Los gendarmes de Jesús María levantaron la protesta y esperan una oferta

En un nuevo giro de timón, los efectivos de Jesús María levantaron una vez más las medidas de fuerza que en los últimos días tuvieron como epicentro la plaza San Martín. 

Con el objetivo de desactivar las protestas de los cuadros subalternos, la renovada cúpula de la gendarmería nacional llegó ayer a la ciudad cordobesa y mantuvo varias reuniones con los directivos locales y representantes políticos de la zona, según informa el diario La Voz. 

Al parecer, las negociaciones dieron sus frutos pues durante la mañana ya no había gendarmes manifestándose por la zona. El director nacional de Gendarmería, Enrique Alberto Zach, estuvo junto a sus seguidores en la escala de mando, los comandantes generales Carlos José Pereyra, Marcelo Luis Martinengo, Oscar Rodolfo Aranda, y Rodolfo Fochesato.

Ahora bien, la respuesta que ha dado la policía militarizada de Córdoba a lo largo del conflicto parecería estar lejos de ser definitiva. Los pasos a seguir de la fuerza estarán supeditados al tipo de respuesta que dé hoy el gobierno nacional al petitorio elevado por los efectivos.

Los gendarmes de Jesús María fueron los primeros que se desmovilizaron en el marco del conflicto salarial originado por el decreto que dispuso el recorte de los suplementos adicionales. Oportunamente levantaron la protesta como medida de "buena voluntad" y para "mantener el diálogo". No obstante, volvieron sobre sus pasos luego de que se conociera el pase a disponibilidad de un grupo de gendarmes de esa localidad.

Ayer por la tarde, la plana mayor de Gendarmería y Javier Alonso -director de Capacitación y Formación del Ministerio de Seguridad- se reunieron en las oficinas del Destacamento Móvil 3 con los intendentes de Jesús María (Gabriel Frizza), Colonia Caroya (Luis Grión) y Sinsacate (Carlos Ciprián) a quienes solicitaron su intervención para que se desconcentren los manifestantes. Los jefes comunales explicaron que el fin de su participación fue colaborar en la pacificación social.

El jueves pasado, representantes de los gendarmes se reunieron con el secretario de Seguridad, Sergio Berni, a quien le entregaron un petitorio con una serie de reclamos. Allí se exigió la implementación de una nueva escala salarial -con un piso de 7 mil pesos de bolsillo-, la garantía de que no se adoptarán medidas administrativas, y el "derecho a la incorporación a una ART y la libre elección de una obra social" para los gendarmes.

Cargando...