El dólar corre atrás de los precios

Cristina Fernández de KirchnerPresidenta de la Nación

Discurso con motivo del Día de la Industria"El tipo de cambio no está retrasado"FALSO

Esta semana el debate público tuvo mucho de adolescentes y votos, denuncias de espionaje a la Presidenta en Santa Cruz, cruces del Gobierno con uno de los principales empresarios de la Argentina que osó decir que "hace dos años que no hay inversión en serio" y dos

discursos por cadena nacional de Cristina Fernández de Kirchner. La Presidenta habló de la evolución de la industria y las cuentas provinciales, anunció inversiones norteamericanas y obras de saneamiento en 14 municipios, brindó cifras de turismo y, también, se refirió al dólar.

"El tipo de cambio no está retrasado", dijo en su discurso en Tecnópolis con motivo del Día de la Industria. Los cálculos de Chequeado.com, que toman como base datos oficiales del país, de los Estados Unidos, de Brasil, y de la Unión Europea, no permiten coincidir con tal afirmación.

Usualmente se considera que el nivel de tipo de cambio está retrasado cuando su valor nominal (el que figura en las casas de cambio y al que se liquidan las exportaciones e importaciones del país), se ve en realidad deteriorado por los incrementos de precios internos, incluso cuando se corrigen por los sufridos en otros socios comerciales.

¿Por qué se dice retrasado? Porque al producirse un aumento de los precios internos superior al ritmo de devaluación, se supone que los productos y servicios producidos en el país pierden competitividad, se encarecen respecto a los importados.

Claro que no sólo el tipo de cambio afecta esa competitividad. Con la misma relación dólar-peso, si la productividad -o sea la cantidad de productos que se obtiene con cierta cantidad y calidad de equipos, mano de obra o gestión empresarial- aumentara, también se lograría que los productos y servicios argentinos mantuvieran o incluso mejoraran sus posibilidades de competir en los mercados internacionales y defenderse en el mercado interno, sin necesidad de protección adicional.

Los incrementos en productividad que se produjeron hasta 2008 no fueron suficientes para compensar la brecha de productivdad existente con los países desarrollados, entre ellos los Estados Unidos (más información sobre este punto en: PNUD: La Argentina del largo plazo ). Por ello el nivel de tipo de cambio sigue siendo decisivo para determinar qué se puede exportar y cuán "baratos" relativamente son los bienes -y servicios, como turismo por ejemplo- importados (ver: Cristina Fernández: 'Hemos aumentado la productividad un 5% anual'" ).

¿Qué pasa entonces? Si la relación dólar-peso, real brasileño-peso o euro-peso sube, pero no tanto como suben los precios internos, puede decirse que el tipo de cambio se deteriora. Esto es lo que la Presidenta dice que no pasa. Pero pasa.

Para comprobarlo, Chequeado.com calculó:

1 . La relación dólar-peso nominal, corregida por los incrementos de precios internos, incrementos a los cuales se les restaron las variaciones de precios en el país que emite los dólares, los Estados Unidos. O sea, la inflación argentina menos la de ese país. Como existe mucha discusión acerca de la veracidad de los índices de precios oficiales del INDEC, se aplicó uno que es oficial, pero que a diferencia del IPC (Índice de Precios al Consumidor), es resultado del cálculo del Producto Bruto Interno a valores constantes: el IPI (Índice de Precios Internos del PBI). En los últimos años no ha sido tan alto como el aumento de precios al consumo que indican las consultoras privadas, pero tampoco tan esmirriado como el del INDEC. Es un índice oficial, que publica el instituto en su sección de Cuentas Nacionales y que reproduce el Banco Central en sus informes macroeconómicos. Tiene la ventaja de que cubre todos los precios de la economía y sólo registra distorsiones en la etapa final de la cadena productiva (ver: "Índice de Precios Implícitos" ). Para "corregir" esa inflación por la de los Estados Unidos, tomamos el "precio al productor" o producer price (algo así como el mayorista) que publica la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, entre otros muchos.

2. La relación real entre el peso y la moneda brasileña, o sea quitando el efecto precios del real con el peso argentino, se construyó de manera similar, sólo que por supuesto se tomó un índice de evolución de precios del país vecino, en este caso el de precios al consumidor, porque no está disponible la serie histórica completa de los precios mayoristas: en un período relativamente largo como el que tomamos, no existe mayor diferencia entre ambas series.

3 El mismo mecanismo se aplico al euro, tomando como deflactor, el índice de precios armonizados de la UE que publica Eurostat

4. Finalmente se aplicaron sendos coeficientes de ponderación compatibles con el peso de cada área (dólar, real, euro) en el comercio argentino del último año, lo que arroja un tipo de cambio real ponderado por moneda, seguramente menos exacto que el índice de tipo de cambio multilateral que publica el BCRA, pero a diferencia de éste, evitando el índice de precios del INDEC

La cuestión del llamado tipo de cambio de equilibrio desvela a los economistas, y Chequeado.com no pretende resolverla. Tomamos como base 100 diciembre de 2005, sin pretender que el de entonces era un tipo de cambio de equilibrio. Pero sí era un momento en que había amplio consenso en que el nivel de tipo de cambio para la exportación de bienes no tradicionales ($3,03), era el adecuado; el sistema de fijación de tipo de cambio administrado era el mismo que impera hasta ahora, por lo cual ese nivel puede ser considerado el aceptable por las autoridades de la época, cuya decisión estaba confirmada por la ausencia de preocupaciones acerca de la balanza comercial. La Presidenta hace referencia elogiosa en su discurso a ese sistema de flotación administrada. ¿Qué pasó desde entonces?

Se puede ver en este gráfico:

GRAFICO GRAFICO PONER

Chequeado.com, en base a INDEC, BCRA, US Dept of Labor, IBGE, Brasil, Eurostat

Ponderación: USD 65%, Real 20%, Euro, 15%

El gráfico muestra que el peso se revaluó, o el tipo de cambio se retrasó (descenso de la curva) contra esa canasta de monedas en un 19% desde ese momento hasta julio de 2012. Esto significa que, en términos reales, nuestros bienes y servicios de exportación se encarecieron en esa canasta de divisas en ese porcentaje y, por el contrario, los bienes y servicios importados, se abarataron en una magnitud similar. Desde 2007, en cambio, tal revaluación (o retraso) es del 12,5%.

Una interpretación alternativa a la afirmación de la Presidenta es que ella se haya basado en la idea de un tipo de cambio de equilibrio -por lo tanto no retrasado- como aquel que garantiza un saldo equilibrado en la cuenta corriente de la balanza de pagos. Esta registró, no obstante, un saldo negativo de U$S 552 millones en el primer trimestre del año, el último dato publicado por el INDEC, pese a los buenos resultados de la cuenta comercial. No parece que esa sea, de todos modos, la interpretación ajustada a un discurso por el "Día de la Industria".

También puede considerarse que la Presidenta se refería -aunque ello es menos probable- a la evolución del tipo de cambio respecto de la década de la convertibilidad.

En este caso sí estaríamos aún por arriba de los niveles de esa década.

GRAFICO GRAFICO GRAFICO PONER

Chequeado.com, en base a INDEC, BCRA, US Dept of Labor, IBGE, Brasil

(En este caso se muestra por separado la evolución de la relación peso-USD y peso real BR), ya que no se puede incluir el euro porque entró en vigor en 1999) .

Colaboración del equipo de investigación de Chequeado.com

Cargando...