Echegaray aumentó su patrimonio un 38%

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

El jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, declaró que su patrimonio aumentó 38% con respecto al año pasado. Sus bienes crecieron 1.102.739 pesos en 2011, entre otras cosas a partir de la compra de un departamento en la ciudad de Punta del Este, un terreno en Nordelta, un auto y dos jet skis. De este modo, llegó a sumar bienes por más de 4 millones de pesos.

Dentro de ese monto total, el hombre encargado de instrumentar el cepo cambiario dispuesto por el Gobierno incluyó entre sus ahorros 56.465 dólares.

Así surge de la última declaración jurada de bienes del funcionario, entregada a la Oficina Anticorrupción, en la que revela que sus ingresos salariales son de unos 100.000 pesos mensuales, es decir, mucho más que cualquier ministro y que la propia presidenta Cristina Kirchner.

La AFIP es un organismo descentralizado con un escalafón salarial propio que está determinado por la recaudación. Por este motivo, empleados y autoridades perciben un sueldo que varía según los ingresos fiscales, dijeron a LA NACION fuentes del organismo recaudador.

El patrimonio de Echegaray se conoció pocos días después de quedar imputado en la causa judicial en la que está investigado el vicepresidente Amado Boudou porque supuestamente favoreció a conocidos suyos para que tomaran el control de la ex Ciccone Calcográfica. Echegaray es investigado por el juez federal Ariel Lijo porque supuestamente facilitó a Ciccone el pago de deudas fiscales con un mecanismo excesivamente generoso.

Echegaray quedó imputado la semana pasada en la causa, a pesar de que siempre intentó descargar responsabilidades en el vicepresidente Amado Boudou, a quien, cuando era ministro de Economía, solicitó un aval por escrito para avanzar con el excepcional plan de pagos.

Su crecimiento patrimonial en la declaración jurada de bienes presentada ahora, que contiene datos de su patrimonio a diciembre de 2011, es similar al de los ministros del gabinete.

Todos declararon subas, en su mayoría del orden del 30 al 50 por ciento, excepto el ministro de Defensa, Antonio Puricelli, quien incrementó sus bienes en un 102 por ciento.

Lo mismo ocurre al evaluar el crecimiento patrimonial de la mayoría de los miembros del Gobierno. Echegaray declara tener, a diciembre de 2011, 4.014.567 pesos. En su declaración jurada de 2000 había dicho que tenía un patrimonio de 71.499 pesos, es decir que el valor total de sus bienes creció 56 veces en 11 años.

Sin embargo, no es de los más ricos. El ministro de Salud, Juan Manzur, tiene casi 10 millones de pesos, como el canciller Héctor Timerman, aunque este último declaró la mayor parte a nombre de su esposa.

Tampoco es de los más pobres, entre los que están la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, quien declara 124.622 pesos, o el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, que declara bienes por 718.000 pesos.

Fuentes de la AFIP dijeron que durante 2011 Echegaray pagó 670.000 pesos de impuesto a las ganancias.

A Echegaray le gustan los Toyota: tiene una camioneta Hilux 4x4, modelo 2008, que valuó en 157.000 pesos, y un Corolla comprado en 2010 por 119.600 pesos. En octubre del año pasado, antes de la temporada de verano, incorporó a sus bienes dos jet skis Yamaha, que dijo que compró en 68.000 pesos cada uno.

Sus inmuebles también se multiplicaron. En su última declaración incorporó a su casa de 240 metros cuadrados del barrio cerrado Talar del Lago, de Tigre, y al inmueble de Barrio Norte que ya estaba en su patrimonio un departamento en Punta del Este de 108 metros cuadrados que dijo que pagó 908.060 pesos.

Declaró también como "otros valores no cotizables" lo que él llama inversiones inmobiliarias por 156.400 pesos y por 1.020.834 pesos. Esta última en realidad se corresponde con un terreno en Nordelta que Echegaray está pagando, dijeron fuentes de la AFIP a LA NACION.

Lo mismo ocurrió con el departamento de Punta del Este que empezó a pagar en 2008 y que ahora, al terminar de abonarlo, declaró en su totalidad.

Su patrimonio declarado se completa con 56.465 dólares, muchos menos que los 106.905 de 2010.

Se verá en su declaración del año próximo si pesificó, como lo sugirió la presidenta Cristina Kirchner. Sus posesiones en cuentas corrientes, cajas de ahorro y en efectivo suman 545.189 pesos.

Sus ingresos se componen de su sueldo, que equivale a 1.245.655 pesos al año y alquileres por 41.600 pesos al año. Incluyen lo percibido por el alquiler de su departamento de Barrio Norte, de 40 metros cuadrados, y el alquiler de su casa de Punta del Este.

El departamento de Barrio Norte está situado sobre la calle Paraguay y es motivo de investigación en una causa judicial que tiene el juez Marcelo Martínez de Giorgi, pues en ese domicilio estuvo la empresa Hacienda Argentina, que recibió compensaciones de la ex Oncca, que manejaba Echegaray.

El organismo fue disuelto luego de conocerse denuncias de irregularidades en la asignación de subsidios para favorecer el crecimiento de feedlots.

Los bienes del funcionario se completan con la compra de un Citroën C3 en 78.800 pesos, que donó a su hijo Wenceslao, de 19 años.

$ 100.000Salario mensual

Es lo que declaró de ingresos por su cargo como jefe de la AFIP

US$ 56.465De ahorro

El hombre encargado del cepo cambiario declaró tener dólares

EN EL CENTRO DE TODAS LAS MIRADAS

Ricardo Echegaray atrae todas las miradas políticas de sus vecinos, que lo ven con asiduidad haciendo ejercicio en el barrio cerrado de Talar del Lago, en Tigre, pero también todas las miradas políticas. Es el protagonista de las medidas económicas que le pusieron un cepo al dólar. Nadie puede conseguir moneda norteamericana en el mercado legal si no cubre los requisitos que impuso la AFIP comandada por Echegaray.

Su aplicativo para autorizar operaciones de cambio tiene cada vez menos opciones para los que quieren comprar dólares. La idea es no permitir que se filtre un billete verde en el mercado.

Echegaray también es el dueño de la calculadora que mes a mes le da buenas noticias a la presidenta Cristina Kirchner cuando -inflación mediante- le comunica la cifra de aumento de la recaudación fiscal, un dato clave de la economía para mantener equilibradas las variables.

Pero también es el hombre que quedó en el centro de la escena en el escándalo que envolvió la quiebra de Ciccone Calcográfica.

De hecho, la semana pasada un fiscal lo imputó en la causa en la que se investiga al vicepresidente Amado Boudou, pues entendió que hay que profundizar las condiciones en las que la AFIP otorgó a los nuevos dueños de la imprenta facilidades para pagar sus deudas con el fisco. Echegaray convocó a Boudou para que opinara si se debía dar esas facilidades a los empresarios, que la Justicia sospecha que son sus amigos.

A cargo de la Aduana, es el que tiene la llave para la entrada de productos al país, cuyo ingreso cuida celosamente el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Cargando...