El dólar turista sólo se podrá comprar con dinero bancarizado

La posibilidad de adquirir divisas para ser utilizadas para cubrir gastos por viajes al exterior y acceder así al "dólar turista" con dinero en efectivo en casas o agencias de cambio quedó vedada desde ayer.

La prohibición para seguir operando de esta manera intenta un blanqueo total de estas transacciones, que, de aquí en más, sólo podrán ser cursadas con dinero previamente bancarizado.

"A partir del día de la fecha, y por modificaciones normativas las operaciones de venta de billetes y cheques de viajeros a residentes, sólo podrán cobrarse a través de débito en la cuenta del cliente, cheque del mismo o proveniente de una transferencia desde su cuenta en otra entidad bancaria", reza la comunicación recibida ayer por los operadores del sector, que ven en esta disposición un "golpe mortal" a una actividad que ya languidece desde que el Gobierno instauró, tras las elecciones, el férreo cepo cambiario.

La indicación surge de interpretar la circular "A" 5318 con que el Banco Central (BCRA) introdujo el pasado jueves los últimos retoques a la normativa al solo efecto de oficializar que estaba prohibida la compra de divisas extranjeras con el único fin de ahorrar.

La Cámara Argentina de Casas y Agencias de Cambio (Cadecac), es decir, la entidad que las agrupa y representa, habría sido la encargada de transmitir la orden tras recibir una "indicación oficial" para interpretar de esa manera algunos puntos no demasiado claros de esa circular.

"La indicación va en línea con la decisión oficial de bancarizar todas las operaciones cambiarias", admitieron a LA NACION desde el propio BCRA, dando a entender que no fueron ajenos a la forma en que se hizo llegar la instrucción a este tipo de entidades.

En el punto 3.11 de la circular mencionada el BCRA ya había establecido que deben ser realizadas de esta forma "las ventas a residentes en concepto de servicios o rentas", pero además de mencionar la cancelación con cheque, transferencia o débito dejaba abierta la posibilidad de hacerla por "alguna de las modalidades de medios de pago vigentes", lo que llamaba a confusión.

La medida es un paso más en el perfeccionamiento del cepo cambiario, pero, se presume, sólo precipitará el proceso de ajuste que ya muestra un sector en el que conviven más de 90 empresas, entre casas (40), agencias (24) y operadores de cambio (30), según la estadística oficial.

"Nos lleva a un callejón sin salida", explicaron en una de las entidades afectadas. "Imaginate que, como casa de cambio, no tenemos la posibilidad de abrirle al cliente que venga con la plata en la mano una cuenta bancaria. Y si le decimos que vuelva con un cheque, lo más probable es que directamente haga la operación en el propio banco que lo libró para no tener que hacer dos trámites", señaló, desconsolado, Esteban, empleado de una agencia que siente la soledad que lo acompaña en el mostrador desde hace meses como la antesala de un próximo despido. "Ya me veo sobreviviendo como arbolito y teniendo que comerme la cana cada vez que al Gobierno se le ocurra mostrar que controla", insistió, tras reconocer haber recibido ayer la nueva instrucción.

Entre los operadores el panorama es muy sombrío. Sienten que han quedado atrapados en un callejón del que no podrán salir. El volumen de negocios que manejaba este tipo de entidades se redujo a la mitad tras la instauración a fin de octubre del cepo cambiario.

Pero se terminó de evaporar, literalmente, en mayo cuando la AFIP rechazó casi la totalidad de los pedidos de compra de divisas de particulares, en lo que sería un preaviso de la prohibición para comprar (salvo contadas excepciones) dólares que se reconocería un mes y medio después.

La oficialización del dólar turista como un tipo de cambio más (virtualmente, el único al alcance de los minoristas a precio oficial) y la creación de un canal para que se manejen las excepciones (para atender demandas de quienes ocasionalmente tienen actividades en el exterior o sufrieran imprevistos en ocasión de su estadía en el exterior que justifiquen mayores gastos) les hizo creer que recuperarían al menos una porción minúscula del negocio cambiario.

Pero ayer comprendieron que esa ilusión era vana. Por eso se cree que la lista de agentes que ya le pidieron sin éxito al BCRA suspender su actividad (una nómina que hasta aquí estaría formada por Aeromar, Cambios Norte y Giovinazzo) se tienda a engrosar en las próximas semanas, poniendo en riesgo unos 3000 puestos de trabajo.

90Casas, agencias y operadores

Actúan legalmente en el mercado cambiario. Creen que la nueva norma pone en riesgo la supervivencia de la mitad.

CRISTINA PESIFICÓ SU DEPÓSITO DE US$ 3 MILLONES

La presidenta Cristina Kirchner pesificó un depósito bancario de más de 3 millones de dólares, tal como lo había anunciado hace un mes, y lo transfirió a una cuenta en el Banco Nación, en una iniciativa dirigida a legitimar el cepo cambiario por el cual el Banco Central prohibió la compra de dólares al público para atesoramiento luego de que la restricción rigió de hecho desde octubre pasado. Sin embargo, en el Gobierno nadie informó si el resto del gabinete había hecho lo mismo, tal como lo reclamó la jefa del Estado por cadena nacional. La suma de la Presidenta superaba los 3 millones de dólares, según se desprende de las declaraciones juradas patrimoniales presentadas ante la Oficina Anticorrupción en 2011.

"LOS DÓLARES NO DEBEN ESTAR OCIOSOS"

La decisión del Banco Central (BCRA) de prohibir la compra de moneda extranjera para atesoramiento no se debe a que en el país exista una escasez de dólares, sino a que las autoridades quieren evitar que el dinero permanezca "ocioso". Así lo aclaró ayer la titular del organismo, Mercedes Marcó del Pont, en declaraciones a Radio Continental.

"Hoy podemos decir que no tenemos escasez estructural de dólares, pero sí que esos dólares que tenemos no podemos darnos el lujo de que se desplacen fuera del circuito de la producción y queden ociosos, sino que tienen que ser utilizados permanentemente para garantizar el crecimiento económico", dijo Marcó del Pont, para quien una parte de los argentinos tiene la "pulsión" de ahorrar en dólares.

El jueves pasado, el BCRA oficializó la prohibición de comprar dólares para atesoramiento, prohibición que ya se estaba llevando a cabo de hecho, pues las solicitudes de los compradores en el sitio de la AFIP no tenían respuesta.

Sobre la decisión de prohibir que los préstamos hipotecarios se conviertan a dólares, la funcionaria dijo que la intención del Gobierno es cambiar una "actitud cultural".

Cargando...