Facundo Moyano. "Para el Gobierno, mi viejo es el enemigo"

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

Facundo Moyano hace un incómodo equilibrio para mantenerse en el bloque de diputados del Frente para la Victoria. Continúa definiéndose como un kirchnerista, pero de manera natural e impulsiva se ataja con una enumeración de críticas. Siempre tiene a mano una suerte de decálogo de sus disidencias. La abierta disputa entre su padre y el Gobierno; el surgimiento de "una CGT adicta", y los proyectos de ley que se apilan en algún despacho del Congreso detenidos por el oficialismo son parte de los desacuerdos que lo acercan a un abismo: el quiebre final con el kirchnerismo.

"Para el Gobierno, la pelea con Hugo Moyano es a todo o nada. Para ellos, mi viejo es el enemigo", se resigna el líder de la Juventud Sindical. Intentó firmar una tregua, pero no hubo caso. Para él, la lógica binaria "amigo-enemigo" se impuso.

Facundo Moyano suele echar mano a la historia para argumentar sus respuestas. En su despacho se apilan dos tomos en sepia con los planes quinquenales del peronismo. Perón es su musa política; lo cita y lo evoca continuamente. También apela al pensador John William Cooke y no oculta su admiración por el dirigente sindical Agustín Tosco.

"El otro día me decían: «'Si no estás en Unidos y Organizados [un frente electoral de apoyo a la Presidenta] no sos peronista». Quieren discutir con el peronómetro. Es una estupidez. Si sos peronista, tenés que ser un kirchnerista muy crítico, como soy yo", dice el hijo del líder de la CGT en una charla con LA NACION.

-Planteaste algunos desacuerdos con tu propio bloque...

-Antes de las elecciones se hablaba de profundizar el modelo. Pero, por ejemplo, no se impulsa el proyecto para que las tercerizaciones no sean más una forma de contratación; se implementa un sistema tributario regresivo y no existe una ley que discrimine el 21% del IVA de los productos de la canasta básica. Y hay contradicciones.

-¿Cuáles?

-Construyeron un relato que hacen creer que cualquiera que plantee una disidencia es de derecha. Pedir por la reglamentación de las tercerizaciones no creo que sea hacerle el juego a la derecha. Tampoco decir que se aliaron con el sindicalismo cómplice de la entrega. El Gobierno eligió a un sindicalismo que tiene ver con la flexibilización laboral. Los sindicalistas que estaban con Menem son los mismos que impulsan hoy la CGT adicta.

-¿Por qué dijiste que la historia no comenzó a partir de 2003?

-Hay un sector del kirchnerismo que fogonea mucho ese relato porque le conviene. A Abal Medina y a Nilda Garré no les conviene hablar de antes de 2003 porque fueron parte de un gobierno [el de la Alianza] que les bajó el 13% a los jubilados.

-¿En 2013 apoyarías alguna lista o serías candidato por fuera del Frente para la Victoria?

-El Gobierno dividió al movimiento obrero cuando debía consolidarlo. Pese a eso, hoy no veo en términos políticos y reales una opción superadora al kirchnerismo.

-Pero tu padre quiere construir una fuerza política propia.

-Tiene intenciones. Sin soluciones políticas, no hay solución gremial. Es inevitable avanzar a la política.

-¿Sería una alianza con otros partidos?

-La intención es que sea una alternativa peronista, que sea más amplia del PJ.

-¿Pueden ser incluidos Binner, Macri u otros?

-Con Macri no tengo nada que ver. Jamás formaría ni una alianza táctica. Creo que mi viejo tampoco. Tampoco quiero saber nada con Duhalde. Y con Binner comparto visiones, pero al FAP no le veo fuerza.

-¿Y con Scioli y De la Sota?

-En algún momento deberán definirse. Tal vez Scioli cree que es conveniente acompañar a Cristina en caso de una reforma constitucional o por ahí se da cuenta de que él puede ser el futuro presidente.

-¿Hugo Moyano está al frente de la oposición?

-El kirchnerismo decidió que el que tiene diferencias está del otro lado. A Moyano lo expulsaron. Si sos oficialista no tenés que decir a todo que sí.

-¿Apoyarías una reforma constitucional por la re-reelección ?

-Hay cosas que en la Constitución actual no se cumplen, como la participación de los trabajadores en el reparto de las ganancias o la ley de coparticipación. Se debate hoy lo del voto a los 16, algo que comparto. Pero me parece que si se puede impulsar este tipo de proyectos, o la estatización de Ciccone, también deberían impulsarse otros como el de reforma impositiva, entidades financieras, el de tercerización laboral o el de una ley de transporte.

-El poder que tiene Moyano se lo debe en gran parte al kirchnerismo. ¿Coincidís en que es así?

-Adjudicarle el poder de Moyano al kirchnerismo es una visión limitada. Él sumó más afiliados porque supo negociar buenos salarios.

-¿Tenés diferencias con tu hermano Pablo?

-Pablo tiene una función netamente gremial. Y en eso es el mejor. Él nunca quiso incursionar en política. Por supuesto que hay diferencias, y no es malo. Hubo gestos míos que no le gustaron, como cuando estuve en la primera fila en la Casa Rosada después que la Presidenta agredió al sindicalismo.

-¿Tenés miedo de que tu padre vaya preso por la causa de los remedios?

-Creo que él está más tranquilo que yo. No tengo miedo, pero es cierto que hay un enfrentamiento.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK