Ya empieza a sentirse un freno en la creación de puestos de trabajo

Las trabas a las importaciones, primero, y el cepo cambiario, después, determinaron que las expectativas de los empresarios cambiaran. Y lamentablemente, lo hicieron para el lado de la cautela y el pesimismo. Entonces, las variables de la economía se empiezan a mover a su ritmo.

El empleo es una de las principales cajas de resonancia de los ruidos económicos. ¿Qué pasa ahora? La creación de empleo se ha frenado sin que esto sea un proceso de destrucción de fuentes de trabajo. Dicho de otra manera, no hay despidos en masa, pero tampoco grandes contrataciones.

Las perspectivas más pesimistas se centran en la construcción y en la minería, según los analistas privados, y existe preocupación por lo que ocurrirá en algunos sectores industriales, como el automotriz, en el que ya se sufrieron suspensiones de personal.

Ernesto Kritz, director de Sel Consultores, una firma especializada en el mercado laboral, opina que el Gobierno pudo y supo capear la crisis internacional de 2008 y 2009. Ahora las cosas han cambiado. "Actualmente no se disponen grados de libertad para hacer políticas anticíclicas. En lo que respecta al mercado de trabajo, en la recesión previa, hubo una caída importante en empleo privado, pero fue compensado por el empleo público, especialmente en las provincias. Además, el Gobierno tenía recursos mucho más importantes que ahora para sostener el empleo", indicó.

Entonces, el Gobierno creó el programa de Recuperación Productiva (Repro), un esquema mediante el que el Ministerio de Trabajo asignaba 600 pesos por el pago del salario de cada trabajador.

En febrero de 2010, a poco de pasada la crisis, un total de 1570 empresas estaban dentro de Repro, beneficio al que accedían contra la declaración de crisis de la firma y el compromiso de no despedir personal durante la vigencia de la ayuda instrumentada con fondos públicos. En los primeros meses de 2010, alrededor de 77.000 empleados estaban dentro del sistema. Pero desde entonces, las arcas públicas han cambiado y de aquellas políticas activas se ha pasado a la quita de subsidios.

"El año pasado, el salario real de los registrados alcanzó un máximo. El salario real creció 7%, y el empleo, 3%. Es decir, la masa salarial del sector formal de la economía, que representa el 70% del consumo, creció 10 por ciento. Este año, mi estimación es que crece cero", explica Kritz.

Los más afectados

De acuerdo con la Encuesta de Empleo de Manpower, las perspectivas de contratación más optimistas están en el sector de administración pública y educación (+ 16%), siempre que se compare el segundo trimestre del año contra el anterior. Transporte, agricultura, pesca y servicios públicos también exhiben cierto optimismo.

"Cuando se compara las expectativas con aquéllas del tercer trimestre de 2011, las perspectivas de contratación resultan ser más débiles en los ocho sectores económicos. La expectativa neta del sector minería y construcción cae 20 puntos porcentuales, y descensos de 16 y 14 puntos son reportados en los sectores de servicios y de comercio mayorista y minorista, respectivamente. En el sector de finanzas, seguros y bienes raíces, los empleadores reportan una caída de 12 puntos porcentuales, y la expectativa neta del sector de administración pública y educación es 10 puntos más débil", agrega el trabajo.

Kritz dice que no aumentó el desempleo, sino que hubo un fenomenal retiro del mercado de trabajo. "Un 75% de la disminución del desempleo en el cuarto trimestre y el primero de este año se explica por retiro del mercado de trabajo. La gente se retira con toda probabilidad de que no conseguirán nada mejor que lo que tienen. Hoy no crece la masa de salario real y los que más se perjudican son los que están con más precarización laboral", sostiene.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK