Un dedo falso permite incrementar nuestro sentido del tacto

MÁS DESTACADO EN TECNOLOGÍA

Una segunda piel con electrodos de oro para incrementar nuestro sentido del tacto, es lo que han desarrollado científicos estadounidenses haciendo uso de los últimos avances en nanotecnología.

El equipo de investigadores de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, Estados Unidos, presentó en la revista IOPS Science and Medicine un dedo de goma con sensores especial que permiten a quien lo usa calibrar con mejor precisión factores como la temperatura, presión o grosor de un material que esté tocando con ese dedo.

En un principio, se calcula que el invento podría ser muy útil para médicos cirujanos, pero en un futuro podría pavimentar el camino hacia la fabricación de dispositivos que nos permitan disponer de un sentido de "tacto virtual".

Nanoelectrodos de oro

El dedo artificial está hecho a base de goma de silicona al que se le acopló una circuito flexible hecho con láminas de poliamida. En el interior de estas láminas se ubicaron unos finos electrodos de oro y en el exterior se colocaron sensores que regulan la sensación amplificada del tacto.

Según explicaron los científicos, cuando la persona se lo coloca en el dedo nota un cosquilleo causado por pequeñas corrientes eléctricas reguladas por estos sensores dependiendo del material que se toca. Este sistema eléctrico, explicaron, se alimenta de la energía proporcionada por una batería acoplada en la muñeca del usuario.

Tacto virtual

De acuerdo al trabajo, la idea de usar estimulaciones eléctricas moduladas para optimizar nuestras sensaciones cutáneas no es nueva. Los primeros estudios se desarrollaron en la década de los 50, y durante los 70 se exploró la posibilidad de aplicarlo en la elaboración de aparatos y pantallas para personas con discapacidad visual.

Pero los últimos avances en materia de sensores y sistemas electrónicos flexibles, ha permitido el desarrollo de dispositivos electrónicos adaptables y no invasivos.

MC10, empresa estadounidense a cargo de comercializar esta tecnología trabaja ahora en conjunción con la firma Medronic para elaborar un sistema que permita colocar esta segunda piel en el interior de las paredes del corazón para monitorear su funcionamiento, sobre todo en personas con ritmo cardíaco irregular.

También se adelantó que MC10 está trabajando con la compañía deportiva Reebok en un producto que saldría a la venta a final de año.

Cargando...