Duros cruces por la política cultural

Desde el escenario, los funcionarios responsables de las áreas de Educación en el país y de la Cultura en la ciudad de Buenos Aires; desde el auditorio, sus nutridas "hinchadas", mezcladas entre editores, escritores y público en general, volvieron a convertir el acto de apertura de la Feria del Libro en un mitin político plagado de duros cruces verbales y un contrapunto discursivo.

La reforma del Gobierno en las normas para la importación de libros motivaron la disputa en la que, con un tono más conciliador pero no por eso carente de firmeza, intervino también el presidente de la Fundación El libro, Gustavo Canevaro, quien inició la ronda de alocuciones.

"Hoy no podemos dejar de hacer algunas reflexiones sobre el panorama confuso que está atravesando la industria editorial argentina", dijo Canevaro y, en nombre de las asociaciones de editores, papeleros y libreros del país, recomendó que "se trabaje sin pausa en generar una cadena de valor eficiente que contemple la exención de controles de dudosa necesidad, como el de plomo en tintas, cuya aplicación sólo agregará costos inútiles y trabas que complicarán la comercialización del libro".

Canevaro abogó en reiteradas oportunidades durante su discurso por la "diversidad de oferta bibliográfica" y la libre circulación de bienes culturales.

Luego fue el turno del director nacional de industrias culturales de la Secretaría de Cultura de la Nación, Rodolfo Hamawi, que centró su presentación en el concepto de la soberanía. "En nuestro país no hay ninguna prohibición para la importación de libros, nadie intenta imponer contenidos ni el Estado interfiere sobre los libros que se editan o importan", dijo, entre otras afirmaciones que despertaron los primeros aplausos de un sector del público ubicado en las primeras filas, entre los invitados especiales.

Otro grupo, pero sentado en el fondo, en el sector del público, aplaudió y vivó con fuerza cuando el orador fue el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi. "Queremos libros rectangulares, cuadrados, circulares, livianos y pesados. En blanco y negro, y en colores, para niños y para adultos, en castellano, inglés, francés, portugués, alemán? Libros en papel y libros electrónicos", dijo Lombardi.

Igual que lo ocurrido el año pasado, en el acto de apertura de la Feria, a Lombardi le respondió el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, que fue aplaudido en el momento de subir al escenario. En 2011 el cruce se produjo en plena campaña electoral.

"Pienso que no sea sensato jugar a un aplausómetro... pero no vamos a aceptar ningún tipo de afirmaciones engañosas", dijo Sileoni, quien coincidió con Hamawi. "No hay un solo libro que esté parado en la Aduana, que esté impedido de ingresar al país. Los que creían que era lo mismo producir caramelos que acero hoy gobiernan la ciudad de Buenos Aires", dijo.

El futuro

El lema que guía la realización de la Feria este año, "Un futuro con libros", puede, según anticipó Canevaro, "tener muchas interpretaciones". Y así fue en ese mismo acto.

En su parecer ,"expresa un deseo y un compromiso que, al dirigirse a los libros, incluye también a quienes les dan vida: los lectores". Para Sileoni "no es casual que hoy miremos al futuro", porque "el futuro se postula desde el presente" y "tenemos que cuidar este presente con un pensamiento argentino, nacional y no xenófobo" para poder "pensar el futuro con orgullo y esperanza recuperada".

Para Lombardi, "un futuro con libros se construye con un presente con libros". Para el funcionario porteño, "entorpecer la libre circulación de los libros es entorpecer la difusión de las ideas".

Volvió a las medidas que regulan la importación de libros y dijo que los más afectados serán los lectores. "La Argentina produce aproximadamente el 12,5% de los títulos que se editan en idioma español, lo cual significa que cualquier restricción impuesta al ingreso de libros impedirá al lector argentino el acceso al 87,5% de los títulos que cada año se publican en nuestro idioma, por no mencionar lo editado en otras lenguas. Son los lectores las víctimas", dijo.

En la segunda fila del auditorio, involuntarios testigos del show político, estaban Hermes Binner, líder del Frente Amplio Progresista; Vilma Martínez, embajadora de Estados Unidos; Francisco del Río López, embajador de México; Jorge Telerman, ex jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, y un nutrido grupo de funcionarios del Ministerio de Educación de Nación.

Agenda de hoy: 20 de abril

A las 16.30SALA JAVIER VILLAFAÑE

"Nuevas tecnologías" Mesa redonda. Con D. Rodríguez Muiglio, P. Menegol. Presenta: Roberto "Tito" Cossa. Coordina: Alberto Catena.

A las 18SALA ALFONSINA STORNI

Presentación de libro "Juan Bautista Alberdi y la independencia argentina. La fuerza del pensamiento y de la escritura". Diana Quattrocchi-Woisson. Participan: Eugenio Zaffaroni, Gustavo Lugones, Marie-Christine Lemardeley, Horacio González y la autora.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK