Estatales de Córdoba se movilizan en rechazo a los cambios jubilatorios

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

Los docentes y municipales cordobeses pararán hoy en rechazo a la ley aprobada el miércoles por la Legislatura, por la que se estableció que los jubilados del sector público de la provincia recibirán con un retraso de seis meses el proporcional a la mejora salarial que se otorgue a los trabajadores estatales en actividad.

La ley tiene vigencia desde anoche, cuando fue sancionada, por lo que el próximo aumento salarial que recibirán los jubilados provinciales será en febrero próximo.

Esto derivó en reacciones de todos los gremios cordobeses que se mostraron "sorprendidos" por la ley y cada uno definirá por su cuenta si hace paro o bien abandono de tareas este viernes y el próximo miércoles.

La Unión de Educadores de la Provincia (UEPC) realiza hoy un paro de 24 horas y también parará el SUOEM (Obreros y Empleados Municipales) en Córdoba capital, sin concurrencia al lugar de trabajo.

"Mañana (por hoy), cada gremio define el paro o abandono de tareas según su modalidad. El miércoles paro o abandono con la modalidad que el gremio adopte, con concentración y movilización en conjunto", dijo el legislador provincial y titular del Sindicato de Empleados Públicos (SEP), José Pihen, quien votó en contra de la ley.

Según el acuerdo que firmaron los sindicatos estatales en marzo pasado con el gobierno, los agentes públicos cobrarán un 7 por ciento de incremento con los salarios de agosto y otro 5 por ciento en noviembre.

Con esta reforma, los pasivos del sector percibirán recién en febrero de 2013 la suba de agosto que tendrán los activos. Además, de aquí en adelante lo mismo ocurrirá con los pasivos de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba y del Banco de Córdoba, cuyas paritarias corren por cuerdas separadas.

El miércoles, pasadas las 20, cuando los legisladores se aprestaban a aprobar la ley mediante la cual la Provincia se retiró del Pacto Fiscal de 1992, hizo su ingreso a la Legislatura el gobernador José Manuel De la Sota y varios de sus ministros. El gobernador dio un discurso en el que justificó la decisión de aprobar el proyecto y oficializó que el haber mínimo pasará de 1.500 a 2.500 pesos.

"El mecanismo propuesto consiste simplemente en que los reajustes de los haberes de los jubilados en función de los futuros aumentos salariales, empiecen a regir a partir de los 180 días del momento en que se produzca dicha variación salarial", explicó el gobernador a los diputados.

De esta forma, "los jubilados cordobeses van a seguir cobrando todos los aumentos que la provincia le dé en el futuro al personal activo, respetando el 82 por ciento sobre el salario bruto, pero lo empezarán a cobrar 180 días después que los trabajadores activos", precisó.

Además de diferir el cobro de los aumentos a los jubilados, De la Sota anunció que el régimen especial de policías y personal penitenciario dejará la órbita de la Caja provincial y pasará a rentas generales, tal como proponían los gremios estatales. 

Cargando...