FERRO: EL ORGANO PRETENDE LEVANTAR LA QUIEBRA,ESTADIO DE CEMENTO Y TRAER A AIMAR PARA INFERIORES

El nuevo Organo Fiduciario de Ferro Carril Oeste trabaja a todo vapor en procura de objetivos tales

como levantar la quiebra, sanear el club, remodelar el estadio

haciéndolo de cemento y poner al frente de las divisiones inferiores

a Carlos Aimar y Víctor Marchesini.

"Nuestra meta es levantar la quierbra del club y sanear el

déficit. Asumimos con al idea de que el club tiene un valor

impresionante y los socios lo saben. Los órganos anteriores (y no queremos

juzgarlos) pensaban que la institución era obsoleta, que no podía

seguir subsistiendo", enfatizó Marcos Brusa, quien junto a Claudio

Golubok y Julio Marsano conforman el nuevo Organo Fiduciario que

se ocupa de la entidad de Caballito.

Golubok también se diferenció claramente de la gestión que

desarrollaron sus predecesores en el cargo: "(pensaban) que se

administraba pobreza y que viniendo dos horas por día a firmar iban a

solucionar las cosas, y la verdad que no es así. Acá hay que tener

dedicación para poder lograr el fin por el cual fuimos

designados".

Y la única representante del género femenino del triunvirato

fue más amplia todavía a la hora de tomar distancia de la gestión

anterior: "No vinimos solamente a cumplir para cobrar los

honorarios a fin de mes o a cuenta de la regulación final, sino con el

espíritu, las ganas y la fuerza para poder sacar a Ferro adelante, y

creo que lo vamos a lograr".

Brusa y Golubok hablaron del estado en que encontraron al club

y de lo que pretenden en una nota concedida a la revista

partidaria "Gente de Ferro", la que tiene una salida mensual y se edita

desde hace 24 años.

Golubok se refirió a los planes en el rubro infraestructura:

"El club tiene un problema grande, que es su estado edilicio. Las

instalaciones están en estado de abandono total. Para eso

precisamos firmar contratos importantes, que van a durar más que el término

de nuestra gestión. La idea es no sólo que lo apruebe la

Justicia, sino que también sea aprobado por una asamblea de socios".

Y fue más precisa todavía con relación hacia adónde apuntan:

"Para firmar, por ejemplo, con un sponsor que paga cinco millones

de dólares para que haga la cancha nueva, hay que hacerlo por un

lapso de diez años. Lo mismo que para arreglar la Sede, la

inversión es muy grande y se va a necesitar un contrato a largo plazo y

eso el club no tiene manera de afrontarlo, salvo con inversores".

En cuanto a la restructuración del fútbol amateur, Golubok una

vez más fue muy clara acerca de sobre quién recaerá la

conducción: "Puedo decir que será gente ex Ferro, muy querida por los

socios. Está claro que nosotros escuchamos a ellos y sabemos qué es lo

que eligieron. Confiamos en la gente con la que estamos hablando

por su experiencia, por su curriculum. No tendría que decirlo,

pero...las charlas son con el Cai (Aimar), Marchesini y otros ex

futbolistas de Ferro".

NHM

Cargando...