Insólita reacción de Putin cuando un monje ortodoxo le besó la mano

El presidente de Rusia Vladimir Putin acaparó todas las cámaras esta mañana cuando se mostró sorprendido y visiblemente enojado después de que un monje ortodoxo se inclinara ante él para besarle la mano durante una visita oficial en el norte de Rusia.

El insólito incidente se produjo durante la visita de Vladimir Putin al Monasterio de la Transfiguración de Valaam, en la isla rusa de Valaam. El acto comenzó sin contratiempos cuando el presidente saludó a un grupo de fieles en el exterior de la catedral de Valaam y luego le dio la mano a algunas autoridades civiles y eclesiásticas ortodoxas.

Sin embargo, la grabación de la televisión estatal rusa distribuyó la imagen sorprendente. Un monje ortodoxo se inclinó para besar su mano, y Putin la retiró con rapidez, moviendo luego su puño al lado de la cabeza mientras su cara mostraba un gesto de disgusto.

Cargando...