Diego Kravetz: "El kirchnerismo para mí es una etapa terminada"

MÁS DESTACADO EN ARGENTINA

Luego de su paso por la Legislatura porteña y lejos de continuar con su rumbo político, el ex diputado porteño por el Frente para la Victoria, Diego Kravetz, decidió dedicarse a su labor profesional al frente de su consultora política e incursionar en el periodismo con un programa de TV llamado Políticos al asador , con la conducción de Flavia Palmiero. Se trata de un espacio al que Kravetz define como "descontracturado" en el que "el político habla de política pero también de cosas que lo definen como persona".

En diálogo con LA NACION, sostuvo, sobre su paso por el kirchnerismo que "es una etapa terminada", y que si bien no piensa en profundidad sobre las elecciones del próximo año, no descarta ninguna posible candidatura. Como posible alternativa menciona al ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández, con quien comparte una amistad de años, y a quien define como "uno de los dirigentes más inteligentes que tiene este país".

¿Cuál es su postura frente a la posible reforma constitucional?

En contra. Una posible reforma siempre esconde una discusión de poder. Y por esa discusión se pierde el fondo, que es la norma fundamental de la República. Hay que ser más que cuidadoso cuando se abre este debate. Cuando se discute sobre la reelección, empiezan las dificultades en relación a adecuar el resto de las normas a esta discusión. El kirchnerismo empezó su gestión intentando aportar calma a una Argentina que venía convulsionada del 2001 y tratando de que sea un país normal. Pero para un país normal se necesitan reglas claras. Entonces no se puede reformar la constitución en base a los deseos de una persona en función de sus ambiciones de poder.

En caso de no concretarse dicha reforma ¿Quién crees que será el sucesor?

Con este tema, se abre dentro del oficialismo, una discusión muy importante, sobre todo por lo que hoy es el oficialismo. Originalmente, era un espacio muy abierto y plural y ahora es cada vez más cerrado y refractario a incorporar nuevos dirigentes u otras fuerzas políticas. Quién puede ser sucesor y como ellos mismos lo sostienen, es alguien del riñón y de los más puros del kirchnerismo. Es difícil saber qué entiende Cristina por "el más puro". Si miramos a su alrededor, hay que ver el sapo que termino siendo Amado Boudou. Sería mucho más lógico pensar en un sucesor como aquella persona que ha sido fiel, como Daniel Scioli, que en tratar de encontrar al tipo más obsecuente de Cristina. Creo que hoy va a costar mucho que encuentren a esa persona que se transforme en Presidente de la República.

¿Coincidís en algún punto con la gestión de Cristina?

No, no tengo coincidencia con esta gestión. Tengo la concepción de país industrialista y para eso hay que hacer medidas proteccionistas del sector, dentro de las normas en la cuales uno se tiene que manejar. En este Gobierno el superávit es un dogma. A toda costa hay que tratar de tener superávit y hacen mil medidas equivocadas que terminan siendo una parche de la otra para mantener ese superávit. Eso es un error. Hay parados productos en la aduana, paralizadas ramas de la industria, cepo a todo lo que es compra y venta de divisas. Todo por querer mostrar una balanza equilibrada y controlada, cuando la verdad es que no la pueden mostrar hoy, y tampoco es necesario. Son cuestiones estratégicas y coyunturales, dogmas que se instalan como si fueran verdaderas absolutas. El superávit fiscal no es una verdad absoluta y no hay q romper todas las normas para que este exista. Hay que tener un equipo económico más avezado para manejar las normas que existen con un poco más de dirigencia sin entrar en esta cosas calamitosas.

¿Por qué crees que el Gobierno tiene esa postura de negar la elevada inflación que denuncia mucha gente?

Me acuerdo de la discusión que hubo respecto del INDEC. Yo estaba justo muy adentro del kirchnerismo. Ahí empezaron a discutirse los cambios en este organismo y se decía que tenían que ver con la manipulación de los datos, en relación a ciertos bonos atados a la variable inflacionaria. Hasta ahí, puede ser un mecanismo de discusión: Pero después se transformó en una herramienta que termino haciendo sentir mal a todo el mundo, porque da la sensación de que te mienten en la cara. No te sirve para discutir, tampoco para planificar una política, que es para lo que sirven los sistemas estadísticos. Hoy no sirve ni para diseñar políticas y encima le mienten a la gente No le veo ningún sentido, es otro dogma al igual que el superávit. Son cosas que se llevan a un lugar exagerado, innecesario e irritativo, pero que tampoco tienen en claro como saldrían de ahí ahora.

