica de manera excepcional lo que puede hacer un grupo integrado, con talento y bien dirigido.

Este guión extraordinario, digno de llevarse a la pantalla grande,  comenzó a escribirse con uno de los fichajes que más revuelo causó en el mundo del fútbol. La llegada de David Villa silenció aquellas voces que en su momento reclamaron la salida de Zlatan Ibrahimovic. Al ëGuajeí se le unieron Javier Mascherano e Ibrahim Afellay, elementos que a la postre serían cartas cruciales en la baraja de Guardiola.
 
Barcelona arrancó la temporada en España siendo un candidato al título, como ya se ha hecho costumbre en los últimos años. Sin embargo, pocos imaginaron que los culés lograrían cuatro títulos en una misma temporada. Una hazaña que sólo aquellos que han sido tocados por los dioses del balompié pueden lograr. Aquí repasamos los momentos.

Liga de España

Durante el 2011 Barcelona se convirtió, por tercer año consecutivo, en campeón de la Liga Española. En una trepidante competencia codo a codo y jornada a jornada con el Real Madrid, el equipo de Guardiola supo aprovechar los tropezones de los merengues para al final levantar el trofeo de la edición 80 del fútbol español.

El Barcelona tocó la cima en la jornada 36 después de empatar 1-1 con el Levante UD con 92 puntos en su bolsillo. Las dos jornadas restantes fueron de trámite: un empate 0-0 con el Deportivo en la jornada 37 y un triunfo de 3-1 sobre el Málaga cerraron el sobre del campeonato culé.

El sello de campeón se lo puso Lionel Messi, segundo mejor anotador de la liga y líder absoluto en asistencias, una defensa impenetrable con Puyol  y Piqué como estandartes , una media cancha envidiable con Xavi e Iniesta y el poder ofensivo a cargo de La Pulga y el Guaje Villa.

Champions League

Los jugadores del Barcelona volvieron a ser orejones. Wembley, una de las catedrales mundiales del fútbol, se rindió ante el poder ofensivo de los chicos de Pep Guardiola, quienes fueron superiores a Chicharito, Rooney y compañía.

Las estrellas y el destino volvieron a sonreírle aquella noche a la perfección del Barcelona que no perdió ningún partido en la fase de grupos y que eliminó al Arsenal, al Shakthar Donetsk y al mismo Real Madrid.
 
Noventa minutos en los que Messi dejó en claro al mundo por qué es el mejor jugador del momento al consagrarse campeón goleador del torneo con 12 goles en 13 apariciones después de anotar el segundo tanto del encuentro.

Aquella noche, los casi 90 mil aficionados que asistieron al estadio, entendieron por qué el fútbol del Barcelona es extraterrenal.

Super Copa de España

La rivalidad sostenida entre Real Madrid y Barcelona durante todo el año no podía terminar mejor en el 2011 que viéndose las caras en otra final. La Super Copa de España reunió al Real Madrid, Campeón de la Copa del Rey 2010-2011 y al Barcelona,  campeón de la Primera División de España, en un duelo a dos rounds con límite de tiempo.

El primer capítulo se escribió aquel 14 de agosto de 2011 en el Estadio Santiago Bernabéu.

Entre patadas de Pepe y Piqué, actos teatrales de David Villa y Marcelo y un sinfín de alaridos salidos de la garganta de Mourinho desde la banca, el partido terminó sentenciado 1-1 gracias a los tantos de Messi y Cristiano Ronaldo. El fútbol volvía a mostrarse caprichoso para dejar lo mejor para el final.
 
El segundo encuentro se disputó en un memorable NouCamp que lució pletórico bajo la luna catalana. El  Barcelona  se hizo respetar hasta el último minuto  en su casa y dejó que todo el estadio fuera testigo de la consagración de Messi como  máximo goleador de la Copa del Rey y también de Xavi como columna vertebral del FC Barcelona. Esas miles de gargantas que volvieron a restregarle a Mourinho, y compañía, con el 3-2 final, que el Barcelona es una realidad.

Super Copa de Europa

El 26 de agosto de 2011 el Barcelona se proclamó campeón al vencer 2-0 al Oporto en el estadio de Mónaco, colocando así su cuarta Super Copa de Europa en las vitrinas culés. Por si fuera poco, aquella noche, Pep Guardiola, en apenas tres años,  se convirtió en el técnico más ganador en la historia del club.

La primera parte fue complicada para Messi y compañía. El Oporto supo oponer resistencia a los embates en los primeros minutos y cortó la circulación de la pelota en la media cancha. Las coberturas fueron perfectas sobre Xavi e Iniesta hasta que un error defensivo le dio una oportunidad inmejorable a Lionel Messi al minuto 37 para marcar el primer tanto del encuentro.

Con la ventaja a su favor, el Barcelona manejó los espacios dejados por el cuadro lusitano y al minuo 87 sentenció el encuentro por conducto de Cesc, quien envió la pelota a las redes después de un magistral pase de Lionel Messi.

¿Cómo te sentís después de leer este artículo?