Docentes y alumnos de escuelas técnicas marcharán en protesta de las reformas del gobierno porteño

El Ministerio de Educación porteño impulsa una reforma en los planes de estudio de las escuelas técnicas de Ciudad de Buenos Aires para cumplir con la resolución nacional que exige la homologación de títulos. Alumnos, docentes y padres reclaman la suspensión de las nuevas currículas. Piden que no se suspendan materias como dibujo técnico y educación cívica, que no se quiten horas de práctica ni de laboratorio y que cada modificación esté consensuada con la comunidad educativa. El próximo miércoles se hará entrega de un petitorio firmado por los integrantes de 31 de las 38 escuelas técnicas.

"Pedimos que se retroceda sobre lo que se hizo y que se trabaje democráticamente con las comunidades educativas para generar ese cambio", explica a LA NACION Sofía Devita, alumna de sexto año y vocera del centro de estudiantes Fernando Fader.

Según una resolución aprobada por el Consejo Federal de Educación en 2009 las escuelas técnicas deben realizar una reforma en su currícula para poder nivelar los contenidos con los de las instituciones educativas de la misma especialidad y así lograr que el título tenga validez nacional. Esto se aplicó en todo el país menos en Neuquén y en la Ciudad de Buenos Aires.

Devita asegura que todos acuerdan en hacer la homologación de títulos porque esto permitiría su validez en todo el país. Aunque remarca que es clave determinar cómo se hará esa equivalencia. "Queremos un cambio que sume. Si hay que agregar horas que se haga, actualicemos el contenido pero que no nos saquen las materias básicas de la educación técnica".

Héctor Cova, secretario general de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET) en la ciudad, sostiene a este medio que desde el sindicato "se elevaron dos proyectos para el cambio de currícula de las especialidades de electrónica y mecánica, estos fueron consensuados con el INET (Instituto Nacional de Educación Tecnológica) y, sin embargo, en Ciudad, armaron su propio plan de estudios sin tener en cuenta la propuesta".

Para Cova el problema está en si el cambio de contenidos se va a regir según la polémica Ley Federal sancionada durante el menemismo , o de acuerdo a la Ley de Educación Técnica. "En aquel momento se estuvo en contra de la Ley Federal porque no representaba al técnico medio. Hacer que las materias prácticas sean optativas no tiene nada que ver con la escuela técnica. "

"Ahora se hace lo mismo, pusieron arte y sacaron horas de dibujo técnico sacan la enseñanza de gas para construcciones que es lo que permite la matriculación y los químicos tienen menos horas de laboratorio", se queja Cova. Y agrega: "Hay gente que está ambicionando políticamente, la segunda línea de la dirección de currícula, ellos quieren la Ley Federal".

Reclamo conjunto

Sofía Devita cuenta orgullosa y sorprendida que esto de hacer un reclamo conjunto entre docentes y alumnos es histórico. Es que, según ella, "no puede haber nadie que esté en contra de este pedido. Es una mano en el bolsillo de los docentes y una mano en nuestro título. Es un ataque de lleno a la educación técnica".

Una docente de la escuela Fader, que decidió reservar su identidad para preservar su trabajo, explica que no apoya a los alumnos "por un capricho" sino porque defiende a la escuela técnica. "Espero que se cambie la currícula porque los programas están caducos pero que las escuelas no pierdan su identidad en pos de la homologación, que no se saquen los talleres y que los docentes no pierdan sus cargos".

En un reclamo conjunto, alumnos, docentes y padres participarán el miércoles de una marcha organizada por las escuelas técnicas para exigir la suspensión inmediata de los cambios que, según la docente y Devita, no fueron consensuados con la comunidad educativa.

LA NACION intentó reiteradas veces comunicarse con funcionarios del Ministerio de Educación de la Ciudad y no obtuvo respuesta sobre la marcha que se realizará el próximo miércoles.

Melanie Berdichevcky

Cargando...