Irán adiestrará a la fuerza antidroga de Bolivia

LA PAZ (AP) — Irán capacitará a oficiales bolivianos en inteligencia militar y planeamiento de operaciones antidrogas como parte de un acuerdo alcanzado el martes en la visita del líder iraní Mahmud Ahmadinejad a su homólogo Evo Morales.

Ahmadinejad y Morales firmaron un "memorándum de entendimiento" sobre el combate a las drogas y mediante el cual militares iraníes "entrenarán a 10 oficiales antinarcóticos en inteligencia y en planeación de operativos en la selva", explicó a The Associated Press el viceministro de Defensa Social y jefe civil de la lucha antidroga de Bolivia, Felipe Cáceres.

Resta por definir si los cursos semestrales serán en Bolivia o en Irán. Ese país también suministrará equipo de comunicaciones para la fuerza antidroga boliviana, agregó Cáceres.

Es el primer convenio de cooperación militar de Irán a este país andino. En su primera visita a Bolivia, Ahmadinejad firmó en 2007 un amplio plan de ayuda económica por 1.100 millones de dólares en varios campos de los que hasta ahora se concretó un hospital y tres procesadoras de productos lácteos.

Cáceres declinó comentar sobre si la cooperación iraní en la lucha antidrogas afectaría el apoyo estadounidense en ese terreno que ha ido disminuyendo en los últimos años a raíz de una disputa política entre La Paz y Washington.

Morales recordó el martes que el gobierno estadounidenses le advirtió de posibles consecuencias si su gobierno establecía relaciones con Irán cuando asumió el gobierno en 2006.

Los mandatarios también ratificaron su posición contra lo que calificaron como prácticas colonialistas de ciertos estados, en lo que fue considerado una alusión a los Estados Unidos.

"Irán y Bolivia están en contra de cualquier colonialismo y avaricia de ciertos estados que están en contra de nuestra libertad", dijo Ahmadinejad.

"Hay una agresión permanente a usted, a su gobierno y al pueblo de Irán pero quiero decirle que no está solo porque le acompañamos en su lucha antiimperialista", respondió Morales.

Ahmadinejad llegó por tercera vez a Bolivia para reactivar la amistad entre los dos gobiernos tras un incidente diplomático hace un año.

La visita hace un año del ministro de Defensa iraní Ahmad Vahidi, con orden de búsqueda internacional por el ataque a una sede judía en Argentina en 1994, enfrió la relación entre La Paz y Teherán por el malestar que manifestó el gobierno argentino contra Bolivia.

Vahidi iraní es sospechoso de tramar el ataque con coche bomba a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) de Buenos Aires en julio de 1994, que provocó 85 muertos, seis de ellos bolivianos.

Morales dio la bienvenida con honores militares a su homólogo iraní en un aeropuerto militar de La Paz.

"¡Viva Bolivia!", arengó Ahmadinejad a los soldados de la guardia presidencial luego de los himnos patrios de los dos países.

Poco más de 100 sindicalistas que respaldan a Morales dieron la bienvenida al visitante a su ingreso al palacio presidencial. Ahmadinejad saludó y agradeció desde los balcones de la casa de Gobierno.

Bolivia es la primera escala en el regreso del presidente iraní a Sudámerica. Estará en Venezuela y Brasil.

Bolivia e Irán establecieron relaciones en 2006 y un año después llegó Ahmadinejad para firmar un amplio programa de cooperación a Bolivia.

En su última gira por la región, en enero pasado, Ahmadinejad visitó Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Cuba, miembros de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA) que lo han respaldado ante el embargo internacional por su cuestionado programa nuclear. La relación del mandatario iraní con gobernantes de la región ha despertado resquemores en Washington.

Cargando...