Kicillof vigila a los privados para evitar los despidos

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

La caída en las encuestas, el freno en la economía y el deterioro del empleo llevaron a Cristina Kirchner a rectificar medidas que habían perjudicado el comercio exterior. Y, en ese mismo giro, la Presidenta entronizó al viceministro de Economía, Axel Kicillof, como nuevo interventor sobre las empresas petroleras, bancos e industrias, a los que les controlará el giro de dividendos al exterior, las inversiones, los costos y los márgenes de ganancias.

Según confiaron a LA NACION en el Gobierno, Kicillof vigilará que tengan "rentabilidad razonable". Esto significa que, ante eventuales despidos, Economía presionaría a las empresas para que reduzcan sus márgenes de ganancias, preserven las fuentes laborales y realicen nuevas inversiones.

"La obsesión de la Presidenta es mantener el empleo, su popularidad y obligar a las empresas a invertir", dijo a LA NACION una fuente oficial. La falta de inversiones es una pata floja del "modelo" cristinista.

Por eso, la jefa del Estado rectificó medidas del secretario de Comercio, Guillermo Moreno, que habían complicado el comercio exterior y paralizado a la economía:

Liberó exportaciones de 15 millones de toneladas de maíz.

Flexibilizó las liquidaciones de exportaciones a 30 empresas, a plazos de 45 a 360 días. Originalmente puso plazos de 15 días.

Permitió algunas importaciones de insumos para la producción, lo que fue celebrado por la Unión Industrial.

Intervino en el mercado del dólar paralelo para que no se dispare más allá de los 7 pesos.

Liberó precios congelados en algunos alimentos.

"Aquí sólo importa la caja. Se tiene las sensación de que los dólares para pagar la deuda y las importaciones de combustible ya están. Entonces, hay tranquilidad y se flexibilizan unas cosas para evitar caídas en imagen", dijo un ministro a LA NACION.

Se refería a que el Gobierno logró un superávit comercial de 7600 millones de dólares en el primer semestre y podría llegar a 12.000 millones en el año. La caja le dio cierto aire, pero el costo fue el freno de muchos sectores y pérdidas de mercados.

Por eso, Kicillof será el encargado de vigilar que no haya despidos. Si el sector privado acusa pérdidas, él inducirá a soportarlas con el argumento de que en los últimos nueve años gozaron de gran rentabilidad y en 2013 recuperarán sus negocios.

Ese año, Cristina Kirchner medirá en las elecciones legislativas si tiene aún impulso para lograr una reforma de la Constitución y destrabar una segunda reelección en 2015.

El Gobierno prevé más ingresos fiscales en 2013 por la suba del precio de la soja y menores obligaciones en el pago de la deuda: 4500 millones de dólares, muy poco en comparación con los 13.000 millones de 2012.

"El Gobierno aguanta este año y espera recuperarse el año próximo. Lo mismo les pedirá a las empresas", dijo a LA NACION un ministro.

El ascenso de Kicillof se plasmó en dos decretos de anteayer. El 1277 conformó una comisión que encabezará para intervenir el mercado petrolero y controlar inversiones, costos, giro de utilidades, exportaciones y una "rentabilidad razonable" de las firmas hidrocarburíferas.

El decreto 1278 dispuso también que Kicillof nombre y controle a los directores del Estado en las 41 empresas que tengan porcentajes de acciones en poder de la Anses. Y, así, controlará el giro de dividendos y la rentabilidad, entre otras cosas. Kicillof comprobará sus ganancias y las presionaría para no despedir empleados y hacer inversiones.

De hecho, Kicillof ya encabeza la Comisión de Competitividad que se creó en marzo pasado, cuando comenzaban las paritarias, para revisar precios y salarios de empresas.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, desmintió ayer la intervención total en el petróleo, pero admitió que vigilarán las inversiones, exportaciones y una "rentabilidad razonable". Además de impulsar a De Vido y a Kicillof a recuperar protagonismo, Cristina Kirchner promovió a otros viejos rivales de Moreno, como el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

Cargando...