Investigan si hubo anomalías en el registro automotor

La Justicia investiga una denuncia contra integrantes de la agrupación kirchnerista La Cámpora acusados de querer tener el manejo de registros de la propiedad automotor, cuyos titulares se eligen por concurso.

La causa está radicada en el juzgado federal de Sergio Torres y fue iniciada por una denuncia anónima recibida por correo electrónico en una fiscalía federal. El fiscal de la causa es Luis Comparatore, que decidió impulsar la acción penal y pidió las primeras medidas de prueba.

En la denuncia se menciona que la Dirección Nacional de los Registros de la Propiedad Automotor anuló un concurso para designar interventores en una veintena de registros de todo el país, "aparentemente para beneficiar a miembros de la conocida agrupación política La Cámpora".

De hecho, la entidad está en manos de una militante de la agrupación, Mariana Aballay, y depende del subsecretario de Justicia, Julián Alvarez, otro referente camporista.

La llegada del camporismo al Registro de la Propiedad Automotor significó que varios funcionarios, algunos de ellos de carrera, fueran desplazados para nombrar a gente afín al grupo de referencia que responde al hijo de la Presidenta, Máximo Kirchner.

Los registros de la propiedad automotor fueron siempre un botín político, cuyo usufructo suele estar en manos de referentes políticos o sus familiares. Esas oficinas cobran por hacer los trámites obligatorios en las compras y ventas de vehículos.

Como están distribuidos en todo el país, es frecuente que entre sus titulares aparezcan parientes de los mandatarios provinciales o sus legisladores. La ministra de Seguridad, Nilda Garré, por ejemplo, es titular del registro de la propiedad automotor N° 57 desde la época del menemismo, aunque goza de licencia mientras ocupa su cargo actual.

Ultimamente la concesión de estos registros está paralizada, reconocen fuentes oficiales, que señalaron a LA NACION que los concursos para nombrar nuevos titulares de estas oficinas están congelados.

Cuando falta el titular del registro, el Ministerio de Justicia nombra a un interventor que puede ser alguien que ya se desempeñe en esa oficina o se busca a alguien externo.

Uno de los concursos mediante el cual se buscó cubrir 20 vacantes de titulares de registros en todo el país fue anulado a través de la resolución 216 de la Dirección Nacional de los Registros de la Propiedad Automotor. Esta anulación es la que cuestiona la denuncia.

Sin autor específico

El fiscal Comparatore, en su requerimiento de instrucción mediante el cual decidió impulsar la causa, aclaró que "hasta el momento no se ha podido individualizar al autor o autores de la presunta conducta delictiva aquí investigada".

No obstante, pidió que en esta primera etapa del proceso, el juez Torres agregue al sumario el decreto mediante el cual el registro tiene facultades para anular el concurso cuestionado.

También pidió que se certificara que no exista otra causa similar, por los mismos delitos, que se trámite ante otro juzgado.

Fuentes del Gobierno reconocieron ante la consulta de LA NACION que es muy probable que la denuncia sea parte de una puja entre dirigentes del kirchnerismo; los más antiguos por un lado, y los nuevos camporistas por el otro, que se disputan espacios de poder y negocios.

La pelea podría estar relacionada con un proyecto para realizar una reforma integral en la manera en que se eligen los directores de los registros.

Desde 2003 se convocó a concursos, cuyos ganadores -elegidos sobre la base de los antecedentes de los postulantes- eran determinados por un jurado compuesto por un represente de una asociación de encargados de los registros, un representante del Ministerio de Justicia y otro de la propia Dirección Nacional de los Registros de la Propiedad Automotor. Ahora se busca modificar este mecanismo, lo que hizo que los sectores políticos en pugna se pasen facturas.

ABAL MEDINA: "VAMOS POR EL BUEN CAMINO"

El jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, defendió con énfasis las actividades políticas de La Cámpora en las escuelas y cuestionó a los medios que publicaron la información sobre esos proyectos y a los políticos opositores. "Si hoy Clarín y Mauricio Macri se escandalizan porque los pibes discuten política, vamos por el buen camino", dijo a la agencia estatal Télam. Y sostuvo que no le extraña que "a los sectores que apoyaron los golpes de Estado les moleste un taller que promueva el ejercicio de una democracia verdadera". Cuestionó, además, la instalación de un 0-800 del gobierno porteño para denunciar "intromisión política" en escuelas.

Cargando...