¿Cuál es tu opinión respecto a la iniciativa del voto a partir de los 16 años?

En contra. Lo entiendo como un tema de coyuntura electoral. Se busca ampliar su base por su llegada a los jóvenes, y tener más base de voto. Son normas de poder que se plantean en cuestiones coyunturales. Es importante la iniciativa, pero el motivo por el cual se hace es para tener unos votos más. Si vamos a discutir la problemática de los chicos de 16 años discutámosla en su totalidad. , No es que "te doy el voto y con eso listo", Me parece que hay problemáticas mucho más prioritarias que un voto.

¿Qué lectura haces sobre el traspaso de los fondos judiciales del Banco Ciudad al Nación?

Me parece un despropósito que representantes de la Ciudad voten a favor de normas que terminan perjudicando a los porteños. Es el caso de Héller, Felletti y Filmus. La verdad que es un disparate porque el Banco Ciudad es el banco que más presta a los porteños que tienen quizás más imposibilidad de llegar al crédito. Que los que nos representan a nivel nacional voten esto, me parece terrible. No hay ninguna justificación. Ahora muchos porteños no podrán acceder a créditos y eso me parece algo ilógico. Se pelean con Macri y le revolean el subte, le sacan el banco, lo quieren mostrar como un mal administrador pero sólo generan perjudicar a los porteños por la pelea que mantienen entre ambos gobiernos. El Banco Ciudad es de todos.

Respecto a la marcha llevada recientemente a cabo en Plaza de Mayo y los cacerolazos, ¿crees que se está generando un descontento social?

Si uno ve las encuestas, sea amigo o no del Gobierno, ve que hay cosas para prestar atención. Hay descontento con la gestión de Cristina, con la gestión de Macri.Hay una mayor cantidad de gente que desaprueba más que aprueba la gestión de uno u otro. El 70 por ciento de la gente repudia el accionar de la oposición, no le gusta el oficialismo, pero tampoco la oposición. O sea, volvemos a entrar en una lógica anti-política, donde la política no está logrando encontrar ni el discurso ni las herramientas que la acerque a la gente. Ahí es donde hay que prestar atención. Yo no diría que fue una plaza anti-cristinista. Si había mucha gente que se manifestó en contra pero también mostró que no hay ningún político que capitalice ese descontento, porque la gente está enojada con todos y cada uno y eso es porque algo estamos haciendo mal.

Pensando en la próximas elecciones legislativas, ¿qué proyectos manejás?

Estoy esperando. En la política, en la sociedad y en la Ciudad quedó muy partida la cosa. O sos kirchnerista o macrista. Mi idea es retomar la política. El que ama la política no la deja nunca. Tengo en mente ayudar a armar una alternativa tanto para la Ciudad como para Nación. Así que sigo hablando y juntándome con diferentes fuerzas pensando en esto y viendo como se presentará el año que viene. Con Alberto Fernández haría política, hablo mucho, no lo descarto. Es uno de los dirigentes más inteligentes que tiene este país y hay pocos que tengan la experiencia de haber administrado el poder. Y más en un período tan complejo y exitoso como el que administró. Tenemos la idea de tener una fuerza lo más amplia posible, hay mucha gente con la cual uno ya ha convivido y posiblemente se junte, y con otros con los cuales no.

¿Volverías de la mano del kirchnerismo?

No. El kirchnerismo para mi es una etapa terminada. Hay bastantes dirigentes descontentos con el kirchnerismo. Prefiero ir con aquellos que no han estado allí, que son de otra generación, que en muchos casos compartimos ideas e ideales. Empieza una etapa de sucesiones muy importantes ya sea en la Nación, la Ciudad o la provincia de Buenos Aires. Y eso genera una perspectiva que se abre. No es sólo un cambio de gente. Creo que empieza a tomar color la llegada de otras personas al poder.

Por Magalí Fernández

Cargando...