El examen más exigente para el césped sagrado

LONDRES.- Inmaculado antes del comienzo de la acción, sobre el piso de las canchas de Wimbledon, hay un cuidado tan meticuloso que las hace parecer alfombras artificiales. Los courts son como greens de golf, con esa apariencia delicada que da la impresión de que van a deteriorarse al primer resbalón, o después de unos cuantos pasos a la carrera. Pero aunque el desgaste por el paso de los días y de los partidos es irremediable, Wimbledon y su césped sagrado aguantan. A veces mejor, a veces con lo justo, pero hay verde garantizado para las canchas principales.

Tal vez nunca más apropiado el descanso que ayer tuvieron las canchas: la superficie más exclusiva del tenis está por ser sometida a la prueba más exigente de su historia. Solamente tres semanas después de que baje el telón del tercer Grand Slam del año, el All England reabrirá sus puertas para recibir a los Juegos Olímpicos. Si esto fuera cemento o polvo de ladrillo sería un problema menos, pero ¿cómo harán para recuperar el piso de las canchas con tan poco tiempo?

Por supuesto, todo está previsto, y con una antelación que hasta parecería exagerada. Desde hace dos años, los técnicos responsables del mantenimiento tienen a prueba un procedimiento que permitirá que desde el 28 del mes próximo, cuando el tenis olímpico empiece a jugarse -un día después de la apertura oficial de los Juegos-, todo esté perfecto. Al menos, así lo garantizan.

"Obviamente, lo que habrá que recuperar principalmente son las áreas detrás de la línea de base", empieza a explicar, amigablemente, Jon Friend, uno de los encargados de prensa del torneo londinense. No todas las canchas que ocupa Wimbledon serán escenario de los Juegos: se utilizarán el court central, los estadios 1 y 2, y nueve canchas más: un total de 12. Las siete restantes serán de prácticas. Las canchas de la terraza Aorangi, el símbolo pintoresco de Wimbledon, no estarán habilitadas para los entrenamientos. "Todo empezará cuando los referees nos informen, con dos días de anticipación qué cancha dejará de ser usada. Ahí comienza el operativo de recuperación", prosigue Friend.

¿En qué consistirá? Se utilizarán semillas pregerminadas, lo que permite acelerar el crecimiento del pasto. Tan meticulosamente como aquí se planea todo, el proceso está descripto en varios pasos y supervisado por dos máximos responsables: el jefe de courts del All England, Eddie Seaward, y quien lo sucederá el próximo año, Neil Stubley.

Por un lado, se trabajará en la germinación de las semillas, en contenedores, mojadas con una solución de agua caliente por dos horas, tras lo cual los panes cultivados se drenan y se dejan 48 horas para fermentar. Una vez que la semilla alcanzó la germinación -con este método, lo que usualmente toma una semana, se logra en dos días-, se la saca de los contenedores y se la coloca en las zonas más desgastadas de las canchas. Sobre el pasto nuevo se rocía un líquido fertilizante y se cubren las canchas por cuatro días. El césped ya estará casi listo; sólo faltará más regado y corte: tres días antes del comienzo de los Juegos, la altura del pasto se uniforma en ocho milímetros. Las líneas se repintan cinco días antes. El All England proveerá, además de la sede, el personal esencial para el cuidado de las canchas. "El club confía en recuperar los courts tan cerca como sea posible de la misma condición que la anterior a The Championships, para que se continúen usando con los altos estándares habituales", comunicó la organización de Wimbledon.

Por supuesto, no sólo el cuidado de las canchas tiene previsto Wimbledon para su ilustre competencia invitada. Solamente los Juegos Olímpicos harán a un lado una de las costumbres más antiguas del torneo: los jugadores podrán utilizar vestimenta de colores. La segunda gran fiesta del tenis este año en el All England empezará a vivirse el 26 del mes próximo, a las 11 de la mañana de aquí, cuando se sorteen los cuadros para el total de 172 jugadores (64 en cada rama de singles) que buscarán medallas entre el 28 de julio y el 5 de agosto. La Argentina, Francia, Rusia, España y Estados Unidos tendrán cuatro representantes cada uno en el single masculino, en un torneo que la Federación Internacional (ITF), a cargo de la organización junto con Londres 2012, consideró "el mejor cuadro olímpico individual de la historia".

dobles y juniors criOllos

Hoy habrá acción argentina en los dobles: Juan Ignacio Chela y Eduardo Schwank enfrentarán al italiano Daniele Bracciali y al austríaco Julian Knowle, por los octavos de final. Entre los juniors, jugarán los dos argentinos que aún no se presentaron: María Constanza Vega, contra la N° 1, la estadounidense Taylor Townsend, y Victoria Bosio, con la sueca Ellen Allgurin.

hoy, por los octavos de final

Ferrer, una gran prueba de fuego para Del PotroLONDRES (De un enviado especial).- No se trata de despreciar lo que Juan Martín del Potro consiguió hasta ahora en este Wimbledon, pero en varios sentidos, hoy empieza otro torneo. No sólo para él. Si el tiempo lo permite (el pronóstico no es bueno: se anuncian lluvias para la mayor parte del día), David Ferrer, su rival de hoy en los octavos de final, representará un salto enorme en la exigencia para el tandilense. El sexto choque entre el argentino y el español heredará el ambiente seguramente caliente de la cancha N° 1, porque el partido, programado para el tercer turno (por ESPN+), se jugará tras el de Andy Murray contra Marin Cilic; el primer juego, desde las 9 de la Argentina, en ese escenario será Maria Sharapova vs. Sabine Lisicki.

El cuarto choque con el español, con una tendencia favorable a éste tanto en general como en los últimos tiempos -Ferrer está adelante 4-2 y ganó los dos partidos más recientes, en Miami de este año y la final de la Davis 2011-, será durísimo para el argentino: el nacido en Alicante viene trasladando al césped su juego rocoso, resistente como pocos. El reto los iguala: ninguno de los dos llegó jamás a los cuartos de final aquí; quien gane será el 40° jugador en la era abierta en haber alcanzado esa etapa en todos los Grand Slams. Delpo, por otro lado, sería el tercer argentino en llegar al menos a esa rueda en Wimbledon, además del gran Guillermo Vilas y de David Nalbandian.

En la agenda de hoy figuran todos los partidos de singles masculino y femenino de los octavos de final, repartidos en seis canchas. Lo más convocante, además de la expectativa que crece entre los ingleses por ver a Murray, serán las apariciones en la cancha central de Roger Federer (con Xavier Malisse) y de Novak Djokovic (campeón defensor, ante su compatriota Viktor Troicki), además del choque entre Serena Williams y la chica récord, Yaroslava Shvedova, que asombró al ganarle el "golden set" (sin perder ni un punto) a Sara Errani.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK