"Las dragonas" acusan a Buzzi de traicionar a los trabajadores

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

COMODORO RIVADAVIA.- En otro día sin avances en las negociaciones por el conflicto del yacimiento Cerro Dragón , el protagonismo se lo llevó ayer un grupo de 60 mujeres. Desafiando el viento helado, marcharon durante cuatro horas por el centro de esta ciudad y agregaron condimento político a la protesta que desde hace ocho días mantiene en vilo a la provincia: responsabilizaron por el agravamiento de la situación al gobernador Martín Buzzi , a quien acusaron de "traidor".

Son las esposas y las hijas de Los Dragones, el grupo de obreros de la construcción que el jueves pasado protagonizó una toma violenta del yacimiento de gas y petróleo ubicado a 75 kilómetros de esta ciudad y que aún mantiene cortadas las rutas de acceso al lugar, en reclamo de mejoras salariales.

Tan identificadas están ellas con estas protestas que acompañan desde su inicio, en 2005, que se hacen llamar "las dragonas". Y no dudan en escupir fuego: "Buzzi, traidor, para tu campaña te servimos", dice la bandera blanca con letras negras que llevan las mujeres ubicadas en la primera fila de la manifestación.

Con bombos y redoblantes, la marcha altera el ritmo de las calles de esta ciudad. "Buzzi, hacete cargo de las víctimas", dice la pancarta que sostiene Gerónima Riveros, una mujer de 42 años, madre de cinco hijos, y esposa de un empleado de Contrera Hermanos, una de las empresas contratistas de Pan American Energy (PAE), la compañía con capitales británicos que opera el yacimiento. "Estamos peleando por la dignidad laboral de nuestros esposos. No podemos dejarlos solos", explica. Fornida, de un metro sesenta, Gerónima tiene los labios apenas pintados y un saco descolorido.

"Los trabajadores explotaron de ira porque hace un año que no nos dan respuestas", acota, con los ojos llorosos por el viento, María Jaques, de 53 años, para justificar los destrozos hechos durante la toma del yacimiento. Viste una campera deportiva negra con un dragón blanco estampado en la solapa derecha.

Aunque sus maridos cobran sueldos de 10.000 pesos, sus vestimentas gastadas son similares a las que se ven en manifestaciones en el Gran Buenos Aires. "Acá un alquiler te cuesta 4000 pesos y el kilo de milanesas sale 60 pesos. Imaginate si tenés que cocinar para tres chicos", se indigna Rosa Parada, de 39 años.

La primera estación de la marcha es en la sede de la municipalidad. "Las dragonas" se mueven con destreza. En pocos minutos, el edificio queda empapelado con copias de una foto que ellas muestran como la prueba de la traición. Con los brazos en alto y las manos entrelazadas, se ve sonrientes a Buzzi, al ex gobernador Mario Das Neves y al líder de Los Dragones, Raúl Murga. La imagen corresponde al cierre de campaña electoral en marzo del año pasado.

La relación que unía al oficialismo local con Los Dragones fue admitida ayer por Das Neves. El ex gobernador rompió el silencio para desmentir las declaraciones del secretario de Seguridad de la Nación, que lo había acusado de haber estado detrás de la ocupación del yacimiento. "Repudio la actitud violenta de este grupo, pero nadie puede hacerse el distraído. Los Dragones surgieron en 2006, porque la Uocra no los contenía, y nosotros los atendimos porque era nuestra responsabilidad como gobierno resolver los problemas. Todos conocen a Los Dragones: Bulgheroni [accionista de PAE], Eskenazi [ex accionista de YPF]?, el actual gobernador era intendente de Comodoro y los conocía", afirmó Das Neves. Ante una consulta de LA NACION, voceros de Buzzi prefirieron guardar silencio.

La segunda parada de la marcha es la sede de PAE. Una de las entradas está custodiada por efectivos de infantería. La otra está bloqueada con alambres de púa. Con un megáfono, una de las más jóvenes reúne al grupo. "Somos mujeres y madres de familia, así que no podemos hacer destrozos", advierte Elena Murga, de 26 años. Esposa de un obrero del yacimiento, es la hija del líder de Los Dragones y una de las organizadoras. "Las de atrás canten; si no, ¿para qué mierda vinieron?", arengó a sus compañeras. Nadie afloja. El final del conflicto está abierto.

Buzzi: "Que asuman su responsabilidad"

COMODORO RIVADAVIA - "Haremos todo lo que tenemos que hacer para que la mesa de negociaciones funcione", aseguró anoche el gobernador Martín Buzzi, al reclamar que "los dragones se hagan cargo de los destrozos y desmanes que hicieron allá arriba (por el yacimiento) y la empresa asuma su responsabilidad por haber llegado a este punto", tras reunirse con las empresas de servicios petroleros y los sindicatos de petroleros privados y jerárquicos del Chubut. Afirmó, además, que a la Justicia le espera "un trabajo importante para dar con los responsables de los hechos de vandalismo y la paralización de la producción".

Cargando...