A días de mortal explosión, Congo no ha enviado ayuda coordinada

BRAZZAVILLE, República del Congo (AP) — A tres días de la catastrófica explosión que acabó con una sección de la capital de República del Congo no se ha emprendido un esfuerzo coordinado de ayuda, confirmaron el miércoles las autoridades, lo que vuelve menos probable que otras personas sean sacadas con vida de las casas derrumbadas.

Los caminos que llevan al sitio de la explosión han sido cerrados por agentes equipados con chalecos antibalas. La Cruz Roja no ha recibido la autorización para ingresar, dijo el vocero Delphin Kibakidi.

Y las columnas de soldados y bomberos que pueden entrar se están concentrando en apagar las llamas que todavía están encendidas en el depósito militar que se incendió el domingo, provocando una serie de explosiones tan poderosas que hicieron volar los techos a 1,5 kilómetros (una milla) a la redonda.

"El único esfuerzo de rescate fue realizado por las personas que viven ahí y quienes regresaron a sacar de los escombros los cuerpos de sus seres queridos", dijo un capitán del ejército que acompañó a un equipo de reporteros a un recorrido por el área de desastre y que solicitó no ser identificado porque no estaba autorizado a hablar del tema.

"Dudo que alguien esté con vida y, en ese caso, tendrán que esperar hasta que se extinga el fuego porque es demasiado peligroso. Todavía hay bombas sin detonar", añadió mientras señalaba unos escombros que ardían lentamente donde trabajaba un equipo de soldados.

Al menos 246 personas murieron después de que el incendio en la armería catapultó granadas, morteros, cohetes y otras municiones hacia un populoso vecindario de la capital Brazzaville, de acuerdo con la prensa local.

Es posible que la cifra de muertos aumente a medida que se retiren los escombros. Con un simple recorrido por la zona se puede detectar a intervalos frecuentes el hedor de carne en descomposición. También se ven concentraciones de moscas sobre losas de cemento. En un punto, las moscas se movían sobre una mancha en la tierra, manchada al parecer con sangre.

El sitio se transformó en un páramo de metales retorcidos y zapatos de niños, de casas destruidas y pedazos de papel, incluyendo la lista de compras de una mujer y el sonograma de otra.

El gobierno anunció un periodo de luto nacional desde el martes y hasta que las víctimas sean sepultadas, en una fecha desconocida.

___

Los periodistas de The Associated Press Saleh Mwanamilongo y Louis Okamba en Brazzaville, y Michelle Faul en Johanesburgo colaboraron con este despacho.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK