Los fondos para seguridad suben menos que la inflación

Mientras que todas las encuestas coinciden en colocar a la inseguridad al tope del ranking de preocupaciones ciudadanas, otra cara del problema salió a la luz y tiene en vilo al país con la rebelión de prefectos y gendarmes, que reclaman mejoras salariales. Sin embargo, el Gobierno previó sólo un 12,1 por ciento de aumento en las partidas presupuestarias de seguridad para 2013, cuando el promedio de incremento supera el 25% en los restantes rubros.

De acuerdo con el proyecto de ley de presupuesto del año próximo, que este miércoles se discutirá en la Cámara de Diputados, el Ministerio de Seguridad, que conduce Nilda Garré, será uno de los más castigados en el reparto de fondos públicos. Si bien recibirá casi 20.000 millones de pesos, esta cifra representa un aumento apenas un punto por arriba del cálculo de inflación del Indec (10,8%) y muy por debajo del índice que prevén las consultoras privadas para 2013, entre el 25 y el 27% anual.

Al estudiar en detalle el presupuesto de seguridad, el panorama no se presenta demasiado auspicioso para la Gendarmería y la Prefectura. Las dos fuerzas de seguridad están en pugna con el Gobierno desde el martes pasado, cuando los suboficiales descubrieron un fuerte recorte en los salarios, producto de la aplicación de un decreto presidencial del mes pasado.

Según las cifras oficiales, la Gendarmería tendrá un aumento de sólo el 2,12% el año próximo (recibirá 6748 millones de pesos), mientras que la suba de la Prefectura alcanzará el 14% (se le destinarán 4043 millones).

En ambos casos, la cifra de aumento prevista se ubica sensiblemente por debajo de las pautas privadas de inflación.

Si se sigue la lógica de esa previsión, puede vislumbrarse lo compleja que será la negociación del Gobierno con los suboficiales de la Prefectura y la Gendarmería , que reclaman un mínimo de 7000 pesos y un blanqueo de sus salarios, entre otros beneficios. Acceder a alguno de esos reclamos implicará una drástica modificación de la pauta presupuestaria.

El Gobierno prometió dar una respuesta el martes al petitorio de los suboficiales, pero en los últimos días endureció su posición y empezó a sancionar a los líderes de la protesta (ver aparte).

Mejor parada que las dos fuerzas en rebelión sale la Policía Federal, con un 21% de incremento en su partida de gastos para el año que viene, aunque lejos del promedio general de otros programas del presupuesto nacional.

En efecto, si bien el promedio de suba del gasto público rondará el 25% el año próximo, hay rubros que lo superan largamente. El ejemplo más claro y uno de los más polémicos es el del programa Fútbol para Todos, con un 72% de aumento respecto de este año y 1200 millones de pesos presupuestados. También, como publicó LA NACION el lunes pasado, el Congreso Nacional es otra de las jurisdicciones beneficiadas en el reparto de partidas, con un 40% de suba, y Prensa y Difusión de los actos de gobierno, con otro 27,8% de incremento.

Estas cifras parecen confirmar , una vez más, la dicotomía que existe entre la visión que tienen el Gobierno y la sociedad acerca del problema de la inseguridad. Una preocupación que resulta acuciante para la gente de a pie, pero que el oficialismo interpreta como una "sensación" ciudadana, según la expresión que supo acuñar el ex jefe de Gabinete y actual senador nacional Aníbal Fernández.

Es que, según el oficialismo, el índice delictivo en la Argentina no es peor que el de otros países de la región; sin embargo, esta aseveración contrasta con el último informe del Observatorio Hemisférico de la Organización de Estados Americanos (OEA), que reveló que la Argentina tiene la tasa de robos más alta de América.

En efecto, tal como publicó LA NACION hace una semana, la tasa de robos fue de 973 cada 100.000 habitantes, cuando el promedio en la región es de 456.

En la muestra de la OEA, la Argentina aparece con una tasa de homicidios de 5,5 cada 100.000 habitantes. Sólo tres países de América tienen tasas menores.

Quejas de la oposición

"Para el Gobierno, la seguridad, una de las principales demandas de la sociedad, no está entre sus prioridades. Así lo revela el hecho que la suba presupuestaria apenas empata el índice de inflación oficial que, todos sabemos, está 13 puntos por debajo de la real", enfatizó el diputado Gerardo Milman (GEN), miembro de la Comisión de Seguridad Interior de la Cámara.

Los opositores destacan que la módica suba presupuestaria que se destinó al Ministerio de Seguridad cobra mayor relevancia después de la denuncia de los prefectos y gendarmes por el drástico recorte que percibieron en sus salarios del mes pasado a raíz de la aplicación del decreto 1307/2012, que firmaron la ministra Nilda Garré y la presidenta Cristina Kirchner.

"No hay ningún error en la liquidación de los haberes, como dijeron en el Gobierno cuando empezó la protesta en las calles. La verdad es que les paga cada vez menos a quienes la sociedad necesita cada vez más", denunció el diputado radical Miguel Giubergia.

Sin embargo, el problema va más allá de los haberes, advierten otros dirigentes de la oposición. "La mayor parte de los recursos que se destinan a seguridad va a pagar sueldos; en cambio, es muy poco en proporción lo que se invierte en tecnología, equipamiento e infraestructura", enfatizó la diputada denarvaísta Natalia Gambaro (Frente Peronista), también miembro de la Comisión de Seguridad Interior de la Cámara baja.

"El Gobierno no aborda seriamente el problema de inseguridad . Traslada la responsabilidad a las provincias y, lejos coordinar tareas, está en permanente fricción con las fuerzas de seguridad bonaerenses por sus fricciones con el gobernador Daniel Scioli, y con la ciudad de Buenos Aires, de Mauricio Macri", apuntó el diputado radical Miguel Bazze.

Sancionaron a los líderes

El Gobierno pasó a disponibilidad ayer a por lo menos siete de los gendarmes que lideran la protesta en reclamo de un aumento salarial. Entre ellos, castigó al suboficial Raúl Maza, que ofició de vocero ante la prensa. La protesta llegó ayer a su quinto día, aunque con una menor movilización.

El reparto de fondos

Las partidas de seguridad en el presupuesto 2013

20.000Millones de pesos

Es la partida total asignada en el presupuesto 2013 al Ministerio de Seguridad, un 12,1 por ciento mayor que el año pasado

2,12%Gendarmería

Será el aumento en la partida previsto para la fuerza de seguridad que hoy está en conflicto. Le corresponderán $ 6748 millones. Menos que la inflación del Indec

14%Prefectura

Para la fuerza que inició la rebelión por el recorte de sueldos el martes se le destinarán en el próximo presupuesto 4043 millones de pesos

DEL EDITOR: qué significa . El presupuesto transparenta intenciones. Las cifras que el Gobierno previó para la seguridad en 2013 parecen el aviso de un ajuste. La crisis sólo se anticipó.

Debido al tenor de los comentarios esta nota fue cerrada a la participación

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK