España condenó "el insulto" de la Presidenta a un ministro de Rajoy

MADRID - La imagen de la presidenta Cristina Kirchner volvió a colarse ayer en todos los hogares españoles a través de la televisión, la radio y los medios digitales, impulsada por una frase que no pasó inadvertida, y que difícilmente será olvidada. "Miren al pelado ése", se escuchó ayer, una y otra vez, en los noticieros que mostraban a la jefa de Estado mientras exhibía, en un acto realizado en la Argentina, un ejemplar del diario español El País con la foto del ministro de Economía Luis de Guindos en su portada.

Mediante ese gesto, la presidenta había intentado comparar al funcionario español -amparada en un fugaz parecido físico- con Domingo Felipe Cavallo, quien estuvo a cargo de la cartera de Hacienda de la Argentina en los días más amargos de la crisis de 2001.

Con la huella aún fresca de la transmisión de la ceremonia de expropiación de YPF en el imaginario colectivo español, políticos del oficialismo y de la oposición consultados por LA NACION manifestaron ayer su rechazo hacia las declaraciones de la Jefa de Estado de la Argentina.

A pesar de que en el ministerio de Economía de España declinaron hacer declaraciones sobre el incidente, desde el gobernante Partido Popular (PP) calificaron de "insulto" al modo en que fue tratado De Guindos por la mandataria argentina, quien en ningún momento mencionó al ministro por su nombre.

"La Argentina es un gran país que se merece otra dirigencia política. Ha demostrado una vez más, con estos insultos, que ella no está a la altura de un pueblo hermano, culto y educado como el argentino", señaló el senador Antonio Alarcó, quien además buscó replicar a la presidenta Fernández de Kirchner con otra comparación. "En Sudamérica, solo ella y Hugo Chávez pueden hacer este tipo de declaraciones", dijo.

En tanto, otra importante fuente del PP conocedora de la realidad argentina, y que prefirió mantener su identidad bajo reserva, afirmó que las declaraciones de la presidenta "solo representan una pincelada, entre muchas otras" que ilustran, en su opinión, la "decadencia" en la marcha de la economía nacional. "La Argentina es un barco a la deriva, y todo el tiempo se están haciendo desde el gobierno este tipo de comentarios ridículos y altisonantes para distraer la atención de la sociedad. Por, eso, en parte, no sorprende que la presidenta quiera ganarse un titular de periódico con algo tan insignificante y absurdo como las características capilares de Luis (por De Guindos)", señaló.

Pero las críticas hacia los comentarios de la presidenta, que también manifestó que se le "atragantó la tostada" en su desayuno al ver la fotografía del ministro español, no solo se limitaron al entorno del presidente Mariano Rajoy.

Los reproches también se hicieron sentir desde la principal fuerza de oposición, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), donde no aceptaron que se lo identifique al ministro De Guindos por su calvicie.

"Las de la presidenta fueron palabras necias. Y a palabras necias, oídos sordos. Yo también soy pelado. y en este caso, también me sentí ofendido en tal condición. Pero, fundamentalmente, como hombre y como español", afirmó el senador socialista Arcadio Díaz Tejera.

En tanto, Patricia Hernández, diputada del mismo signo político, también condenó el hecho de que la presidenta haya elegido presentar al ministro a través de un rasgo físico, en lugar de hacerlo por su nombre. "Ella, como mujer, seguramente sabrá que muchas veces somos juzgadas por nuestro aspecto, por nuestro modo de vestirnos o por otras cosas que no son nuestra actividad profesional. Por eso creo que se equivoca cuando se refiere a De Guindos así, a partir de su apariencia", afirmó.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK