Encuentra la cabeza de un ratón en un bote de judías verdes

En un Carrefour de Francia

Las nuevas tecnologías y el perfeccionamiento en los controles de calidad hacen que la industria alimenticia sea cada vez más segura para el consumidor: todo se revisa y se supervisa minuciosamente, aunque el ser humano todavía no es perfecto y siempre hay detalles que a veces se escapan de nuestra atención.

Puede dar fe de ello Vincent Kluska, un chaval francés de 24 años que, estupefacto, se encontró la semana pasada con una cabeza de ratón en un bote de judías verdes que había comprado días antes en un Carrefour de la Alta Saboya gala. Lo más curioso de todo es que Vincent, habitante de Annemasse, localidad que limita con Suiza, no se percató de la existencia del roedor hasta varios días después de abrir el envase; es decir, que ya había comido de él anteriormente. “No veía la diferencia, tenía la cabeza boca abajo”, comentaba el protagonista del percance a la prensa francesa: “No me lo podía creer; a veces uno escucha este tipo de cosas, pero no te imaginas que te puede tocar realmente a ti”, confesaba.

Evidentemente, Vincent no dudó en enviar por correo la cabeza del ratón al Departamento de Consumo de Carrefour, que ha abierto una investigación para determinar el origen del cuerpo. "La compañía se puso en contacto con el cliente para expresar sus disculpas y darle las gracias por haberles alertado", comentó un portavoz de la marca, confesando que, para evitar males mayores, Carrefour decidió retirar todo el lote restante del mercado.

Fuente: Yahoo! Francia

Cargando...