El Fútbol para Todos costó $ 4000 millones en tres años

Cuando faltan pocos días para que se cumplan tres años de su creación, el Fútbol para Todos lleva gastados casi $ 4000 millones. La cifra, basada en datos publicados en el Boletín Oficial y en estimaciones privadas, se conoce en un contexto de fuerte retracción en las cuentas públicas que tiene como principal evidencia la tensión entre los gobiernos de la Nación y de la provincia de Buenos Aires por los fondos para pagar sueldos y aguinaldos.

Lo que costó Fútbol para Todos (La Nación)

El programa creado en agosto de 2009 para estatizar las transmisiones de los partidos de fútbol ya usó $ 2275 millones para el pago de derechos a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), $ 1044 millones en publicidad oficial y $ 678 millones en gastos de producción, emisión y comercialización.

El rubro que más llama la atención al examinar los números de las tres temporadas del Fútbol para Todos es el de la publicidad. De los seis torneos que el programa estatal transmitió, sólo uno (el Apertura 2009, ganado por Banfield) tuvo publicidad privada.

En el verano de 2010, por una decisión política de Néstor Kirchner, el grifo se cerró. Desde entonces, en las transmisiones sólo se promocionaron actos de gobierno y de empresas estatales. Si bien las reparticiones oficiales explican que la pauta oficial del Fútbol para Todos no tiene costo, y que las transmisiones de los partidos son un vehículo fenomenal para la maquinaria propagandística del Estado, los segundos que el Gobierno utiliza en el fútbol sí tienen un valor de mercado.

Antes de que se prohibieran los anunciantes privados, la página oficial del Fútbol para Todos publicó un tarifario para todos aquellos que quisieran mostrar su logo durante la vidriera de los partidos. Sobre la base de esos valores, la consultora Search realizó un informe sobre la publicidad oficial al que tuvo acceso LA NACION. El Gobierno gastó $108,71 millones en el Apertura 2009; $312,69 millones en toda la temporada 2010; $375,16 millones durante 2011 (incluye una rueda de la B Nacional, torneo que contó con la presencia de River), y $247,65 millones en el primer semestre de 2012 (incluye la segunda rueda de la B Nacional y la Copa Argentina). De las cifras se desprende que el torneo con más publicidad oficial fue el Clausura 2011, con $165,72 millones.

En cuanto a la producción de los partidos, un puñado de empresas se reparte la logística de las transmisiones desde que comenzó el Fútbol para Todos. En 2009, y por contratación directa, se adjudicó la producción general a la empresa La Corte, de los hermanos Monzoncillo, habituales productores de los actos en la Casa de Gobierno desde la llegada del kirchnerismo al poder.

En ese momento, el entonces interventor del ex Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), Gabriel Mariotto, justificó la elección de La Corte en el "poco tiempo" que había tenido el Gobierno entre la rescisión del contrato con la empresa Trisa (dueña anterior de los derechos televisivos) y el comienzo del Apertura 2009. La Corte cobró $7,64 millones por el primer torneo, mientras que le empresa VTS S.A., que se encargó de los móviles, recibió $8,8 millones. Entre todas las tareas de producción y logística, el Fútbol para Todos insumió $45,5 millones en el segundo semestre de 2009.

En 2010 volvieron a hacerse licitaciones, y ganaron los mismos. La Corte en la producción ($26,49 millones), VTS en los móviles ($17,87 millones) y Farolito International Entertainment por "servicios de producción técnica integral y servicios de relator y comentarista de primer nivel" ($8,40 millones), según consta en el pliego original. Farolito International Entertainment pertenece a Luis Cella, histórico productor de Susana Giménez, y a Víctor Tobi. En 2011, La Corte ganó otra licitación ($4,88 millones, por "procesamiento de información"). No hay datos en la página de la Oficina Nacional de Contrataciones sobre los compromisos asumidos en 2012.

Ya en 2009, el Gobierno corrigió las desviaciones presupuestarias con partidas extras: en 2010 se contabilizaron $206,7 millones más, agregados al Consolidado de Gastos de la Administración Pública Nacional. En ese momento, se explicó que la suma era para "gastos asociados a la emisión y comercialización". En 2011, y también de acuerdo con el reporte oficial de gastos de la Administración Pública, el dinero extra para el Fútbol para Todos ascendió a $189 millones.

El multimillonario gasto del Fútbol para Todos y el casi inexistente recupero de la inversión (en estos tres años, la estimación de ingresos por publicidad privada apenas alcanza los $220 millones, un 5,5% de las erogaciones) ridiculizan una de las promesas más entusiastas de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a la hora de presentar el programa de estatización de las transmisiones en agosto de 2009: "Este contrato (...) obligará a una reorientación de la pauta oficial. Luego se financiará por la comercialización del producto. Eso es lo que garantizará el pago del mismo y estoy segura de que va a exceder. El excedente irá a la AFA y a la promoción del deporte olímpico". Tres años después, no hay excedente. Sólo gastos multimillonarios.

Pero el plan de Fútbol para Todos ha sido muy útil para la estrategia comunicacional del Gobierno. No sólo le sirvió para correr del negocio al grupo Clarín sino que también se transformó en un vehículo privilegiado para la difusión de mensajes oficiales. Sin embargo, ha quedado bajo las críticas de la oposición y de las ONGs por la falta de claridad en los gastos que implica para el Estado.

Cargando...