Investigan a los ciudadanos paraguayos que votan en Formosa

FORMOSA.- Viven en Paraguay, allí trabajan y son ciudadanos de ese país. Algunos, incluso, están afiliados al Partido Colorado o el Liberal. Pero, cada dos años, cruzan la frontera para votar en Formosa . Para eso, usan un DNI argentino, pese a que no existe un acuerdo de doble nacionalidad entre los dos estados. Como premio, algunos logran acceder a una pensión por invalidez de 1300 pesos mensuales, pagada con fondos de la Anses.

Lo que empezó como un trabajo de investigación casi artesanal en la oficina del ex intendente radical de la capital formoseña, Gabriel Hernández, fue convirtiéndose en un escándalo de magnitud a medida que se comprueban más y más casos de ciudadanos paraguayos que cruzan la frontera para votar en la Argentina.

La base de ese trabajo es el registro de las 10.000 personas que, en las últimas elecciones, ingresaron en Formosa de Paraguay por sólo dos de los pasos fronterizos de esa provincia: el puerto de la capital y el puente de Clorinda. El informe fue elaborado por la Prefectura y la Gendarmería, a pedido del gremio médico AMRA, que se constituyó en observador de los comicios. Desde entonces, sus miembros no dejaron de sufrir represalias del gobierno del kirchnerista Gildo Insfrán.

En ese registro, quienes ingresaron en el país para votar dejaron asentado su DNI y su fecha de nacimiento. Como Fabián Eduardo González Alviso, que a las 15.44 del 23 de octubre estampó su DNI 29.907.271 y la fecha 16/11/1982 en los registros. El ex intendente Hernández encontró que, con el mismo nombre y el mismo cumpleaños, otro Fabián Eduardo González Alviso vive en la ciudad paraguaya de Alberdi, con la cédula de identidad guaraní 5.321.515, y está registrado, además, como afiliado al Partido Colorado paraguayo.

Hasta la semana pasada, y tras revisar sólo las primeras páginas del informe de la Prefectura, Gutiérrez había presentado 50 casos similares ante el juez federal Eduardo Valiente, quien corroboró las primeras denuncias con pedidos de informes al consulado paraguayo y la Anses. Hernández también comprobó que por lo menos el 20% de los paraguayos que votaron, cobran (o tramitaron) una pensión de la Anses.

Como Rutila Pedersen, que el 23 de octubre de 2011 ingresó en el país con el DNI 24.898.880. Sin embargo, la Gendarmería no pudo ubicarla cuando la buscó en el domicilio que Pedersen declaró en Herradura, localidad del departamento formoseño de Laishi.

Tras recoger testimonios de vecinos y hasta del intendente, la Gendarmería asentó en su informe judicial que Rutila, en realidad, vive en Villafranca, Paraguay, y que cada mes pasa por Herradura para cobrar una pensión que, según los registros de la Anses, percibe desde septiembre de 2009. "Descubrimos que algunos de los que cruzaron la frontera no tienen pensiones, pero sí sus padres, por lo que toda la familia cruza a votar. En cualquiera de los casos, la ley dice claramente que para cobrar una pensión se debe residir en territorio argentino", indicó Hernández a LA NACION.

Su hermano, el diputado provincial Martín Hernández, completó: "Los 10.000 casos son de sólo dos pasos fronterizos. No incluyen a la Pasarela de la Amistad, en Clorinda, donde los peatones pueden cruzar la frontera sin pasar ningún control".

Como publicó este medio, Formosa tiene el récord de pensiones por invalidez: 40.183 formoseños (el 7,5 por ciento de la población) cobran un beneficio para el que es necesario probar incapacidad laboral "total y permanente". Pero todos saben que esas pensiones son facilitadas por punteros del PJ a cambio de apoyos para Insfrán.

"¿Pero cuál es el problema? ¡Acá somos todos de Gildo!", celebró Alberto Ruiz, el hermano menor de Enedino Aníbal Ruiz, a quien LA NACION intentó ubicar dos veces en el domicilio que declaró en la capital formoseña. En el primer intento, Perla, otra hermana, explicó que Enedino había viajado a Paraguay para ver al médico. La segunda vez no anduvo con vueltas: "Chicos, les mentí, Enedino vive, trabaja y está casado en Asunción".

Enedino Ruiz es otro de los denunciados: ingresó el día de las elecciones para votar con el DNI 10.953.035 y fecha de nacimiento 22 de mayo de 1953. Pero en los registros oficiales paraguayos figura que vive en Lambaré, con la cédula de identidad 1.798.671. Está inscripto para votar en ese país desde 2001, afiliado al Partido Colorado.

Pero Enedino es más que eso: es funcionario de la Caja de Jubilaciones y Pensiones Municipal de Paraguay, a donde llegó contratado por Edgardo Gómez Zaputovich, quien terminó condenado a cinco años de prisión por corrupción, según refleja el diario paraguayo ABC Color.

"Enedino renunció, pero después lo llamaron de nuevo, porque él maneja los contactos políticos en todos los municipios [paraguayos]", resumió, con orgullo, su hermano, para aclarar que Enedino sí nació en la Argentina. "No vive acá, pero viene seguido para pagar jubilaciones y cobrar préstamos que da", agregó.

Enedino es, también, un hombre previsor: aunque vive y trabaja en Paraguay, el 20 de julio de este año solicitó una pensión en la Argentina, de acuerdo con los registros de la Anses. Por su edad, no califica para cobrar una pensión por vejez. Salvo un milagro médico, tampoco es madre de siete hijos. Entonces, sólo pudo haber solicitado una pensión por invalidez.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK