El debate se extiende a las propias escuelas

La propuesta para permitir el voto de los chicos de 16 años genera un arduo debate, aun en instituciones que históricamente tienen un alto grado de participación política entre los estudiantes.

Posiciones distintas expusieron, al ser consultados por LA NACION, los rectores del Colegio Nacional de Buenos Aires, Gustavo Zorzoli, y de la Escuela Carlos Pellegrini, Marcelo Ricardo Roitbarg.

Mientras Zorzoli consideró que la iniciativa "no tiene fundamento", Roitbarg ve con buenos ojos el proyecto, "siempre que el voto no sea obligatorio".

"La ley nacional de educación que sancionó el gobierno de Néstor Kirchner dispuso que uno de los ejes del secundario es la formación de los chicos en el ejercicio responsable de la ciudadanía. No podemos confiarles el derecho a votar si no terminaron de recibir esa formación", opinó Zorzoli, que diariamente recibe a 2250 alumnos secundarios en la institución.

El rector advirtió, además, que el 50% de los estudiantes no termina el secundario, por lo cual estarían emitiendo el sufragio chicos que no reciben la formación ni la información necesaria. "Hay otras prioridades y urgencias", estimó.

Roitbarg, en cambio, confía "en el compromiso y el interés de los estudiantes por los grandes temas nacionales" y no ve la participación política como algo negativo.

Si bien aclaró que el Pellegrini y el Nacional de Buenos Aires son dos casos atípicos, no comparables con el resto de los colegios secundarios del país, se mostró partidario de "fomentar la confrontación de ideas y el pensamiento crítico", además de desalentar la estructura rígida del pensamiento único.

A su colega Zorzoli no le preocupa la presencia de la política en la escuela secundaria, pero advirtió sobre "problemas de escala", al señalar que se fomenta el voto de los chicos para elegir autoridades nacionales, cuando no participan de la elección de las autoridades de su propia escuela.

En ambos colegios, que dependen de la Universidad de Buenos Aires, la participación en las elecciones estudiantiles supera el 70%, aunque los dos rectores coinciden en que ese parámetro no se traslada al resto de las instituciones. No todos las escuelas secundarias tienen centros de estudiantes, advirtieron.

En colegios privados, la iniciativa generó incertidumbre y, en algunos casos, críticas. Alejandro De Oto Gilotaux, director del colegio Los Robles, advirtió a LA NACION que "los alumnos del secundario se llevan cada vez más materias a examen, toman cada vez más colegios y el 50% no logra terminar la escuela".

"Cuando el senador Aníbal Fernández defiende la iniciativa no sé si nos toma el pelo o manipula la realidad para su conveniencia electoral", resumió el directivo, que lleva más de 20 años en el área educativa.

Cargando...